Sin categoría Archivo

0

Lo que nos depara 2015

Querido lector:

Las previsiones de la economía de Castellón para 2015 no son malas. Técnicamente se ha salido de la crisis puesto que la economía provincial ha crecido durante el 2014, y las previsiones de todos los organismos para este año son que aumente más el crecimiento. Las más optimistas incluso hablan de un 2%. Pero, realmente, ese incremento, tras la estabilización, no se está percibiendo en la economía real. Primero, por la debilidad de la recuperación, luego por su lentitud, y, en tercer término, porque las consecuencias de la crisis han sido muy duras y regenerar lo perdido será progresivo y largo.

Nuestros principales problemas, el desempleo, la economía sumergida que lo sustituye en parte y las condiciones crediticias que han impedido hasta ahora obtener financiación a las empresas y familias, es muy probable que se vayan minimizando. Los índices de empleo, de consumo y de financiación, por tanto, serán más perceptibles.

Las opiniones de la mayoría de los agentes económicos que ha consultado Mediterráneo para analizar la andadura económica castellonense por el 2015 así lo expresan. No obstante, el cambio estructural necesario para que la economía de Castellón enderece sus desequilibrios y obtenga nuevos motores de impulso aún tardará años. Me refiero especialmente al motor del turismo, el único sector que podrá sustituir a la construcción de la época de bonanza para garantizar niveles de crecimiento con el aeropuerto como elemento determinante y con el AVE como complemento.

Aún así, en el 2015 veremos por fin ambas infraestructuras. Además, la inyección de capacidad adquisitiva que supone la reducción de impuestos, la bajada del precio de los combustibles y de los costes financieros (hipotecas), hará que el consumo experimente un cierto impulso, lo que generará reducción de empleo y generará más confianza. Si a ello sumamos las expectativas de un ligero aumento de inversión pública y una mejor financiación bancaria, nos dará un 2015 algo mejor. La incertidumbre política, en cambio, no será un aliado.

0

Calor en la vuelta al cole

Querido lector:

Con la cantidad de motivos existentes para la protesta sindical en un inicio de curso escolar, que además tendría el respaldo político unánime de los partidos de la oposición en su búsqueda de argumentos de campaña para minar al partido en el poder… y los sindicatos se han quedado en lo circunstancial, en un asunto real pero anecdótico y coyuntural como es el calor que la Comunitat está registrando en este inicio de septiembre ligándolo al adelanto de una semana en el inicio de curso. Un error de estrategia sin parangón en su anunciada campaña de protestas contra los recortes educativos en la enseñanza pública, que por tan recurrentemente pillado al vuelo ha provocado el efecto contrario pretendido.

La ciudadanía sabe que la climatología no es responsabilidad de la Conselleria de Educación y que el tiempo por estas fechas, la primera, la segunda o la tercera semana de septiembre puede ser muy similar o muy variable. Es más, según Meteosat, la semana que viene las temperaturas serán similares a esta primera semana. Y, por ejemplo, durante el último mes del curso pasado, junio, las temperaturas fueron bastante más calurosas que ahora.

Focalizar una protesta que requiere argumentos sólidos y estructurales como la oposición a un adelanto escolar contraproducente por motivos pedagógicos u organizativos (aunque el mes de julio es laboral para los docentes como muchos centros han demostrado) o como los recortes en recursos, los problemas con los profesores interinos, con la calidad educativa, con la denuncia de reducción de líneas en valenciano, con el fracaso escolar o en general con la oposición a la implantación de la ley Wert…) en el calor, por mucha o poca incidencia que haya tenido el fenómeno, es hacer un flaco favor a la comunidad educativa, especialmente a alumnos y padres. Se ha desviado la atención del debate realmente importante.

Eso sí, ha servido también para visualizar una realidad que debe preocuparnos: la excesiva politización del divorcio entre la administración y los representantes educativos.

