El director opina Archivo

0

Cambios en la financiación

Querido lector:

Ya saben ustedes que uno de los caballos de batalla de la Generalitat valenciana, del partido que la sustenta, PP, y de los partidos de la oposición ha sido la consecución de una financiación más justa a fin de garantizar el coste de los servicios públicos (sanidad, educación, servicios sociales…), que ahora mismo, con los insuficientes ingresos propios de la Comunitat, con las insuficientes transferencias del Estado y con un acceso muy restringido para la obtención de financiación en base a deuda, son imposibles de sufragar y los tiene que cubrir el Gobierno central mediante el mecanismo habilitado esta legislatura denominado Fondo de Liquidez Autonómica (FLA), que al fin y al cabo no deja de ser dinero prestado a bajo interés.

No ha habido en absoluto unanimidad de acción entre el Consell y la oposición para reivindicar el cambio del modelo de financiación, aunque todo el mundo estuviera de acuerdo en que discrimina y penaliza a los valencianos situándonos a la cola del Estado. Los intereses partidistas han imperado sobre un consenso que, de producirse, hubiera armado políticamente mucho más a la Comunitat Valenciana.

Además el Gobierno, a pesar de ser su obligación por cumplirse el plazo de revisión en 2014, ha dilatado su modificación a causa especialmente del problema soberanista catalán, hecho que ha perjudicado notablemente a la Comunitat hasta el punto de crearle gravísimos problemas de tesorería, de pago a proveedores, de pago incluso a funcionarios, de recortes en múltiples acciones, de incremento de la deuda pública… y por tanto incluso de enfrentamientos directos entre los gobiernos de Fabra y Rajoy.

Sin embargo, ahora, a cinco meses de las elecciones, el ministro de Hacienda anuncia cambios legales que modificarán las medidas de financiación, que se resumen en un 0% de interés del FLA, hecho que evidencia un dirigismo casi burlón con la Comunitat porque es lo mismo que si aumentara la financiación. Es decir, Montoro lo hace cuando le da la gana, pasando olímpicamente de las reivindicaciones.

0

El Ebro ‘llega’ a Castellón

Querido lector:

Por primera vez la provincia de Castellón tendrá suministro de agua resultante del plan de cuenca del Ebro. En total serán 22,5 millones de inversiones hídricas para la comarca de Els Ports que permitirán disponer de 10 hectómetros cúbicos de agua, según anunció ayer el presidente de la Diputación, Javier Moliner, en el pleno de la institución, al adelantar que este mes de diciembre se aprobará el citado plan. Un plan de cuenca que incluirá a la provincia de Castellón, tras la negociación mantenida por el mismo Moliner hace unos meses y que ha fructificado en este compromiso legal y presupuestario.

No se trata de una transferencia de agua entre cuencas diferentes, tal y como hubiera sido un trasvase directo a través de una conducción, sino el reconocimiento expreso en documento legal de que la provincia de Castellón tiene derecho a un porcentaje del agua de la cuenca del Ebro por ser un territorio donante, que aporta agua a la citada cuenca.

Un argumento que se ha demostrado sólido frente a los inconvenientes políticos y económicos que han impedido desde siempre un trasvase, desde que en el siglo XIX se proyectara el primer trasvase del Ebro o desde que hace poco más de una década se aprobara por el Gobierno Aznar y luego se derogara por el Gobierno Zapatero el Plan Hidrológico que contemplaba una transferencia directa de agua del Ebro a la Comunitat, para optar por la solución de las desaladoras de Orpesa y Moncofa, sin ningún viso de entrar en funcionamiento.

Esta fórmula ha sido la única posible y práctica en el actual marco legal del agua en nuestro país para que la confederación que gestiona la cuenca del Ebro facilite recursos hídricos a Castellón, en este caso a la comarca de Els Ports, una de las más necesitadas y que más sufre con los periodos de sequía y donde generar agua es más caro. Mediante estas importantes inversiones se podrán construir infraestructuras hídricas localizadas, balsas regulatorias, conducciones, pozos… que palíen y estabilicen el déficit hídrico endémico de la zona.

