CALENDARIO ESCOLAR

Leyendo las propuestas electorales de los sindicatos educativos de cara a las elecciones del próximo 4 de diciembre me he topado con la iniciativa del Stepv para negociar el calendario escolar para adecuarlo a las necesidades y al tiempo de aprendizaje del alumnado y no dependiente del calendario religioso. Y es que me comentaba el otro día un profesor que solo en esta primera parte del curso escolar, los alumnos han tenido 16 semanas seguidas de clase sin vacaciones escolares, frente a otros países como Francia donde los tiempos escolares son más racionales, con 8 semanas de clase y, después, vacaciones escolares. Además, las notas en Secundaria se entregarán el 5 de diciembre, pero todavía quedarán dos semanas más de clase hasta las vacaciones de Navidad, lo que, según algunas voces, será duro, tanto para alumnos como para profesores.

Por desgracia, me resulta difícil creer que algún día cambiarán los calendarios y se racionalizarán. Primero, porque la herencia histórica y religiosa de nuestro país hace que en general la sociedad sea muy reticente a los cambios y, por tanto, la inercia fuerza a seguir funcionando como siempre y segunda por la falta de conciliación entre la vida laboral y escolar.

Habría que ver cómo plantean otros países estas cuestiones, pero la experiencia, con el adelanto del inicio de curso y la ola de calor de primeros de septiembre, tendría que hacernos pensar.

Sobre Mari Carmen Tomás

Mari Carmen Tomás, periodista coordinadora de local sociedad.