0

No más costa de mosquitos

Querido lector:

Debido a la climatología y a los recortes efectuados por muchos ayuntamientos del litoral, en los últimos tres veranos han sido multitudinarias las quejas de vecinos, turistas y empresarios del sector turístico por las molestias, problemas sanitarios y repercusión económica negativa ocasionados por los mosquitos. En Burriana por ejemplo, el tema ha sido trending topic en todas las redes sociales a nivel local este verano por la virulencia de las plagas y estoy convencido de que el conocimiento directo del problema a cargo de la consellera Isabel Bonig, que pasa habitualmente unos días de descanso en esta localidad, además de las constantes quejas ciudadanas y de diferentes ayuntamientos, ha ayudado a que se acometa el problema de una vez por todas con la seriedad, profundidad y seguramente conjunción intermunicipal que el tema requiere, como hoy adelantamos en Mediterráneo.

Los mosquitos no conocen de fronteras municipales, tal y como ocurrió el año pasado en la zona de Moncofa, Nules y sur de Burriana, la más afectada y que requirió la actuación determinante primero y continuada después, adoptada por el alcalde de Nules, Mario García, que ha hecho que en esta zona el problema haya sido inexistente este verano… pero sí evidente unos kilómetros más arriba o más abajo, donde no hubo este tipo de tratamientos. Lo que da a entender que individualmente no es la forma de acometer técnicamente la cuestión.

Como tampoco deberá serlo a nivel económico ya que la repercusión en este sentido no es la misma en un municipio u otro, en función del peso del turismo en la economía local, tal y como demostraron los empresarios torreblanquinos hace unas semanas con sus denuncias.

Ambos aspectos y otros tales como la financiación de los tratamientos o las técnicas a emplear, deberán ser tratados y planificados ahora, cara al invierno y primavera, de forma conjunta y con la implicación de municipios y Conselleria para lograr un resultado eficaz en verano.

Si no, de nuevo quejas y problemas ciudadanos y mala gestión.

0

El turismo de Castellón

Querido lector:

Las expectativas turísticas para este verano se están cumpliendo en la provincia de Castellón. Julio cierra hoy un mes con una ocupación del 85%, una cifra que a pesar del mal inicio debido a la irregular meteorología, cumple con las previsiones. Y agosto atraerá a 255.000 turistas, un 5% MÁS que el año pasado, lo que hará que la campaña turística de verano sea superior a la de 2013, que ya de por sí fue mejor que la del 2012 y la de años anteriores.

Si tenemos en cuenta que Castellón no ha entrado aún de forma masiva en los circuitos del turismo internacional, como sí lo han hecho DESDE hace tiempo otras zonas del Mediterráneo, el incremento de esta temporada hay que achacárselo al turismo de proximidad, principalmente de la propia Comunitat Valenciana y de comunidades aledañas, mercados ya tradicionales de Castellón como Madrid, Aragón, País Vasco, Navarra o Castilla-La Mancha en cuya ruta habitual hacia la playa se sitúa nuestra provincia.

Se trata de turismo nacional, que está dejando de lado los peores años de la crisis y que ha entrado en vías de recuperación, pero que lo hace muy lentamente y cuyas principales características de búsqueda son destinos por PRECIO y por una proximidad que les abarate gastos de desplazamiento y estancia. Y ahí Castellón está demostrando su nicho de negocio más abundante.

No obstante, este turismo posee el inconveniente de que su gasto medio de consumo es bajo. De ahí que la restauración, por ejemplo, no se esté beneficiando de la relación entre incremento de afluencia con incremento de facturación, aunque sea a niveles mínimos, como sí se nota en los ALOJAMIENTOS.

De este modo se demuestra que cualquier esfuerzo de la industria turística castellonense por aumentar el perfil del turista mejorará sin lugar a dudas su rentabilidad. Y en este sentido, es fundamental atacar a partir de ahora en mayor medida el TURISMO internacional. La apertura del aeropuerto deberá hacer que el año que viene, con una coyuntura favorable, mejore el impacto turístico en la economía provincial.

