El director opina Archivo

0

Los arredros de Isabel Bonig

Querido lector:

El PP de la Comunitat Valenciana ha mirado de nuevo a Castellón para elegir “por aclamación” a su nueva presidenta y además portavoz del grupo popular en el parlamento autonómico. La cabeza de lista en las elecciones autonómicas por Castellón y hasta ahora coordinadora general del PPCV, Isabel Bonig, sustituye a Alberto Fabra al frente del partido conservador en una combinación de intereses entre la dirección nacional y el partido en la Comunitat que tiene muchas interpretaciones y no pocos análisis.

En su elección seguramente han primado varios criterios. Por un lado, su perfil de política aguerrida, pasional y de discurso contundente y atrayente, especialmente para sus bases, junto a su capacidad parlamentaria innata y su lealtad y fidelidad absolutas al proyecto popular.

Por otro, el consenso que su figura aúna entre las diferentes corrientes o familias populares, entre los diferentes territorios y barones con los apoyos principales del PP de Císcar en Alicante, de Barberá y Betoret en Valencia y de Moliner en Castellón y entre la dirección nacional de Rajoy con consejo expreso, sin duda, de su principal avalista, la ministra de Fomento Ana Pastor, de la máxima confianza del presidente.

Y en tercer lugar, la anuencia de las circunstancias mencionadas con el momento y el objetivo concreto para el que ha sido elegida, tras la pérdida del poder institucional del PP en la Generalitat, en los ayuntamientos de las tres capitales, en la Diputación de Valencia y en una gran parte de los municipios de la Comunitat… a cuatro meses de unas elecciones generales en que el PP y el PPCV se juegan el ser o no ser.

En su capacidad de movilización del votante y la militancia popular y de conexión con la sociedad valenciana, en su capacidad de recuperación del voto perdido en relación a autonómicas y municipales, en su capacidad para desempeñar una oposición fuerte y en su capacidad de liderar y unificar a un partido que ha permanecido en shock hasta ahora, residirán sus posibilidades de consolidarse cara al futuro o de ser una líder de transición hasta el congreso regional. Arredros, sin duda, no le faltarán a la vallera.

0

Sin el plácet de los 100 días

Querido lector:

No sé si la ciudadanía en general nos damos cuenta. Pero estoy seguro de que sí lo han hecho los nuevos equipos municipales de gobierno y de oposición surgidos del 24-M.

Era una tradición aquello del plácet de los 100 días para quien adquiere la capacidad de gobierno. Pero tal y como hemos comprobado tras las últimas elecciones municipales y autonómicas, y también tras las últimas europeas aunque de forma indirecta, esa ley no escrita ya no se cumple y dudo de que se cumpla más. La política está cambiando y las formas políticas también. Y con más profusión este año en que vamos a vivir dos convocatorias electorales con escaso intervalo de tiempo además de otras dos autonómicas, las catalanas y las andaluzas, que por circunstancias diferentes han tenido y tendrán una repercusión nacional evidente.

Y no solo se incumple por parte de los partidos de la oposición. La vorágine interna en los partidos es tal que hace imposible que se pueda respetar por nadie. Más si cabe cuando el poder se ha repartido de tal manera que todos los partidos gobiernan y todos los partidos hacen oposición en los diferentes ámbitos de la acción política (Generalitat, diputaciones y ayuntamientos), e incluso entre miembros de las mismas coaliciones de gobierno.

Nuestra Comunitat y nuestra provincia son dos buenos ejemplos. El caso de Compromís y Podemos y la posibilidad de que se coaliguen cara a las generales pueden hacer que los 100 días sean una quimera para el PSPV y esos mismos socios que sustentan los gobiernos, por ejemplo en el Consell de la Generalitat o en el Ayuntamiento de Castellón.

O el caso del PPCV, que tras el shock de la derrota, se rearma hoy mismo tras su crisis electoral con una nueva líder que si quiere consolidar espacio público y orgánico interno o iniciar campaña nacional no puede esperar ni un día de esos 100, cuestión que trasladará, sin duda, al papel de oposición de su partido en las instituciones.

