TAURINOS Y ANTITAURINOS

Que un supuesto defensor de los animales desee la muerte a un niño enfermo de cáncer a quien le gustaría ser torero debería hacernos reflexionar hasta dónde está llegando el debate ideológico a través del supuesto anonimato que confieren las redes sociales. Cualquier planteamiento ideológico debería hacerse desde el respeto a la persona. Siempre me han dado mucho miedo las personas que creen que otras, por el mero hecho de no pensar como nosotros, merecen morir. Bien poco ayuda a los defensores de los animales tener entre sus filas a personas tan estrechas de miras, que se alegrarían de la muerte de un niño porque no piensa como ellos. Y creo que deberían claramente marcar distancias de estos energúmenos.

Sobre Mari Carmen Tomás

Mari Carmen Tomás, periodista coordinadora de local sociedad.