0

Nueva prueba ante Montoro

Querido lector:

Que la Comunitat Valenciana presente una balanza fiscal negativa de más de 2.000 millones de euros no es nada nuevo. Significa que la relación entre lo que pagan los ciudadanos valencianos al ESTADO y lo que reciben en forma de gasto o inversión en sus territorios es absolutamente desfavorable para la Comunitat. Es decir, lisa y llanamente, los valencianos pagamos 2.000 millones de euros más al Estado de lo que recibimos.

Y eso viene ocurriendo desde que se instauró el modelo de financiacón autonómica actual que penaliza gravemente a la Comunitat Valenciana frente a otras autonomías que presentan saldos escandalosamente positivos (más de 7.000 millones a FAVOR en Andalucía o 4.000 millones en Canarias o Castilla y León). La financiación estatal (aquella que debe sufragar los costes de las competencias autonómicas de Educación, Sanidad, etc.) no es la única vía de ingresos de una autonomía, pero sí debería ser la principal fuente compensatoria de desequilibrio de las cuentas territoriales. Y por lo que vemos, con la Comunitat, no solo no ha sido así, sino que ha servido para empeorar su situación económica. Desde una óptica de acumulación supone una infrafinanciación constante y continua, año tras año, que obliga a acudir a deuda a la Generalitat y por consiguiente a más gasto por intereses lo que inexorablemente incrementa el déficit y hace imposible cualquier equilibrio por muchos recortes o ajustes que se hagan. Nunca llegarán.

Este estudio encargado por el Ministerio de Hacienda evidencia lo que se lleva denunciando DESDE la Comunitat ante el Gobierno central desde hace años y que el propio Montoro a cajas destempladas quiere evitar: la necesidad de un nuevo modelo que corrija unos desequilibrios autonómicos que con la crisis ya no son los mismos que antes. La Comunitat Valenciana ya ha sido muy generosa en su solidaridad territorial, hasta el punto de recibir bastante menos que los demás. Es urgente corregir esta situación por justicia, pero también por necesidad perentoria.

0

Fabra sigue en el alambre

Querido lector:

Después de tres años al frente de la Generalitat y del PPCV, Alberto Fabra ha logrado unir formalmente por fin al PP bajo su disciplina. Eso sí, una unión enhebrada con un hilo demasiado fino y forzada por dos ideas tractoras. Por un lado, la inminencia, y por tanto urgencia, de unidad política ante las elecciones autonómicas y municipales. Y por otro, el agravio del Gobierno de su propio partido hacia la Comunitat con la negativa de un cambio de modelo de financiación autonómica que permita a Consell, diputaciones y ayuntamientos, la inmensa mayoría en manos del PP, la acción política necesaria para revertir lo que parece un cambio de ciclo abocado hacia gobiernos de coaliciones formados por partidos ahora en la oposición en muchas de las administraciones, Generalitat, capitales y ciudades importantes incluidas.

Fabra ha logrado atravesar más de tres cuartas partes del delgado alambre sobre el abismo político de esta legislatura gestionando divergencias internas causadas por su línea roja contra la corrupción fraguada con Camps, la limpieza campista efectuada en la administración, los recelos y traiciones constantes de los capitostes valencianos (Barberá y Rus) y las políticas de ajustes y restricciones económicas obligadas por la herencia de Camps que dejó a la Comunitat en quiebra y en rescate permanente desde Madrid. Todo ello y mucho más con un exiguo apoyo de Rajoy, con la desconfianza plena del PP nacional, con una oposición desaforada y radicalizada que tras 20 años de mayoría del PP percibe el cambio de ciclo y con una crisis económica que deja niveles de paro y descontento social nunca vistos en la Comunitat.

Pero la unidad interna y la reivindicación unánime de financiación se antojan insuficientes para el último cuarto tramo de alambre de Fabra si no hay dinero. La ligerísima reactivación no será suficiente para revertir la situación si Rajoy da la espalda. Y el jueves volvió hacerlo. Montoro negó cambios en financiación y huyó de los mil millones del imaginario fondo de compensación que pidió el conseller Moragues.

