Sobre el Autor: José Luis Valencia

Descripción
Director de El Periódico Mediterráneo.

Entradas por José Luis Valencia

0

Injusticias de la justicia

Querido lector:

Tenía ganas de salirme de la información electoral que estos días nos inunda. Y aunque no del todo alejada de la política, sí quiero transmitirles una reflexión acerca de la noticia que adelantaba Mediterráneo esta semana, evidenciando lo injusta que puede ser la justicia tanto para las personas, para las empresas o para las instituciones si se administra de forma incorrecta o mal como ha ocurrido en este caso.

Me refiero a la rectificación obligada al Tribunal Supremo por parte de los tribunales europeos en relación al exalcalde de Vila-real, Manuel Vilanova, e indirectamente por tanto al Ayuntamiento de la ciudad y a la empresa cerámica Rocersa, ubicada en la ciudad azulejera. El Supremo, que en su día los condenó en contra del fallo de la Audiencia Provincial de Castellón, con una sentencia que a muchos nos sorprendió y que otros muchos consideraron política por el talante del juez del alto tribunal, ahora, una década después, los declara inocentes.

Los afectados la han recibido con satisfacción. Recuperar el honor después de la mancillación pública que supone una condena, reconforta el espíritu. Pero el calvario vivido esos diez años, ¿cómo se resarce?

La cuestión no es baladí. A veces se juega demasiado fácilmente con los resortes de la justicia. Y esa ligereza intencionada puede producir mucho daño. En este caso, primero a las personas y a sus familias. Después a la ciudad y a su institución más representativa, el Ayuntamiento, tal y como expresaba el actual alcalde de Vila-real, José Benlloch, al felicitar sinceramente a Vilanova, dejando de lado las diferencias política. Y después, en el caso de la empresa, a una afectación económica tan fuerte que podría haberse llevado por delante a otras muchas más familias si esta empresa hubiera desistido en seguir con su proyecto empresarial, que le ha supuesto un importantísimo desembolso económico y un calvario que le ha hecho perder posicionamiento de mercado. Todo ello, por no hablar de las consecuencias políticas, que también las hubo. En fin, al menos que nos sirva para reflexionar.

0

Los minutos de gloria

Querido lector:

La campaña en general está discurriendo en Castellón con un perfil bajo. De ahí que algunos partidos busquen destacar, el llamado minuto de gloria y la literatura posterior, aun a riesgo de cometer alguna ilegalidad, como la que ayer protagonizó Esquerra Unida al colgar de la azotea del Ayuntamiento de Castellón una bandera republicana tras convocar a los medios de comunicación a un acto de campaña para hablar de memoria histórica.

Carmen Carreras, actual concejal de esta formación, junto con los candidatos presentes contaban, por supuesto, con la reacción oficial del equipo de gobierno que obligadamente debía poner el hecho en conocimiento de los servicios jurídicos al ser una bandera no oficial en un edificio público, y además con evidente significado electoral, con lo que lograban así un mayor recorrido y repercusión.

Los dos partidos mayoritarios andan con pies de plomo. Y entre ellos se marcan de cerca ante cualquier desliz. Saben que cualquier salida de tono de última hora puede marcarles el signo de toda la campaña y echar por tierra todo el trabajo. Su vigilancia propia y la del contratio es extrema. En cambio, los minoritarios pero posiblemente decisivos, no. Y a veces salen por peteneras.

Pero más allá de la supuesta infracción de EU o del tacticismo de PP y PSPV, la cuestión nos lleva a reflexionar sobre la incidencia real de la actual campaña en la ciudadanía y la importancia del bombardeo de información política (estrambotes, ocurrencias o salidas de tono incluidos) que recibe.

Al respecto, los expertos siempre han advertido que la influencia de una campaña en el voto final es de un porcentaje mínimo. No obstante, dadas las características de justeza de porcentajes para determinar gobernanzas y de la cantidad desmesurada de indecisos que marcan todas las encuestas (30%), es muy probable que para la decisión primero de acudir a votar y después de determinar el voto por alguna de las opciones políticas, hagan de esta campaña electoral la más decisiva de nuestra historia reciente.

