Sobre el Autor: José Luis Valencia

Descripción
Director de El Periódico Mediterráneo.

Entradas por José Luis Valencia

0

Desazón universitaria

Querido lector:

Que conste que respeto absolutamente todo tipo de creencias, ideologías, filosofías políticas, opiniones particulares… y por supuesto abogo por la libertad de expresión y de pensamiento, por la pluralidad de las ideas, por todos los derechos y libertades fundamentales y democráticos… pero por estas mismas razones siento un especial, profundo y hastiado rechazo por el éxito de la conferencia de esa especie de autodenominado portavoz friki de la campaña en defensa del régimen dictatorial de Corea del Norte.

Y tengo la gran duda de si la multitud de estudiantes universitarios castellonenses que se ha agolpado para poder tener un hueco en el salón abarrotado de la facultad de Ciencias Jurídicas y Económicas de la Universitat Jaume I de Castellón, donde pronunciaba sus alegatos el citado embajador del régimen dictatorial, lo hacía por conocer con el afán académico crítico que dicta el sentido común la diatriba de consignas habituales de estos sistemas, o lo hacía por coincidir con su perorata panegírica en la defensa de un sistema represivo y antidemocrático, o lo hacía simplemente por la curiosidad y cachondeo que supone asistir a la conferencia de un personaje esperpéntico que ha tenido su momento de polémica e interesada gloria en la televisión que busca la audiencia en las redes sociales.

En verdad, espero que haya sido la primera. O la tercera como mal menor, ya que supondría la mera diversión con un monigote de poca monta previo al día de las paellas. Porque la segunda, ojalá no, indicaría que tenemos a una juventud pasada de rosca, desconocedora de la historia y la realidad política más básica. No sé qué pensarán el profesorado y los gestores universitarios. Pero observar las imágenes del agolpamiento en los pasillos y del abarrotamiento de la sala por parte de los cientos de estudiantes para atender a semejante personaje, produce tristeza intelectual y una desazón que excede cualquier escepticismo. Máxime cuando han sido solo unos pocas decenas de alumnos los asistentes a la protesta comprometida contra el 3+2 de Wert.

0

Deconstrucción de Montoro

Querido lector:

Ayer tuvimos la suerte de departir con Ferran Adrià en las instalaciones de Mediterráneo media tarde. Y por supuesto, charlar con un genio que ha liderado el cambio en la conceptualización de la gastronomía a nivel global, además de ser un placer intelectual impagable, nos invita a referenciar su labor hacia otras distintas parcelas de la vida.

Sobre todo entre los que desempeñamos la apasionante profesión del periodismo que en pocos minutos te obliga a saltar de una detención de una banda de traficantes de heroína al récord de exportaciones de la economía castellonense, o de analizar el destarifo alucinante del Tribunal de Justicia de la Comunitat Valenciana repleto de contradicciones, celos entre los propios jueces y recelos con la fiscalía en casos de corrupción a reflexionar sobre la estrategia de Marcelino en su partido de hoy frente al Salzburgo.

En este contexto, estando con Adrià y pensando en el famoso palabro de la deconstrucción, no sé por qué cruce neuronal me vino a la mente la referencia a Cristóbal Montoro y a su promesa de ayer en el Congreso de los Diputados de reordenar los mecanismos de la financiación autonómica después de las elecciones municipales y autonómicas. Seguramente fue por mi ignorancia gastronómica de asimilar deconstrucción automáticamente con una reconstrucción interesada a la medida que uno desea partiendo de una base objetiva y real.

Y al pensarlo me di cuenta de que no iba demasiado desencaminado. Lo que Montoro prometía ayer, después de años reivindicando desde la Comunitat Valenciana una reforma integral de la financiación autonómica que nos penaliza a los valencianos a ser los últimos de la cola, era una deconstrucción de la financiación autonómica. O lo que es lo mismo, una promesa a su medida con apariencia de realidad, que nadie se puede creer al menos aquí en Castellón o en la Comunitat. Y menos con tan poco tiempo y en plena precampaña de las elecciones generales y catalanas cuando ha sido incapaz de hacerlo con toda una legislatura por delante.

