ENTREVISTA CON LA PRESIDENTA DEL OBSERVATORIO CONTRA LA VIOLENCIA DE GÉNERO

entrevistaMaría Ángeles Carmona preside el observatorio contra la violencia de género. La presidenta aborda el descenso en las denuncias recibidas por los tribunales en relación con la violencia de género. En el último año estas han disminuido en la provincia de Castellón.

–¿Entre 2012 y 2013 han disminuido los procedimientos por violencia de género? ¿a qué lo atribuye? ¿Puede tener relación con la crisis y el temor a denunciar?
–Según la sección estadística del CGPJ durante el año 2013 el número de denuncias por violencia de género han disminuido en un 2,8% respecto al año 2012. Se mantiene la tendencia a la baja de los últimos años aunque más ralentizada ya que en 2012 hubo un descenso del 4,1%. Desconocemos la causa exacta de esta tendencia. Puede deberse a varios factores ya que no creemos que haya disminuido en general el número de hechos violentos cometidos contra las mujeres. El índice de población en España también ha disminuido y ello puede influir. Tenemos que seguir insistiendo en que la denuncia es la única forma de poner en marcha el mecanismo de protección y tutela que tenemos asignado las Instituciones públicas para las mujeres sometidas al círculo de la violencia machista. Según un estudio realizado en Andalucía sobre la renuncia de la mujer maltratada al proceso judicial, existe aún mucho sentido de culpabilidad en las mujeres que les impide dar el paso y denunciar actos delictivos o continuar con la acción penal.
Por ello creemos imprescindible el acompañamiento de la denunciante a lo largo del proceso judicial por personal especializado y la sensibilización de toda la sociedad para que exista un rechazo unánime a la violencia sobre las mujeres para conseguir la ruptura del silencio cómplice. Los familiares, vecinos y allegados de la mujer víctima así como todas las instituciones incluídas las sanitarias o asistenciales deben poner en conocimiento de los órganos judiciales o de las FFCCSSE los hechos delictivos de esa naturaleza que conozcan.

–¿Y las detenciones por violencia de género? ¿Y las órdenes de alejamiento? ¿a qué obedece?
–Respecto a detenciones por violencia de género no existen datos estadísticos en el CGPJ. Es cierto que las solicitudes de órdenes de protección o de otras medidas cautelares de protección a la víctima han disminuido, seguramente también por el descenso de denuncias. El porcentaje de órdenes concedidas se ha mantenido con leves variaciones respecto del año anterior.

–¿Cree que deberían implantarse nuevas medidas para la lucha contra la violencia de género? ¿Cuáles?
–La consideración de los menores convivientes como víctimas directas de violencia de género es muy importante, así como la mejor determinación de las competencias de los juzgados especializados que incluya todos los tipos de quebrantamientos de medida cautelar o de condena , o los impagos de pensiones.
En el nuevo proyecto de Código Penal se incluyen algunos tipos delictivos respecto a los que existía cierta laguna legal como las actitudes de hostigamiento o el ciberacoso.
Debemos seguir insistiendo en la especialización de los órganos judiciales, en la formación de jueces y demás personal que asiste a la mujer así como en la educación en igualdad de los jóvenes adolescentes para la erradicación e comportamientos machistas. Para ello así como para cambiar la conciencia social sobre la imagen de la mujer es imprescindible la complicidad de los medios de comunicación.

–¿Cree que las mujeres tienen miedo de denunciar malos tratos? ¿Qué se podría hacer?
–La mujer subsumida en el círculo de la violencia sufre el síndrome de la mujer maltratada. En esta forma de maltrato el hombre ridiculiza a la mujer, ignora su presencia, no presta atención a lo que ella dice, se ríe de sus opiniones, la corrige en público, la ofende criticándola, le pone sobrenombres , le impone su forma de vestir, la aísla de sus familiares o amigos y en ocasiones la golpea grita o amenaza.. Estas conductas producen un efecto en la víctima, provocando un progresivo debilitamiento de sus defensas psicológicas, lo que le impide tomar decisiones y lo que es peor suele provocar la minimización de la violencia y la culpabilización de ella misma. En este contexto por supuesto que puede provocar temor la denuncia sobre todo ante la reacción del maltratador al conocerla.
Debemos seguir informando de los recursos que tienen las víctimas a su disposición, del 016, de que hay salida al maltrato y de que las instituciones públicas responden y protegen a las mujeres y a sus hijos. Asímismo hay que difundir a toda la población que el maltrato es la forma de sufrimiento más cruel de mujeres y niños y su consecuencia el reproche penal, y la imposición de penas incluso privativas de libertad para los agresores.

Sobre Mari Carmen Tomás

Mari Carmen Tomás, periodista coordinadora de local sociedad.