Así las cosas, los nuevos gobiernos, muchos de ellos con pactos, están obligados a ir deprisa. Sin los 100.

0

La agricultura de Castellón

Querido lector:

Es el sector económico tradicional por excelencia y el sector, a decir de sus principales representantes, que siempre estará. La tierra es la madre de todo y mientras exista el hombre siempre la utilizará para subsistir.

Y en Castellón no es diferente, contando además, que posee una capacidad de adaptación muy flexible en función de su tipología. En la Plana conocemos sobre todo el cítrico del regadío pero en el secano tenemos por ejemplo la almendra y el olivo. Y entre medias y en conjunto muchas posibilidades.

La agricultura en Castellón ha afrontado el periodo de crisis mejor que otros sectores. Sus características propias hacen que las crisis generales tengan menor repercusión y sufran más las crisis propias, las de sector, las coyunturales, las del agua, las de la climatología, las de variedades, las regulatorias, las del control de precios, las arancelarias, o las de los privilegios a terceros competidores. Y en esta ocasión, durante la crisis del ladrillo, financiera, de consumo y de valores, la agricultura castellonense ha seguido trabajando y se ha convertido en parte en sector refugio y en parte en sector tractor de la economía provincial, manteniendo empleo y generando negocio. Ha utlizado un arma que aunque a algunos les parezca nueva, ya la poseía desde décadas atrás, la internacionalización, en especial en su principal producto, el cítrico, al que se han sumado con éxito otros como la almendra, el aceite, el vino y productos propios como la alcachofa, tomate…

Problemas sigue teniendo y muchos. Pero esta crisis además de servir para su reivindicación como sector motor, le ha valido para reactivarse y para acometer nuevos retos. Las reconversiones varietales, las uniones en loby para presionar a los mercados y a la gran distribución que controla los precios, la necesidad de innovar en los procesos productivos, la necesidad de formación y de profesionalizar al agricultor y a los gestores de las empresas agropecuarias, son algunos de ellos. Pero hoy podemos decir que la agricultura de Castellón tiene futuro, un futuro que se gana a pulso.

0

La encrucijada del PPCV

Querido lector:

Las tres decisiones de Alberto Fabra como consecuencia directa de los resultados de las elecciones autonómicas de mayo, el estado de shock en que ha quedado el partido y los posicionamientos internos cara a la transición de poder en la formación conservadora, son tres de los factores que mantienen en vilo al partido político de más afiliación en la Comunitat y que más votos obtuvo en las últimas elecciones.

Fabra anunció primero que no se presentaría a la reelección en la presidencia del PP en la Comunitat Valenciana, después que abandonaría Les Corts para ser senador territorial y por último que habría un triunvirato salomónico de portavoces territoriales en el grupo parlamentario popular bajo el arbitrio de Bellver a fin de no designar sucesor, puesto que se ofreció a tutelar la transición de poder popular hasta el congreso regional que tendrá lugar a principios del 2016, a instancias de Madrid y en prevención de las guerras de guerrillas que podrían saltar.

Pero la política corre muy deprisa. Y más cuando hay unas elecciones generales por medio que no pueden afrontarse sin liderazgo, ni coordinación en un partido muy tocado por los resultados y menos cuando el que debe ejercer ambas funciones se ha descartado de antemano, lo que le hace perder toda capacidad de maniobra y de influencia. Génova se ha puesto nerviosa, algunos aspirantes valencianos también y a la militancia hay que movilizarla tras la depresión electoral.

Lo que pasa es que los intereses de la dirección nacional del PP y los del PP valenciano no coinciden. Génova solo tiene ojos para las elecciones generales y el PP en la Comunitat se juega mucho más. Se juega toda una legislatura en la oposición que debería aprovechar para su reactivación. Los 20 años del PSPV en esa situación son un buen aviso.

Si la dirección nacional del PP designa digitalmente un sucesor sin ser elegido, corren el riesgo de quemarlo cara al futuro congreso en función de los resultados. Y si es un perfil transitorio es como si no designaran nada porque las cosas seguirían igual.