0

De aquellos polvos… lodos

Querido lector:

Hacía tiempo que el Consell que preside Alberto Fabra no reaccionaba con tanta dureza ante algo. Quizá nunca lo había hecho hasta ahora. Y menos, por supuesto, ante una acción proveniente del Gobierno central, que ocupa su propio partido, el PP. La estrategia obligada de Fabra hasta ahora había sido la de la mesura y la negociación antes que la confrontación.

Pero en esta ocasión, ante la prepotencia del secretario de Estado del Ministerio de Hacienda, Antonio Beteta, en el propio Cap i Casal ante el conseller Moragues, anunciando nuevos recortes por parte de la Generalitat como si de un gobernador militar se tratara y desoyendo la reivindicación directa de un cambio inmediato en la infrafinanciación de la Comunitat (porque si no no llega para pagar los servicios básicos), la respuesta del ejecutivo valenciano no podía ser otra.

Indignación, protesta y negación absoluta de que la Generalitat vaya a recortar más ha sido la respuesta en tromba de Fabra y sus consellers. Y calificaciones de chulo e impresentable por parte de la oposición.

No obstante, la realidad es la que es. Y bueno sería recordar el refrán que dice que de aquellos polvos vienen estos lodos. Porque Beteta ha venido a la Comunitat sabiéndose gobernador económico de la misma y evidenciando que si el Gobierno central no suelta la mosca, la quiebra de la Generalitat no daría para pagar ni el 60% de los gastos básicos de su funcionamiento. Y el que paga, manda, diría el secretario de Estado. Y mal que le pese a Fabra, así ha tenido que gobernar durante estos tres años. Siempre con el agua al cuello y echando mano del auxilio de Madrid lo que ha generado una dependencia absoluta. Y claro, como ha sido así desde el principio, sin ningún tipo de oposición y sin contraprestación, ahora llegan las consecuencias. Por mucha indignación o mucho grito, estos no dejarán de ser soflamas al viento.

Si Beteta hace esto en Barcelona, ya les digo que ahora estaría cesado. Pero aquí, jauja. Y todo por no plantarse, por no levantar la voz y no ser proactivos desde el principio en la defensa de la Comunitat por encima de cualquier otra cosa.

2

Y además, el dedo en la llaga

Querido lector:

Las voces de las bases del PP en Castellón son ya un clamor en relación a la infrafinanciación que padece la Comunitat Valenciana y a la falta de solución del Gobierno central que preside Rajoy que está impidiendo a los populares la acción política que reactive a su electorado.

Tras los resultados de las elecciones europeas que evidenciaron claramente el descontento de la sociedad valenciana por la gestión de la crisis, los recortes, los impagos y la crispación constante que genera esta política entre diferentes colectivos, bien capitalizada por los partidos a la izquierda del PSOE, y que se ha extendido al tradicional votante popular de la mayoría silenciosa que en cuanto le tocan el bolsillo deja de serlo, la militancia del PP ha comenzado a enervarse. Cargos públicos y orgánicos son ya un hervidero de preocupación ante la sensación de falta de tiempo para contrarrestar la situación y ante el convencimiento del desdén y la desidia de la dirección nacional por ofrecer alternativas al PP de la Comunitat, unas alternativas que pasan por financiar adecuadamente a la Generalitat de Alberto Fabra y no tenerlo siempre con el agua al cuello impidiendo acciones políticas efectivas y en cascada dificultando la acción política más cercana, la de la amplia red de prescriptores populares, alcaldes y concejales.

Así lo hicieron saber ayer el presidente provincial del PP de Castellón, Javier Moliner, y la coordinadora general del PPCV, Isabel Bonig, a la dirección nacional de su partido en Madrid con Floriano al frente, justo cuando el segundo de Montoro, Antonio Beteta, con la soberbia y la prepotencia de quien se sabe dueño del mango de la sartén, le decía a la cara al conseller de Hacienda, Juan Carlos Moragues, en Valencia que la Comunitat deberá hacer más ajustes porque aún tiene dónde recortar. Y coincidiendo además con el informe oficial de la pobreza que señala que afecta al 25% de las familias valencianas, más de tres puntos por encima de la media nacional.