0

Una campaña especializada

Querido lector:

Si estas próximas elecciones municipales y autonómicas son diferentes a las de las últimas tres convocatorias anteriores porque había un partido que acaparaba en todas las encuestas previas la mayoría absoluta en intención de voto en la Comunitat, el PP, y como alternativa únicamente contaban el PSPV, EU y Bloc-Compromís (no existían ni Podemos ni Ciudadanos), también estas elecciones son distintas en estrategias de campaña. La previsión de escenarios diferentes, por tanto, ha obligado a los partidos políticos a planteamientos diferentes.

Y así está ocurriendo, al menos, en los primeros compases, aunque en cada provincia de esta invertebrada Comunitat nuestra, de forma distinta, incluso por los mismos actores. Es casi para volverse tarumbas, pero es así. Puede parecer incongruente, pero todos los partidos están lanzando mensajes especializados en función del lugar, del tarjet del electorado y de quién los lanza.

Ejemplos hay todos los días. Uno de los más evidentes, los del PP con Ciudadanos. Rita Barberá arremete a todas horas contra esta formación emergente, sin calibrar que puede necesitarla tras el 24-M, quizá anclada en sus otroras mayorías absolutas, mientras Fabra tiende puentes de forma constante, consciente de su necesidad futura.

Otro, el de Podemos. En la Comunitat siguen las claves de acercamiento a sus futuros posibles socios de Compromís de cara a alianzas de gobierno, sin tocar a EU, mientras que en la ciudad de Castellón, por ejemplo, su estrategia se dirige específicamente a conseguir a toda costa el votante de EU y PSPV, al tiempo, eso sí, que se lían en un follón cainita impresionante, divididos en dos corrientes y con acusaciones de manipulaciones y conspiraciones.

Otro más es el de Ciudadanos. Mientras en Valencia o Alicante intentan hacerse de notar como sea, aun con programas inconclusos y poco diferenciados, en Castellón prefieren no aparecer y fían a la marca su estrategia. Es la campaña sin campaña y sin candidatos.

Hay más, claro. Y tiempo habrá de comentarlos, quedan aún 12 días.

0

Dos objetivos cumplidos

Querido lector:

Cada uno en su nivel y salvando la distancia de categorías, el Villarreal CF y el CD Castellón han conseguido sus objetivos iniciales esta temporada. El conjunto amarillo ha logrado clasificarse para la Europa League, un lugar destacado donde ha permanecido toda la competición, y el conjunto albinegro, por su parte, ha conseguido su primer objetivo, ser líder de su grupo en Tercera, lo que le da derecho a jugarse el ascenso con una doble oportunidad, primero a una sola eliminatoria de ida y vuelta y si no, una nueva ronda con doble eliminatoria. Y ambos antes de que acabe la competición y antes de la famosa convocatoria o no de huelga en el fútbol español.

Ambos han sufrido. El Villarreal ha llegado muy justo, con numerosísimas bajas y con los jugadores que han logrado acabar completamente exhaustos, según se pudo comprobar frente al Elche el pasado domingo. Ha sido una temporada infernal, abierta en tres frentes. Tres competiciones intensas, Europa League, Copa del Rey y Liga, en las tres cumpliendo con un nivel altísimo, con mucha exigencia que al final ha pasado su factura con infinitas lesiones, lo que da ejemplo de la envergadura de la hazaña ante la que hay que quitarse el sombrero y felicitar a todos los estamentos de la entidad, poco reconocida a nivel nacional. Si a eso sumamos la consecución del campeonato nacional juvenil, el club amarillo puede estar más que satisfecho y la afición más que orgullosa de los objetivos logrados a lo largo de esta temporada.

Al Castellón, por su parte, le espera su prueba de fuego. Con el mérito de haber llegado a la final de su Copa y, sobre todo, con el éxito de haber logrado el liderato de su grupo en Liga, le toca ahora rematar la faena y conseguir el deseado ascenso que le permitiría estar en 2º B y soñar con nuevas metas. Sería el premio que pondría la guinda al verdadero trofeo logrado este año. Un triunfo que no se puede poner en las vitrinas pero que es en verdad el mayor logro conseguido esta temporada: la reconciliación con su afición, que le ha demostrado con creces una fidelidad a prueba de todo.