0

El Villarreal de 2015-16

Querido lector:

Para muchos aficionados amarillos del Villarreal esta es una temporada un tanto atípica. El primer equipo está realizando y va a realizar la pretemporada que toca con el stage, los partidos, los torneos…; el club ha programado una campaña de captación de socios como nunca, siguiendo la estela del Endavant de la temporada pasada, que está dando unos resultados magníficos con más de 15.000 abonados sin acabar julio; y más que nunca todo el territorio provincial está experimentando el trabajo del club más importante de la provincia… pero no obstante, como digo, es atípica.

La causa no reside, como vemos, en todos los preparativos del club para la temporada 2015-16, que van a buena marcha y bien trabajados cara a afrontar las tres competiciones. Liga, Copa y Europa League. La razón no es otra que la impaciencia por conocer de verdad al Villarreal que debe enfrentarse a ese reto.

Y es que vamos a entrar en el mes de agosto y el equipo que dirige Marcelino no tiene aún la plantilla al completo. Faltan algunas piezas clave que deben determinarse.

Como todas las pretemporadas el movimiento de entradas y salidas es el principal foco de atención del aficionado. Y este año, tal vez por la percepción de ser el más reciente, nos parece que el asunto va lento, especialmente con la delantera.

La marcha de Vietto y de Gio y la ya casi definitiva ausencia de Cheryshev por su inclusión en la disciplina madridista (juegue o no en el equipo blanco), amén de la lógica salida del gastado Uche junto a algunas cesiones importantes como la de Moi tiene a la punta de lanza amarilla coja de baluartes a fecha de hoy, a pesar de las incorporaciones de Baptistao y los ‘Samu’. Unas incorporaciones valiosas, claro, pero que aún debe ser completadas con otras… que como digo, mantienen a la afición en vilo.

Todos nos imaginamos que las negociaciones para ello serán complicadas, máxime teniendo en cuenta los precios que maneja el fútbol y la racionalidad siempre imperante en la política amarilla de fichajes. Pero el tiempo apremia….

 

0

Toledo, nuevo lobo de mar

Querido lector:

Francisco Toledo Lobo, rector de la Universitat Jaume I durante una década, tras ser uno de los principales hacedores del centro universitario castellonense desde sus inicios, y diputado, primero independiente y luego afiliado al PSPV, en Les Corts Valencianes donde ejerció portavocía económica y de donde se despidió al finalizar la legislatura con una declaración de amor que fue noticia en todos los medios del país, ha sido el elegido por Ximo Puig para presidir el principal centro logístico, comercial e industrial de la provincia, el puerto de Castellón.

Toledo no es experto portuario, pero sí es un experimentado gestor y por su trayectoria un excelente conocedor de la economía de la provincia de Castellón, que es el perfil que ha buscado Puig a la hora de su elección. Un perfil profesional, de gestión institucional y económica que nadie va a poner en duda pero que al mismo tiempo habla del talante integrador del actual president y del propio elegido, por encima de desencuentros o diferencias.

De Francisco Toledo poco se puede decir que ya no conozcan tras su trayectoria en la UJI, porque prácticamente la globalidad del actual proyecto universitario castellonense: campus, política universitaria, diseño de titulaciones, relaciones con la ciudad y la provincia… se consolidó bajo su mandato, con especial protagonismo en la inversión y construcción de la actual ciudad universitaria. Incluso con la proyección de los estudios y de la complicada financiación de la facultad de Medicina, pespunte de su legado.

Y poco se puede decir más también después de su paso por la política parlamentaria y orgánica que definí en su día irónicamente como el verbo suelto y el independiente más valioso de todos los fichajes externos realizados por Puig para su candidatura… donde no se incluyó.

Sin duda, dentro del progresismo castellonense, Toledo es el mejor fichaje para este cargo. Tendrá sensibilidad empresarial, conexión social y afinidad política con el actual proyecto de Comunitat… y sobre todo antepondrá los intereses de Castellón por encima de todo.