0

El miedo de los ministros

Querido lector:

¿Nadie se ha preguntado por qué les cuesta tanto a los ministros del Gobierno de España pisar la Comunitat Valenciana? De hecho, salvo la ministra de Fomento, Ana Pastor, pocos miembros del Gobierno de Rajoy han girado visita y mucho menos la han repetido. Y si lo han hecho es acompañando al presidente, que tampoco se ha prodigado demasiado, y principalmente en actos de partido, que es como no dar cuenta de su labor de ministrable.

Mucho tiene que ver la imagen de la Comunitat como tierra de corrupción. Aunque ocurriera en las legislaturas pasadas y aunque no fuera donde más dinero y casos se han dado, el sambenito y la etiqueta, totalmente real y sin género de dudas, pero también muy bien dirigida hacia aquí para evitar el foco de atención sobre otros, se nos va a quedar de por vida para definir desgraciadamente la idiosincrasia de los valencianos. Hoy mismo, tras varios años de instrucción (que esa es otra) se publica la resolución de las imputaciones de una más de las piezas del eterno caso Gürtel. Un saco más para nuestro definitorio montón de mierda.

Pero también esa ausencia de ministros tiene que ver con los presupuestos del Estado, escasamente generosos con la Comunitat, si no contamos la inversión rácana del corredor mediterráneo en precario, precisamente a cargo de la ministra de Fomento. Y por supuesto, con el ruido que desde aquí se ha hecho con la injusta discriminación de la financiación autonómica que nos sitúa a la cola de las comunidades y que nos hace depender casi absolutamente del Estado para poder pagar los servicios públicos. Unos servicios, que para más abatimiento, incrementan una desbordada deuda que hay que devolver a pesar de que sus intereses últimos sean bajos y se vendan como ayuda generosa.

Con estos precedentes y realidades político-económicas, no es de extrañar que el PP, especialmente el castellonense, quiera huir de cualquier relación con Madrid y centrarse en valorizar la capacidad independiente de Castellón en generar sus propios recursos y valores.

0

Tres retos para Castellón-2015

Querido lector:

En pleno debate nacional preelectoral sobre si España ha dejado atrás la crisis y ha comenzado la recuperación económica, la provincia de Castellón va a afrontar el año 2015 con varios retos económicos de especial transcendencia para su futuro. Entre ellos, los ejes transversales que afectan a todo el país como el acceso a la financiación de la microeconomía (créditos al consumo para familias o circulante para pymes y autónomos), el acceso al trabajo que permita el descenso del paro y aumente la población contribuyente reduciendo la dependiente o el afloramiento de la elevada economía sumergida, y otros más específicos que repercuten directamente en nuestra economía provincial.

Entre estos hay tres de especial relevancia. La puesta en valor del aeropuerto para desarrollar nuestra incipiente industria turística, la consolidación de la industria del azulejo y auxiliares con importantes retos de costes energéticos, de internacionalización y de resurrección del mercado nacional y la finalización de la básica infraestructura del corredor mediterráneo que permitirá ganar competitividad a las empresas y productos castellonenses (cítricos, cerámica…), desarrollar la alta velocidad en AVE en el eje Madrid-Castellón-Barcelona-Europa y conectar nuestro principal centro logístico de entrada y salida de productos y servicios, el puerto, con las redes ferroviarias internacionales.

No son los únicos, pero son tres de los más importantes y más inmediatos. Y sobre los que empresarios y emprendedores castellonenses deben posar sus miras a la hora de exigir y aprovechar. El aeropuerto, por ejemplo, que tras más de 10 años de construcción por fin está ya operativo para ponerse en marcha, no dinamizará nada por sí solo si el mercado turístico castellonense no se mueve, no produce oferta adecuada o no capta inversión.

La cortedad de miras de muchos políticos, como así lo hemos comprobado con el aeropuerto, puede dificultar la tarea, pero la clase empresarial castellonense siempre ha mostrado una especial capacidad para emprender sin dependencia.