0

Los nervios del dichoso CIS

Querido lector:

Al igual que hace cuatro años, el sondeo electoral del CIS ha protagonizado el inicio de la campaña electoral y ha puesto de los nervios a todos los partidos. Más, claro está, a los que salen peor parados, aunque en realidad, el nerviosismo ha afectado a todos ellos, no tanto por las cifras en sí, sino por el escenario que dibuja en relación a la gobernanza de la Generalitat valenciana.

Esquerra Unida o UPyD son los ejemplos maximalistas. Ninguna de las dos formaciones llega al 5% que otorga representatividad en Les Corts.

Los primeros, rotos por el miedo a la efervescencia de la corriente de Podemos. El caso de la capital de la Plana es paradigmático. Una parte de EU se dejó cegar por su empuje y otra por el miedo a alianzas cainitas. El resultado, la división. Incluso el candidato municipal de los oficiales de Iglesias ha resultado ser el líder de la corriente crítica de EU. Y a nivel autonómico, solo el caso Rus los mantienen vivos.

Y los segundos, UPyD, desarbolados por el empuje de Ciudadanos, una formación que ha ocupado el espacio que tras cuatro años no supieron captar y que les va a llevar a la práctica desaparición.

Pero el CIS ha provocado más nervios. Muchos en el PSPV, que aún manteniéndose como segunda fuerza y, por tanto, líder de un futuro tripartito de izquierdas, es tal la bajada de intención de voto que refleja la encuesta, que prácticamente le deja a merced de la posible pinza de la alianza del Compromís de Oltra y el Podemos de Montiel. Una pinza para la que ambas formaciones ya se están preparando, y que Ximo Puig por medio del Bloc, principal fuerza de Compromís, quiere evitar. Sobre todo ante el desencanto de la fuerza nacionalista por la decepción del escaso incremento en número de votos que refleja el reciente sondeo.

Y, por último, los nervios también afectan al PP, ante la justeza del escenario de su posible pacto con Ciudadanos, formación a la que ha nutrido con la fuga de sus votos.

No obstante, un mensaje a todos ellos. Como se ha visto en Gran Bretaña, las encuestas a veces fallan. Y de forma escandalosa.

0

Problema de salud pública

Querido lector:

Estamos viviendo un verano adelantado en mayo. Los termómetros callejeros marcaban ayer temperaturas desorbitadas que no hacían sino reflejar un bochorno que hoy remitirá algo pero que en absoluto va a paliar la sensación de calor desbordado… y de mosquitos.

Es tan evidente de que no se han hecho los deberes en invierno en relación a la lucha contra estas plagas, que la justificación del calor temprano como causa no puede servir de excusa a los responsables para salir por peteneras y quitarse las pulgas (mosquitos) de encima de un zarpazo dialéctico. Si no fuera ahora, sería más adelante.

El problema es grave. Los ayuntamientos más afectados, principalmente los de la franja litoral, desde Vinaròs hasta Almenara, están desbordados. Sus vecinos les reclaman soluciones porque son las administraciones más cercanas para pedirlas, pero la responsabilidad ante la dimensión de las plagas no es exclusiva de ellos. Ante un problema como este, de salud pública, se hace necesaria una actuación conjunta de todas las administraciones que puedan tener competencias. Desde el Estado, responsable de las confederaciones hidrográficas, la Generalitat, responsable a través de las conselleras de Sanidad y Medio Ambiente, la Diputación Provincial que ha empezado ahora a destinar ayudas que son a todas luces insuficientes, y los propios municipios que ya han gastado los presupuestos destinados a su control a las primeras de cambio. Y a esta implicación conjunta además, hay que sumar la necesidad de una coordinación consensuada de todas ellas. Si esta batalla se ha perdido en invierno, que según los expertos, es cuando de verdad hay que reducir las larvas y en abril y mayo ya tenemos plagas, ¿qué pasará en verano?

El problema no tiene color político. En esta guerra los ayuntamientos reclaman ayuda por igual, aunque por lo visto no se les hace mucho caso. Hay alcaldes que ya han decretado alarma sanitaria o pedido con urgencia fumigaciones aéreas… Y mientras el sufrido ciudadano a verlas venir.