0

A vueltas con los mosquitos

Querido lector:

Hace un año, en Mediterráneo ya alertamos insistentemente de los problemas de salud pública y de los riesgos para el turismo ocasionados por las plagas de mosquitos que asolaban varias de las poblaciones del litoral. Y lo volvimos a hacer esta primavera cuando por las diferentes olas de calor, las abundantes lluvias y la falta de un tratamiento integral supramunicipal que debió planificarse desde el año pasado, la proliferación de estos insectos ha sido y está siendo muy superior a la del 2014. La realidad de la situación en muchos municipios de la provincia necesitaba ponerse en evidencia.

Por fin, a partir de las últimas semanas, parece que nuestra clase política se lo va a tomar en serio. Bueno, al menos la de la provincia porque en Valencia, en la Generalitat, ni se enteraron hace un año ni se enteran ahora. Lo que pasa es que el asunto no ha sido bien enfocado, tal vez por dejarlo madurar demasiado tiempo en su falta de resolución. Y se ha politizado, que es lo peor que le puede ocurrir a un tema de incidencia social porque luego las soluciones también suponen conflicto. Incluso se ha llegado a judicializar, caso de la demanda interpuesta por el Ayuntamiento de Vila-real contra la CHJ, la Diputación y la Generalitat, que además de los ayuntamientos, son las administraciones supuestamente competentes en la cuestión.

Y ahí es, además de la politización y la judicialización, donde tenemos el segundo problema. Que las competencias, ilógicamente, no están bien delimitadas, y menos en un problema como éste que a todas luces no entiende de fronteras municipales, salvo que a los mosquitos les pidamos el pasaporte.

La lucha debe ser supramunicipal, conjunta e integral, tanto en su fase preventiva como en la de acción de emergencia más si cabe ante la dimensión del problema. Y la lógica señala a la Generalitat. Pero si ha sido incapaz, la administración que debería tomar el relevo es la Diputación. Ahora, tarde, ha pedido la competencia. Pero al menos es una solución. Los ayuntamientos y los ciudadanos lo agradeceremos.

0

El reto de Colomer

Querido lector:

El director de la Agencia Valenciana de Turismo, el benicense Francesc Colomer, informó a empresarios, organizaciones empresariales e instituciones en su primera visita oficial a Castellón de su intención de configurar un plan estratégico del sector para Castellón, la provincia con mayor potencial turístico debido a su menor desarrollo.

Enarboló la necesidad de reflexionar y de establecer unos pasos para elaborar ese plan donde participen todos los estamentos relacionados, especialmente la administración y los empresarios del sector.

Era su carta de presentación y su declaración de intenciones nada más aterrizar en la responsabilidad de su nueva tarea pública. Y a la que deberá ponerse manos a la obra de inmediato teniendo en cuenta varios factores de nuestra radiografía.

El primero, la atomización del sector empresarial turístico de Castellón. Salvo tres grupos empresariales fuertes, Hoteles de Peñíscola, Grupo Marina D’Or y Grupo Gimeno-Intur y algunas cadenas nacionales con hoteles en la provincia, la mayoría de las empresas turísticas son pymes o micropymes.

La necesidad de contar con los perfiles de los municipios turísticos y los que poseen potencialidad. En este sentido, la provincia se divide en cuatro partes. La zona litoral norte desarrollada con Peñíscola y Oropesa como centros neurálgicos, junto a Benicàssim con otro carácter. La capital, como centro comercial y de servicios. La mitad sur costera, poco desarrollada, con Moncofa y Burriana como elementos a replanificar. Y el interior, con un turismo rural incipiente que precisa de financiación y promoción para su desarrollo.

En tercer lugar, la labor desarrollada por la Diputación, única institución que posee política turística propia de Castellón y que ha activado numerosas iniciativas que deberá tenerse en cuenta. Deporte, gastronomía, cultura, festivales…

Y en cuarto lugar, las políticas transversales con las infraestructuras (aeropuerto, AVE, puertos…), las comunicaciones, la financiación, la promoción exterior., etc. Hay más, claro y ya hay planes hechos. Pero lo que importa ahora es la rapidez, los recursos y la implicación.