0

El que fía a quien desafía…

Querido lector:

De nuevo vuelve la paz al seno del PP regional tras la reunión de Alberto Fabra con sus tres barones provinciales, Javier Moliner (Castellón), Alfonso Rus (Valencia) y José Ciscar (Alicante). Deciden aparcar el debate obsesivo sobre la candidatura a la presidencia de la Generalitat porque debilita al partido y destacan con foto incluida la unidad con la que afrontarán el final de legislatura y la próxima campaña electoral.

Conclusión: Fabra cede en su pretensión de recibir mediante firmas el apoyo del PP valenciano para su proclamación ante Madrid como candidato y los presidentes provinciales, Rus especialmente y Císcar por autoafirmación, se comprometen a dejar de provocar ese debate que ellos mismos han impulsado en las últimas semanas con filtraciones y declaraciones intencionadamente equívocas, y que habían provocado la reacción torpe y mal calculada del presidente regional.

De esta guisa, triunfa al menos durante este fin de semana, el denominado modelo Castellón, defendido por Javier Moliner en la reunión de ayer, que proclama que el debate interno no salga de puertas adentro para evitar confusión en la militancia y sensación de división, entre otras consecuencias negativas, y se realice en el seno del partido y no en los medios, como única fórmula para salvaguardar la imagen mayoritaria de unidad y de apoyo al presidente regional y a su candidatura a la presidencia de la Generalitat.

Pero digo con sorna que el acuerdo durará solo este fin de semana porque el talante bocazas de Rus en el que basa, junto con el presupuesto de la Diputación, su influencia en el PP de Valencia, no aguantará mucho más, tal y como ha sucedido en ocasiones anteriores. Y lo mismo ocurrirá (en verdad ya ha ocurrido) con la despechada Rita Barberá, la principal promotora de la campaña contra Fabra, que con un ataque de cuernos de aúpa por dejarla de lado en esta decisión, ya ha comenzado a mascullar improperios a fin de continuar con su particular cruzada.

La autoridad blanda de Fabra, por tanto, vuelve a fiarse públicamente de nuevo de quien no es de fiar.

0

Círculo vicioso en Castellón

Querido lector:

Dicen que los economistas solo aciertan en sus pronósticos a tiro hecho, cuando analizan hechos o tendencias pasados, pero nunca los que han de venir. No obstante, hay una serie de conclusiones de la última encuesta realizada entre los profesionales de la economía valenciana sobre el estado económico de la Comunitat y de sus perspectivas futuras, que evidencian varias realidades irrefutables, bien porque lo perciben los especialistas, pero también porque son objetivables.

La primera es que la infrafinanciación autonómica lastra la recuperación económica valenciana. Una verdad demostrada año tras año con números encima de la mesa y que corrobora el hecho de la necesidad de la habilitación de mecanismos de financiación alternativas por parte del Gobierno central para poder pagar los servicios públicos básicos de las comunidades infrafinanciadas como la valenciana. Si la financiación fuera suficiente y respondiera a un sistema justo, no serían necesarios esos mecanismos como el FLA o pago a proveedores.

Y si la primera conclusión tiene que ver con una disfunción del sector público, la segunda se basa en el ámbito privado, en el funcionamiento de la demanda interna, o lo que es lo mismo del consumo, que a todas luces aún no es suficiente porque la tasa de actividad económica aún no genera el empleo necesario para activarlo. O lo que es lo mismo, la recuperación económica se evidencia en variables macro pero no en las microeconómicas. Y en ello tiene mucha influencia el hecho de que el sistema financiero está empezando a ser accesible a las empresas, pero no a los empleados privados, ni a los autónomos ni a las familias. Es más, la falta de acceso a la financiación destinada al consumo es la principal causa de ralentización de la recuperación incipiente.

La economía de Castellón es especialmente ejemplarizante del vicio de ese círculo, que no acaba de romperse en favor del consumidor y que además tiene el hándicap de la falta de confianza de un ahorro alto pero congelado para el propio consumo y para la inversión.