0

Economía sin sector público

Querido lector:

Los empresarios castellonenses han vuelto a reclamar las reivindicaciones pendientes de Castellón que consideran necesarias para hacer que la economía provincial pueda ser igual de competitiva que otras de similares características. Lo hicieron ayer ante el president de la Generalitat, Alberto Fabra, como hace unas semanas le reclamaron al ministro Cristóbal Montoro.

Una parte de las reclamaciones, que hemos sintetizado en diez, son competencia de la administración central y otras de la autonómica. Es decir, corresponden al sector público como actor económico básico en un sistema de economía mixta de mercado, que es el que tenemos en nuestro país y que a todas luces se ha incumplido durante los años de crisis, tanto durante los mandatos de Zapatero como en el de Rajoy.

Estamos acostumbrados, debido a la influencia política de los años del boom económico protagonizado por la construcción y al apesebramiento habitual de la clase empresarial con las administraciones públicas durante ese tiempo, que el papel público en la economía se sintetiza solo en la política de subvenciones o contratas. Sin darnos cuenta que ese modelo, en un porcentaje necesario pero nunca generalizado, no genera empleo de calidad ni economía productiva.

El sector público debe cumplir su función económica de otra forma, de forma estandarizada y sin la perversión descrita. Por un lado, entre otras obligaciones, debe inyectar inversión pública en la economía, especialmente para infraestructuras. Por otro, debe en nuestro país autonómico redistribuir la riqueza de forma equitativa mediante el modelo de financiación autonómica. Y en tercer término, debe concebir marcos legales para que los elementos transversales de la economía (fiscalidad o sistema financiero, por ejemplo) sirvan al progreso.

De estas tres facetas, con Castellón se han incumplido todas. Nuestra economía en la crisis ha funcionado sin apenas sector público. Y eso, consideraciones ideológicas aparte, es una injusticia económica como un templo que debe corregirse.

0

Corriente de afición taurina

Querido lector:

La manifestación en defensa del toro celebrada el pasado domingo en Castellón puso de manifiesto varias cosas. Por un lado, que se trata de una corriente abrumadoramente mayoritaria en nuestra provincia, con diferencia la que mayor número de espectáculos taurinos congrega al cabo del año. En Castellón no es nada fácil movilizar al personal. Y en la mañana del domingo se concentraban alrededor de 10.000 almas llegadas especialmente de las comarcas castellonenses. El trabajo de los organizadores, con apenas tres semanas de preparación, fue extenuante. Pero no hubiera sido tan productivo si tal corriente en favor de toro no existiera. El intento de contramanifestación por parte de antitaurinos dio sobrada muestra de la aplastante diferencia. 20 contra 10.000.

Por otra parte, la manifestación dio a entender también que al menos en la provincia de Castellón, y por el número de espectáculos que tienen lugar también en la de Valencia (y por tanto ya por ende en toda la Comunitat, aunque en Alicante su penetración sea menor), la protección de la tradición del bou al carrer tiene una proactiva y amplia defensa. Fuera de posicionamientos políticos y sea cual sea la vía elegida, esa protección es socialmente demandada por la obviedad del hecho. Se trata de una de las celebraciones festivas más extendidas y comunes existentes en la gran mayoría de municipios valencianos. Una celebración procedente de la tradición secular, de cientos de años, que es apreciada mayoritariamente por la ciudadanía y que tiene derecho a ser protegida para su preservación.

Y en tercer término, la manifestación radiografió las posturas políticas en relación al toro, que tanta controversia producen. Un apoyo incondicional y proactivo del PP, que lo ha adoptado como enseña. Un apoyo más difuso del PSPV, que se posiciona más individualmente que como partido. Una clara e intencionada indefinición de Compromís por el conflicto de intereses que el tema le produce internamente. Y una ideológica oposición frontal de EU y otros colectivos de izquierda.

