BONOLIBRO

Es el eterno debate, en el que siempre habrá posturas enfrentadas. Si la educación hasta los 16 años es obligatoria y en teoría gratuita y universal, ¿deben ser los libros de texto gratis total? Hasta la fecha, la Generalitat valenciana había solventado esta cuestión a través del reparto de un bonolibro que aunque no cubría la total de los libros de texto de la Primaria sí se repartía a la totalidad de su alumnado. De esta forma, se satisfacía la reivindicación de los padres de alumnos, al hacerles más asequible el coste de la educación, sin perjudicar al sector de los libreros, que seguían teniendo estos ingresos que son parte importante de su facturación. En el caso de la ESO se otorgaban unas becas. Por cierto, pendientes todavía de abonar. Pero ahora ha cambiado la coyuntura y el bonolibro se ha anunciado que va a dejar de ser universal. Ahora habrá ayudas que cubrirán un determinado porcentaje del coste (100-70%-30%) en función de ciertos aspectos, principalmente la renta de la unidad familiar. La orden que regulará dichas ayudas está pendiente de publicación y, por el momento, nos tenemos que quedar con las declaraciones que la consellera de Educación, María José Catalá, y su precedesor, José Císcar, han hecho, acerca de que se va a introducir también el factor del rendimiento académico. ¿Esto significa que si no se sacan buenas notas no habrá ayudas? No. Lo que pasa es que aparece una gratuidad total para los alumnos que obtengan un premio extraordinario. Esto me parece bien, porque de alguna manera, hay que premiar a quienes más se esfuerzan. Pero varios colectivos, entre ellos la Junta de Personal Docente, critican que es un recorte de recursos, lo cual es obvio, porque el bonolibro deja de ser universal. No obstante, la consellera asegura que ningún niño que realmente lo necesite se va a quedar sin ayudas. Por su parte, desde la Federación de Asociaciones de Padres se pretende incentivar otros modelos, como la reutilización de los libros usados. Una medida que en centros educativos concretos de la provincia se han llevado a cabo con más o menos éxito que es ecológica y austera y educativa, ya que enseña a que debemos cuidar los libros para que después puedan ser reutilizados por otros niños, pero que a determinados sectores no acaba de gustarles. Espero que las ayudas lleguen realmente a quienes lo necesiten porque precisamente ahora, en que las familias pasan por más aprietos económicos, van a ver incrementados sus gastos todavía más.

Sobre Mari Carmen Tomás

Mari Carmen Tomás, periodista coordinadora de local sociedad.