0

La inacción de Alberto Fabra

Querido lector:

En el PP no hay primarias. Por tanto, la elección de candidatos depende estatutariamente de las diferentes instancias internas del partido, en sus respectivos ámbitos. Así, la elección del candidato para la presidencia de la Generalitat, por ejemplo, es potestad en última instancia de la presidencia del PP a nivel nacional, en este caso de Mariano Rajoy.

Como saben, desde el PP de Valencia, tanto de la capital, con Rita Barberá a la cabeza, como de la provincia, con Alfonso Rus, y con toda la Administración autonómica contaminada por la herencia de Camps, han estado bombardeando desde hace prácticamente año y medio (nada más y nada menos que dos años antes de las elecciones municipales y autonómicas) la lógica candidatura de Alberto Fabra a la Generalitat, unas veces provocando crisis internas, otras buscando correveidiles como el ministro Margallo o el ahora eurodiputado González Pons para socavar la imagen de Fabra en Madrid; y, las más, escenificando públicamente su disconformidad con sus políticas anticorrupción, económicas, o de renovación. Ahora, incluso, intentando que la Alicante de José Ciscar se alíe con ellos.

Fruto de no plegarse a esa vieja guardia campista por la necesidad de renovar y limpiar a la multitud de implicados en casos de corrupción que ha jalonado al PP de Valencia hasta convertirlo en un mal sistémico que ha deteriorado la imagen de la Comunitat y ha socavado sus apoyos electorales, este bombardeo especialmente mediático en los últimos meses gracias a los presupuestos de Rus, está entrando en su fase más acusada debido a la próximidad de la decisión (febrero). La estrategia, la búsqueda de un candidato, en este caso, candidata a la que quemar en la próxima convocatoria electoral. Se trata de Isabel Bonig, hoy por hoy el valor de futuro más importante del PP, que, aunque no va a entrar ni mucho menos al trapo por fidelidad y convicción, está contando con el lastre de la inacción política incomprensible del propio Fabra, más preocupado de la economía, que de imponer, de una vez por todas, su autoridad política.

0

Los miedos administrativos

Querido lector:

La fiscalización por parte de la oposición de la gestión política y administrativa de las instituciones y organismos públicos es una obligación. Como también lo es que los responsables de esa gestión, que la tienen por mandato ciudadano mediante procesos electorales democráticos, sea honorable, transparente y por supuesto ajustada totalmente a la legalidad y a la reglamentación.

No obstante, los sonados y cuantiosos casos de corrupción existentes, la continuidad en el tiempo de su actualidad por la lentitud procesal de la justicia, la judicialización absoluta de la política como arma electoral, la implicación directa o indirecta de funcionarios en muchos de esos casos y la elaboración y aprobación de leyes de transparencia política y administrativa para combatir la lacra de la corrupción, amén de otras circunstancias añadidas, lo que ha provocado y está provocando son situaciones de paralización administrativa e incluso de colapso en la gestión.

Este fenómeno, reconocido por los propios gestores y por los mismos funcionarios y denunciado por la oposición a la hora de criticar acciones de gobierno, se ha convertido en un verdadero mantra en los entresijos de la Generalitat y ahora amenaza también a las administraciones provinciales y municipales.

Tiene de positivo el hecho de que la gestión es mucho más transparente, pero también posee el aspecto altamente negativo de que burocratiza y ralentiza esa gestión en unos momentos en el que la ciudadanía exige una mayor diligencia y rapidez en la solución de sus problemas y una mayor eficiencia en la prestación de servicios.

El miedo del gestor político a saltarse cualquier paso o el celo de la literalidad exhaustiva por parte del funcionario (no vaya a ser por el control y la vigilancia político-electoral de la oposición se llegue a la temible imputación) está provocando situaciones incluso kafkianas.

En este aspecto habría que pedir a todas las partes un cierto sentido común, tanto al gestor, como al funcionario y a la oposición. Cada uno en su ámbito y en su deontología.