0

La polarización de la izquierda

Querido lector:

El guión que predijimos hace unos meses se va cumpliendo conforme se acerca la convocatoria electoral de mayo. La tendencia de ruptura del bipartidismo por al auge de partidos minoritarios según reflejan las encuestas sobre intención de voto está produciendo una polarización importante en el espacio demoscópico de los dos grandes partidos, PP, centro derecha, y PSOE, centro izquierda. Pero especialmente acentuado en este último.

Así, en nuestro territorio, a los tradicionales PSPV, Bloc-Compromís y Esquerra Unida, se les ha unido por un lado el nuevo partido Podemos, surgido en las pasadas elecciones europeas con la protesta como único programa, la subyugación al líder como estrategia y con problemas para articularse, y plataformas ciudadanas aparecidas al calor del descontento social causado por la crisis y la desafección política de la ciudadanía de los grandes partidos, que han recogido y unido a grupúsculos minoritarios producidos por la acción de protestas muy sectorializadas junto a formaciones ultraminoritarias sin apenas respaldo electoral. Son el caso de los Guanyem en la Comunitat.

Por tanto, para las elecciones municipales y autonómicas se esclarece ya un panorama político en el centro izquierda, eso sí, solo basado en encuestas, muy polarizado, que castiga a las fuerzas tradicionales como EU y PSPV, y que además ha causado una profunda división interna en EU por sus fallidas integraciones con los dos nuevos actores que parecen haberla deglutido, fuertes y arriesgados cambios de orientación política y de líderes en Compromís en favor de su socio minoritario y un desgaste en el PSPV que hace peligrar su posible liderazgo en pactos postelectorales.

Esta dispersión aguda del voto de la izquierda no lo es tanto en el centro derecha. El PP se mantiene en las encuestas como el partido más votado, UPyD, por el contrario, en vez de subir desciende y aún es pronto para analizar un futurible auge de Ciutadans.

El proceso, por tanto, abierto, pero más definido que antes.

0

Manifestación y fiesta taurina

Querido lector:

Mañana domingo tendrá lugar en Castellón una manifestación/fiesta en defensa de los espectáculos taurinos, especialmente los tradicionales bous al carrer tan populares en nuestra provincia. Todas las expectativas, debido a la intensa campaña que han ido realizando los organizadores entre la afición castellonense, hablan de una asistencia masiva. No sé si será así o no, pero lo cierto es que la provincia está plagada de peñas taurinas, de aficionados al bou y de espectáculos relacionados con el toro por todos los pueblos, comarcas y ciudades, fruto de tradiciones centenarias que se han ido incrementando en las últimas décadas, que no es de extrañar que sea el epicentro escogido para esa exposición de motivos en defensa de la tradición taurina como la de mañana.

Por supuesto que en la provincia, como en el resto del país, hay gente para todo. Hay a quien le gusta el toro en todas sus facetas. Hay a quien le atrae unos espectáculos taurinos y no otros. Hay a quien no le gusta, pero los entiende y respeta. Hay a quien no le gusta y hace proselitismo en contra, etc. etc. Pero con todas las circunstancias que se quieran, hay un hecho objetivo claro. Castellón es la provincia de España que más espectáculos taurinos celebra, sobre todo de calle. Y salvo unas escasísimas excepciones, todos los municipios de la provincia, bien en fiestas patronales o en ocasiones señaladas utilizan los espectáculos taurinos para celebrar la fiesta y atraer a visitantes foráneos. Es más, es costumbre arraigada además las fiestas o capeas para celebraciones particulares. Una actividad que en conjunto genera en Castellón un movimiento económico anual de 35 ó 40 millones de euros.

Es, por tanto, lógico que Castellón sea la primera en capitalizar la movilización. Los que quieren ver politización en el tema, ya han intentado evidenciarlo, fracasando olímpicamente gracias a la voluntad de los organizadores, conocedores de las intoxicaciones habituales, de huir de cualquier sigla. Su lema es que caben todos y no sobra nadie. Pues que así sea.