0

Gobiernos por porcentajes

Querido lector:

Las encuestas son fotos fijas de un momento determinado. Y causan un tremendo revuelo entre la clase política. Y la del CIS, que se ha realizado como previa a las elecciones municipales y autonómicas en todo el país, de la que hoy damos cuenta, no es distinta. No ha dejado indiferente a nadie a pesar de que no difiere sobremanera del resto de encuestas publicadas en los últimos meses, ya que refleja una tendencia clara, que ya hace meses apunté en este mismo espacio.

Señala un cambio hacia una mayor pluralidad política, con una ruptura del bipartidismo por la aparición de dos nuevas formaciones emergentes, Podemos (que se estanca y baja) y Ciudadanos (que se dispara), y la desaparición del arco parlamentario de EU, partido digerido sobre todo por Podemos, y de cualquier atisbo de aspiración de UPyD, que no ha sabido capitalizar su espacio en favor de Ciudadanos.

Esta situación obligará a establecer una nueva cultura de pactos, acuerdos y alianzas para garantizar la gobernanza en nuestra Comunitat, dependiendo de ligeros porcentajes. Esa dependencia es tal, que en la misma encuesta del CIS en función de cómo quedaran las horquillas de los actuales resultados, podría cambiar radicalmente el color y la naturaleza del Consell.

Las dos principales combinaciones serían PP y Ciudadanos por un lado, y PSPV, Podemos y Compromís por otro. No obstante, y a pesar de los análisis numéricos de esta foto fija y sus horquillas, todos los sociólogos apuntan varias circunstancias. Por un lado, que existe una volatilidad mayúscula en los sondeos, nunca vista hasta ahora, muchas veces determinadas por casos de corrupción. Lo que indica que esta última encuesta de abril, podría cambiar hasta la fecha de las elecciones. Y se puede comprobar por lo ajustado de los bloques, que cualquier mínimo cambio porcentual puede decantar la balanza.

Y por otro, existe diferencia entre la intención de voto general (ámbito autonómico) y el municipal, donde la componente del perfil del candidato puede pesar más que la marca, factor este último crucial en el auge de Ciudadanos y Podemos.

0

La labor de un jurado de altura

Querido lector:

Mediterráneo celebra hoy su fiesta anual, que como saben, consiste en un certamen donde se premia a la empresa más destacada del año anterior al presente ejercicio y a otras seis firmas que han destacado en los aspectos más destacados de una empresa: Expansión e Iniciativa, Calidad, I+D+i, Medio Ambiente y Compromiso Social, Recursos Humanos y Joven Empresa. Se trata de reconocer la labor de las empresas de la provincia de Castellón, desde las grandes hasta las más pequeñas, como los agentes económicos que son y cuya función social es sostener la economía, generar riqueza individual y colectiva y crear empleo.

Este reconocimiento a las miles de empresas castellonenses se ha convertido con el tiempo, 18 ediciones ya, en la reunión económica más importante de la provincia. Y su valor, entre otras razones y junto a la asistencia cualificada a la convocatoria, reside en la calidad del jurado que analiza a las candidatas. Un jurado integrado por las principales entidades económicas, empresariales, financieras, oficiales y académicas de nuestra provincia: la Confederación de Empresarios de Castellón (CEC), la patronal cerámica Ascer, la Cámara de Comercio, la Autoridad Portuaria de Castellón, el Centro Europeo de Empresas Innovadoras de Castellón (CEEI); las entidades bancarias más destacadas en la provincia (Bankia, Sabadell-CAM, Cajamar y La Caixa), entidades académicas y sociales como la Universitat Jaume I, el Consejo Social de la UJI o el Colegio de Economistas de la provincia y entidades oficiales como las consellerias económicas de la Generalitat (Economía, Industria y Turismo; Agricultura y Hacienda) y el periódico Mediterráneo. Una valoración auditada por un notario de la ciudad (AF&S Notarios) que da fe de las decisiones adoptadas.