0

Prevención en Arañuel

Querido lector:

La reacción de la Subdelegación del Gobierno en relación a la convocatoria a través de las redes sociales de colectivos antitaurinos para boicotear el último evento taurino que tiene lugar en la provincia de Castellón, en concreto en el pequeño pueblo del Alt Millars, Arañuel, podría parecer una exageración. Nadie concebiría que en esta pequeña localidad del interior castellonense pasara nada especial en sus fiestas en honor a la Inmaculada.

Pero no lo es. Y por varias razones. La primera, por la naturaleza misma de la convocatoria buscando un objetivo claro e intencionado que raya en la provocación al elegir como escenario de la protesta la provincia más taurina de nuestro país en número de eventos de toros de calle y en número de asociaciones y colectivos protaurinos.

La segunda, por la violencia desatada en los enfrentamientos que convocatorias anteriores de este tipo han provocado, como el que tuvo lugar en el mes de septiembre en la localidad valenciana de Algemesí y que consiguió el objetivo pretendido por los convocantes de ser actualidad nacional.

En tercer lugar, por la alerta denunciada a cargo del alcalde de la población ante la dimensión que estaban adquiriendo las comunicaciones sobre la convocatoria en diversas redes sociales y de las que rápidamente se han hecho eco los colectivos taurinos castellonenses.

Y cuarta, más política, porque en la Comunitat Valenciana, al contrario que en otras comunidades donde han extendido la convocatoria, acaba de aprobarse la protección especial para el bou al carrer.

Esta serie de razones ha hecho que rápidamente se resuelva un operativo preventivo y de control por parte de la Guardia Civil.

Como dice el dicho, toda precaución es poca. Y ejemplos de violencia por enfrentamientos de colectivos contrarios puede haberlos en los eventos más normalizados como puede un partido de fútbol, o en este caso una tradicional y festiva embolada. Y además, nadie tiene derecho a echar por tierra las fiestas de un pueblo por pequeño que sea.

0

Paro de luces y sombras

Querido lector:

De las luces y sombras que se desprenden de cada estadística del paro esta vez me quedo con lo positivo porque los datos de uno de los meses más duros para el desempleo, noviembre, en la provincia de Castellón nos han dado una alegría importante: más de 2.300 personas de descenso y de nuevo datos positivos también en las altas en la Seguridad Social como nuevos cotizantes.

Es más, a las contrataciones coyunturales habituales en esta época de la campaña citrícola se suma también el buen resultado de la industria y de la construcción. Los tres sectores han dado el tirón del empleo en la provincia en el ultimo mes, que en relación a noviembre del año pasado nos da una variación en positivo de cerca de 4.000 parados menos, lo que significará según las expectativas un 2014 con una inflexión relevante.

No obstante, como señalo siempre, las estadísticas son sufridas y a pesar de ser objetivas pueden acoger interpretaciones para todos los gustos en función de intereses o realidades. Entre ellas, quiero reseñar dos realidades perfectamente constatables. La primera es la inmutabilidad de la ley económica que dice que la variable del empleo es siempre la última en moverse en caso de recuperación y la primera en caso de crisis. En este sentido, debemos felicitarnos porque durante 2014 por fin se ha movido en positivo a un nivel reseñable. Esto no obvia, claro está, la naturaleza del empleo creado, en un 90% temporal y un 10% escaso indefinido o las remuneraciones salariales bajo mínimos. Y no hablemos de los 57.000 parados registrados, muchos de larga duración sin derecho a prestación o la terrible situación de las familias con varios miembros en paro.

Y la segunda, la comparativa de los datos del desempleo con la de la economía sumergida, nunca conocida de forma precisa pero sí estimativa y que supone alrededor de un 20%, lo que sin ser exactos nos daría un desempleo real de 10.000 personas menos. Eso sí, totalmente fuera del sistema, sin cotizar y con escasos derechos. Situación que precisa de una reconducción urgente.