0

El error de la Ruta de Sabor

Querido lector:

Desde luego no tiene ningún sentido que la marca emblemática con la que la Diputación ha bautizado y ha puesto cara a la línea estratégica establecida por su presidente, Javier Moliner, a principio de legislatura para impulsar, poner en valor, comercializar y propiciar el consumo de los productos propios de Castellón, Ruta de Sabor, no aparezca en los tradicionales mercados centrales de las principales ciudades y municipios de la provincia.

Si a algún lugar se dirige el consumidor castellonense para adquirir productos autóctonos con la máxima confianza es precisamente a los mercados centrales, que se nutren en gran medida de pescado o marisco de nuestras costas, de carne de nuestros ganaderos y explotaciones agropecuarias, de productos de temporada cercanos y originarios de la provincia, frutas, verduras… y todo el elenco sin fin de consumibles alimentarios de calidad contrastada propia de nuestra tierra (aceite, trufa, miel, pan, quesos, dulces…).

No es de recibo que una política de estas características para poner en valor el producto propio no esté presente en los principales escenarios donde se muestra, compra y vende producto de Castellón. Quizá, con un criterio rayano en la ignorancia, el responsable de esta campaña de marca, los haya soslayado precisamente por creer, vaya usted a saber, que no hace falta. Pero obviamente si en algún sitio debe estar en justicia la marca Ruta de Sabor es en estos recintos tradicionales, que se regentan con la máxima profesionalidad, y que por sí mismos representan precisamente la garantía de calidad y excelencia que se busca con la campaña.

No quiero saber siquiera qué diputadillo será. Pero desde luego de márketing de marca mucha idea no parece tener. Dice que a largo plazo habrá, pero más por compromiso que por otra cosa. Aún no ha acabado la legislatura y por tanto tiempo hay de solventar el error mayúsculo. Pero si no, el castellonense seguirá comprando allí, porque sabe que el Sabor de verdad está ahí, aunque no se lo digan. Pero entonces, diputado, la marca, ¿qué valor tendrá?

0

Todas, menos Castellón

Querido lector:

La Justicia, con mayúsculas, es demasiadas veces injusta. Esta contradicción dialéctica mantiene su incoherencia en la práctica. Lo comprobamos todos los días desgraciadamente por dos razones básicas: su aplicación es humana y por tanto está sometida al imperio del error, y su impartición se realiza en base a leyes, códigos o normativas redactadas también por hombres susceptibles de riesgo de equivocación. Dos condiciones que desvirtúan demasiadas veces su valor universal.

A diario conocemos sentencias que nos sorprenden. Unas veces por la suavidad de algunos fallos judiciales. Otras por la dureza de las penas. Unas veces por una desconexión social que nos exacerba. Otras por ordenar estereotipos o comportamientos morales o sociales desde la judicatura que pueden ser susceptibles de debate, oposición o crítica y por tanto no imponibles. Unas veces por incoherentes, otras por anacrónicas. Unas veces por literales con un derecho inactual, otras por no salirse del pensamiento único, no vaya a ser… En definitiva, nos causan sorpresa, indignación o escepticismo, elijan ustedes, por mil y una razones. Razones que no importan porque hay que cumplir (que si no…) aunque sean a todas luces trasnochadas. O incluso provoquen rechazo porque imponen o prohíben usos habituales normalizados que afectan a mucha gente, a una ciudad o a un territorio.

Para mí, este último aspecto es el que refleja el auto conocido ayer de un juzgado de Castellón prohibiendo el consumo de bebidas alcohólicas en la vía pública en la zona de las tascas de Castellón como consecuencia de una denuncia de Castelló Sense Soroll, una asociación integrada por un abogado y dos más, que considera incompatible el cumplimiento de la ley y el descanso vecinal con la actividad de ocio en el popular callejón castellonense.

Con el auto, si no cambia, este juzgado se va a cargar más de 40 años de ocio en el centro de Castellón (que se quiere activar como capital que es). Una actividad, ir de tascas o tapeo, que tienen todas las ciudades de nuestro país. Alucinante.