0

La estrategia valenciana

Querido lector:

Si el nuevo Plan Económico-Financiero que debe presentar la Generalitat valenciana en el Consejo de Política Fiscal y Financiera de finales de este mes de julio no es aprobado, la administración valenciana tendría que aplicar una reducción del gasto o lo que es lo mismo nuevos recortes y perdería sus competencias sobre los impuestos cedidos, entre otras cuestiones. Es decir, sería intervenida oficialmente en un plazo de meses por el Ministerio de Hacienda perdiendo los escasos márgenes que tiene ahora de autonomía económica. Un pulso al que el Consell de Ximo Puig va a responder con una negativa a modificar nada y con la exigencia de una mayor financiación autonómica que palíe la infrafinanciación sufrida por la Comunitat durante décadas y que la ha llevado a estar intervenida de facto durante la última legislatura gobernada por Alberto Fabra.

Es la situación que ayer a la vicepresidenta Mònica Oltra, con un lenguaje más populista, le permitía comparar a la Comunitat con Burkina Fasso como acusación a Montoro por su exigencia del cumplimiento del objetivo del déficit valenciano.

Lo cierto es que la radiografía de las cuentas valencianas no ha cambiado. Si antes era el mismo PP valenciano el que increpaba a Montoro ahora lo es el bipartito PSPV-Compromís que, comprobando las finanzas de la Generalitat, corroboran la imposibilidad de su sostenimiento y de una acción económica realmente autónoma.

Y como les decía días atrás, la solución no pasa por frases más o menos llamativas, por establecer una guerra política o por la reincidencia en la evidencia de una situación que los valencianos ya conocemos.

La solución pasa por una estrategia que implique a toda la sociedad valenciana. Primero, poniendo de acuerdo a todo el arco de fuerzas políticas, luego volviendo a implicar a los empresarios que estos mismos días han vuelto a levantar la voz ante la discriminación valenciana y, por último, al ciudadano de a pie. Y nunca como limosna, como estos años atrás, sino como reclamo de justicia y de reputación dañada.

0

Marzà hace de Pilatos

Querido lector:

Marzà, el conseller castellonense de Educación, ha hecho de Pilatos en vez de Salomón en su primera visita a su tierra. Partidario de derogar la LOMCE del ex Wert ha procedido a informar a los directores de los centros de Primaria y Secundaria de Castellón de la modificación de algunas medidas contempladas en la ley de educación que debe aplicar, léase clases de una hora en vez de 45 minutos que impuso la exconsellera Català en Primaria pero que la LOMCE no obligaba, o una hora más a la semana de las troncales en primero de Bachillerato, pero no ha entrado ni ha querido entrar en uno de los temas que más importa a los padres de alumnos, el cambio de libros. Unos cambios que supondrían desembolsos económicos importantes en esta época de promoción gubernamental del ahorro y de la acción en la emergencia social.

Da la sensación de que el conseller ha atendido más las demandas del profesorado que puede asumir en el corto espacio de tiempo que lleva de administrador ante la inminencia del inicio de curso, que las específicas de los padres de alumnos que han pedido constantemente cambios en la política de libros y material escolar a los que obliga la ley. E incomprensiblemente, como autoridad educativa que es, se ha lavado las manos y ha dejado el muerto de la decisión de los cambios de libros a los propios centros escolares y ha llenado de incredulidad a las asociaciones de padres que ahora ante la indefinición de la autoridad, no van a saber a qué atenerse. Si el conseller se opone a la LOMCE y quiere minimizar lo que considera un impacto negativo de su aplicación con algunas medidas porque argumenta que no la puede dejar de implementar, ¿por qué solo actúa en el campo del profesorado y no en el de los padres?

Ha dado la sensación de que Marzà no ha atendido al debate abierto estos días en Castellón y que ha echado balones fuera como ha podido ante uno de los temas más importante del inicio de curso. Esperemos que solo sea por falta de atención o de tiempo por no estar al tanto y no por falta de soluciones.