Sabemos que en la provincia hay muchas empresas que se merecen los galardones, cada una en su sector y actividad. Las galardonadas cada año en este certamen son solo un ejemplo que, desde Mediterráneo, queremos que representen a todas, más si cabe tras el esfuerzo ante la crisis de los últimos años.

0

Necesitamos diversificar

Querido lector:

El paro ha dado una alegría a la economía castellonense al reducirse en más de 800 personas y en crear más de mil altas en la Seguridad Social en el pasado mes de abril, lo que da a entender que a pesar de los altibajos coyunturales, la tendencia desde hace más de un año es de descenso continuado del desempleo. Alrededor de 6.000 parados menos y 8.000 altas en los últimos 12 meses.

No es para tirar cohetes al cielo pero sí para darnos a entender que estamos en fase de recuperación. Lenta porque los niveles de crecimiento no llegan aún ni al 2%, pero efectiva gracias, entre otras cosas, a la política monetaria del Banco Central Europeo que ha inyectado dinero barato a la economía lo que está facilitando que progresivamente el crédito vaya fluyendo, se genere un incremento del consumo interno que, sumado al tirón de las exportaciones y los esfuerzos de moderación salarial, ofrecen un marco que resulta favorable para esa deseada creación de empleo.

No obstante, hay también factores que nos indican debilidad. Uno de ellos es la mala calidad del empleo, significada por la precariedad de los bajos salarios y por la temporalidad de los contratos, tal y como ponen de manifiesto los sindicatos. Y otro, especialmente significado en nuestra provincia, la estacionalidad. La evolución del empleo en la economía castellonense está aún demasiado sujeta a determinados sectores como el turismo y como la citricultura, donde crear empleo por la misma naturaleza de estas actividades es complicado.

De ahí que siempre insistamos en que la economía castellonense debería planificar más su diversificación. Un objetivo que precisa planificación con la participación conjunta de los agentes económicos y de las políticas públicas. El sustento de los sectores tradicionales durante el periodo de crisis nos ha servido para resistir, pero necesitamos crecer y estos sectores están muy maduros. Deben continuar pero son necesarios nuevos campos empresariales. El de mayor potencial en nuestro territorio, el turismo, es uno de ellos pero solo él no será suficiente.

0

Más gestión y menos palique

Querido lector:

Les presentamos hoy en Mediterráneo dos casos que ejemplifican bien a las claras la importancia que tiene la capacitación en la gestión pública. Esa a la que aspiran a dedicarse los candidatos que serán elegidos el próximo 24 de mayo en las convocatorias municipal y autonómica.

Uno de ellos se refiere a la proliferación desmesurada de mosquitos en gran parte de los municipios del litoral. Una cuestión que supone primero un problema de salud pública, después un problema general de calidad de vida y en tercer término, un inconveniente a medio y largo plazo para el turismo en un territorio como el nuestro que tiene a esta actividad como una de sus principales industrias.

La gestión pública de este problema ha sido lastimosa. Más si cabe si tenemos en cuenta que durante el verano pasado los castellonenses y visitantes padecimos gravemente el problema y se nos prometió, tras varias reuniones de coordinación municipal, provincial y autonómica, una serie de soluciones.

Ahora, sin llegar el verano, con el aumento de las temperaturas las plagas de mosquitos han vuelto a aparecer con especial virulencia, evidenciando una pésima gestión pública al no cumplir con los compromisos adquiridos de tratamientos contra estos insectos ni en invierno ni en primavera. Y lo peor, nos vuelven a decir con todo el morro del mundo que se ha hecho bien, como si fuéramos tontos. Porque mosquitos hay y un montón.

Y el segundo caso se refiere al famoso escaléxtric de Almassora. De nuevo, un accidente de los varios que se producen al año en el dichoso puente pone en evidencia una incapacidad de gestión pública manifiesta. Nada más y nada menos que dos meses con el tramo utilizado por cientos de vehículos al día cortado dediciendo de quién es competencia la infraestructura, cuando los desperfectos que solucionaban el problema cuesta arreglarlos solo cuatro días. Ya me dirán.

Bueno. Al menos para el próximo accidente ya sabremos quién lo tiene que arreglar. Eso, si dicen la verdad, claro.