0

600 millones contra 60 pero…

Querido lector:

El gran favorito es el Barça. Cómo no. Son 600 millones de euros de presupuesto frente a los 60 del Villarreal, si llegan. Y aunque el dinero no lo es todo en la vida, en el fútbol la inmensa mayoría de las veces (siempre hay alguna excepción) sí.

Pero como decía ayer Marcelino, el entrenador cuya trayectoria en el equipo amarillo lleva ya todos los números para superar incluso al ingeniero Pellegrini, que tras el Real Madrid ahora entrena a otro grande europeo, el Manchester City (lo recalco por lo que señalaré más adelante) “los pobres también tenemos ilusión y con ambición podemos tener nuestra oportunidad”.

Este mensaje del entrenador ya casi de los récords del Villarreal, transmite muchas cosas. La primera, por supuesto, que los jugadores capitaneados por Bruno van a jugar un partido práctico, un partido de ida de Copa, la competición menor para el Barça, pero con la mayor de las ilusiones. Porque para el club groguet es la oportunidad más cercana de conseguir ese título tan ansiado para las vitrinas amarillas, que después de más de una década y media desde el ascenso a Primera, se merece con todos los honores.

La segunda acepción del mensaje de Marcelino la interpreto en un plano de oportunidad por igualdad. El último partido de Liga en Barcelona, el Villarreal tuteó al Barça, se lo merendó en varias partes del encuentro y aunque perdió, demostró que es de los pocos equipos que puede ganar a los de Messi. En este sentido, ambos conjuntos tienen una cosa en común. Juegan igual fuera que en casa. El factor cancha les influye poco porque su fútbol es el dominio del balón.

Y en tercer término, Marcelino ha lanzado un mensaje a sus jugadores y a su afición. Favorito el Barça sí. Pero el Villarreal ya ha dejado hace mucho tiempo de ser un equipo revelación como gusta definirlo la clase mediática centralista de Madrid o Barcelona. Es un equipo que siempre ha peleado de tú a tú a los grandes, que ha dado grandes jugadores y entrenadores en su historia reciente y que ahora mismo, los tiene igual o mejores. Suerte.

0

Nueva etapa para el azulejo

Querido lector:

La cerámica de la provincia de Castellón es uno de los pocos sectores industriales españoles que está presente en todos los países del mundo gracias a la apuesta de sus empresarios por acometer la globalización económica, sobre todo desde la década de los años 80. Los consolidados mercados de exportación, fruto de esta trayectoria incesante de varias décadas, junto a la variable del movimiento de capitales también global que ha permitido capitalizaciones extranjeras de empresas cerámicas cuando el sistema financiero español no respondía, han sido entre otros más los factores que han hecho posible que el sector azulejero castellonense no se fuera al traste con la peor crisis de la historia sufrida estos últimos años.

El hundimiento del sector del ladrillo nacional, que ahora comienza a vislumbrar una cierta recuperación en nuestro país aunque aún no en Castellón, y que ha arrastrado a otros sectores auxiliares al abismo, no se llevó consigo al azulejo precisamente por estas razones, amén del músculo de muchos de sus empresarios y del sacrificio de muchos de sus trabajadores que perdieron el empleo en los duros reajustes.

Pero ahora, aunque las coyunturas internacionales son muy difíciles, el azulejo de Castellón comienza a vivir una nueva etapa. A partir de mañana se celebra una de sus principales ferias comerciales, Cevisama, la más cercana y propia, y por los datos facilitados, ya se refleja esta nueva situación. Los retos de la recuperación in extremis de ediciones anteriores, comienzan a dejarse atrás para abordar otros nuevos. Entre ellos, por supuesto y el principal, consolidar e incrementar los mercados internacionales. Pero por fin ya, tras varios años, también se plantea el reto del mercado nacional, fruto de la incipiente recuperación del consumo interno, de la digestión de los estocs interminables de viviendas procedentes del boom que va dando paso poco a poco a la construcción de vivienda nueva y del nuevo reto de la rehabilitación.

El azulejo de Castellón, aún con muchas dificultades, vuelve a mirar el futuro con algo de optimismo.