No sé que pensarán los populares, pero desde luego las cosas no pintan nada bien.

0

Lastre de falta de formación

Querido lector:

La economía de Castellón está sufriendo las consecuencias de la crisis como el resto del país y está realizando esfuerzos para iniciar la recuperación en todos los sectores productivos. Desde la industria (azulejo, metal, auxiliar del azulejo…) pasando por la agricultura, por la energía, por el turismo, por los servicios, por el transporte…, la lucha por la reactivación económica parte de la iniciativa privada aunque con el lastre del mal funcionamiento bancario que ha provocado escasos mecanismos financieros evidenciados en la falta de apoyo crediticio a nuevos proyectos e incluso en la falta de recursos financieros el mantenimiento de la rentabilidad de empresas saneadas.

Del mismo modo, esa lucha por la recuperación ha contado con una escasa y casi nula participación de las administraciones públicas que, prácticamente en la quiebra, han aparcado la inversión pública, han dificultado la marcha económica de muchas empresas con sus impagos, han realizado reformas basadas en los recortes castigando el consumo y no han potenciado la inventivación o la minoración de los gravámenes fiscales buscando obsesivamente el equilibrio financiero.

Aun así, la provincia de Castellón ha logrado entrar en dinámicas levemente positivas si las comparamos con los peores años de la crudeza de la crisis, aunque a todas luces son insuficientes para lograr reducir la principal lacra, el desempleo.

Pero hay un factor que ni la iniciativa privada y, lo que es peor, tampoco la administración pública, han cuidado como valor de protección y de prevención cara al futuro: la potenciación y la adecuación de la formación y la investigación.

La empresa castellonense ha reducido la poca inversión que realizaba. La iniciativa de Juan Roig en la Marina de Valencia es el mejor ejemplo de lo que aquí no se ha hecho. Y la administración pública, irresponsablemente, ha recortado fondos. Y como esto se suma el bajo nivel educativo en Castellón con una tasa de fracaso escolar altísima, este valor económico básico nos va a lastrar en demasía.

0

Fiscalía no tiene excusa ahora

Querido lector:

Parece que por fin las fuerzas de seguridad de Castellón se lo toman en serio. Y esperemos que a partir de ahora la Fiscalía de Medio Ambiente también, más dedicada últimamente a acciones de promoción política que a perseguir atentados medioambientales evidentes.

De unos años a esta parte en Mediterráneo hemos denunciado de forma constante, cada vez que hemos tenido noticia de ello, los continuos asaltos y desmantelamientos que se producen con total impunidad de naves industriales pertenecientes mayoritariamente a empresas cerradas, en quiebra y liquidación generalmente propiedad de los bancos o en manos de administradores concursales. Ante la desidia de sus nuevos propietarios que tienen, sin duda, una responsabilidad evidente, grupos de delincuentes se han dedicado a arramblar con todo, especialmente material de fácil colocación entre las mafias de la chatarra y el cobre con total impunidad.

Es el caso de la operación llevada a cabo entre la Guardia Civil y la Policía Local de Vila-real que ha llevado a imputar a 39 personas que ayudados de maquinaria pesada, como si de una obra legal se tratara, pero sin ningún tipo de protección se dedicaron al coste, derribo, selección y recogida de metales llegando a derribar parcialmente 23 edificios que componían la estructura de la empresa dejando en el solar el fibrocemento de la cubierta, un revestimiento compuesto por amianto, material considerado muy tóxico para la salud por sus componentes altamente cancerígenos.

Mediterráneo lo denunció con portadas exclusivas de la impunidad con la que se producían los asaltos, como anteriormente lo hizo con otras naves en la zona de Borriol o de Betxí, por citar solo algunas en cuyos casos y a pesar de la evidencia y la denuncia pública, la Justicia y la Fiscalía fueron incapaces de actuar con consistencia. El alarmante caso de Porcelanatto y la pérdida del expediente en la Audiencia fue de escándalo. Ahora parece que no podrán evadirse tras la exhaustiva investigación policial. Estaremos vigilantes.