Sobre el Autor: José Luis Valencia

Descripción
Director de El Periódico Mediterráneo.

Entradas por José Luis Valencia

0

El sonrojo del informe del CES

Querido lector:

La desgracia de esta provincia es que las recomendaciones del Consejo Económico Consultivo de la Comunitat sobre la movilidad en nuestro territorio, un órgano emisor de informes que por lo visto no sigue nadie, ya las sabíamos desde hace tiempo, mucho tiempo. Si consultamos la hemeroteca de Mediterráneo lo podremos comprobar. Existen reivindicaciones sociales en relación a las conexiones por carretera o por ferrocarril de determinadas zonas o comarcas de la provincia desde hace décadas que son las mismas que ahora. El ejemplo del pésimo servicio de Cercanías para conectar el norte con la Plana puede ser el más doliente, pero ya les aseguro que no es el único.

Las conclusiones del CES son tan evidentes que provocan hastío. Pero no me malinterpreten, no es por el informe en sí, claro está, sino por lo que evidencia: una falta de inversión pública en infraestructuras tan leonina como discriminatoria. Tanto en vías de tránsito para todo tipo de tráficos como en servicios públicos de transporte. Y tanto en carreteras o vías ferroviarias competencia de la administración autonómica como de la del Estado.

Si un forastero viera la radiografía de movilidad de nuestra provincia y se leyera el informe de este órgano consultivo, creería que nos encontramos casi en el siglo XIX. Y no les voy a aburrir con todo lo que nos falta, porque ya lo saben.

No obstante, sí quiero resaltar un aspecto que entre otros muchos se expresa en las recomendaciones (insisto que nadie sigue) del CES. Me refiero a la falta de un sistema de transporte público que vertebre adecuadamente la provincia, y especialmente la comarca de la Plana, donde residimos y nos movemos la mayoría de los castellonenses. Y lo hago porque el CES parece que va de coña (y perdonen la expresión) al proponer un TRAM (Transporte Metropolitano) como solución.

Pues claro, claro… Es tan evidente que provoca sonrojo. Pero y ¿quién paga esa inversión, más ahora que no hay un euro para invertir? Me conformaría con un buen servicio de autobuses. Y, amigos, ni eso.

0

Lío territorial con el decreto

Querido lector:

El decreto que permitirá al Consell a partir del viernes coordinar o controlar, según el punto de vista de cada parte, las políticas y presupuestos en Turismo y Deportes de diputaciones y municipios con el fin de evitar dispersión y duplicidades y facilitar la eficiencia de los recursos públicos destinados a estas áreas en toda la Comunitat, está chocando, según se evidenció ayer en la cumbre convocada al efecto, con una realidad tan evidente y tangible como que habitamos una comunidad autónoma invertebrada.

Y así, fuera de posturas partidistas (que como ya les avanzaba ayer las hay y muchas) e intereses económicos o institucionales (que también y bastantes), lo que en realidad subyace en esta polémica entre Generalitat, diputaciones y municipios es una falta de vertebración autonómica que no ha logrado superarse en los 34 años de autonomía. Una falta de vertebración que lleva aparejadas intrínsecamente las pésimas y continuadas experiencias del centralismo valenciano durante estas décadas con la consecuente marginación y discriminación de la periferia. De ahí que no sea en absoluto casual la oposición absoluta, de Castellón y Alicante, territorios histórica y continuadamente marginados por el centralismo autonómico, como tantas veces hemos denunciado en Mediterráneo.

En Alicante, donde se ha debatido este asunto más que en Castellón, se están produciendo graves disensiones incluso en el primer partido en el Consell, el PSPV. El Ayuntamiento de la capital en manos socialistas, por ejemplo, o el mismo aparato del PSPV se han alineado con la Diputación, de gobierno del PP, en la oposición al decreto primando el interés territorial sobre el de partido, según ha ido reflejando profusamente la prensa local estos días.

En Castellón ha sido la Diputación, afectada directamente en el decreto, la que ha iniciado la oposición al mismo. Pero a Mediterráneo ya han llegado voces de clubs deportivos y de organizaciones empresariales alarmados ante la posibilidad de que las ayudas o las líneas de financiación se decidan en Valencia, con lo que eso supone. La experiencia es un grado.

0

El PP provincial no se libra

Querido lector:

Aunque a menor escala el PP castellonense también está viviendo la herencia de los varios casos judiciales relacionados con la corrupción que en forma de gota malaya ha erosionado gravemente su imagen y su respaldo electoral y que ahora de manera agolpada salen de nuevo a la palestra pública para amargura de sus actuales dirigentes y para rubor de muchos castellonenses que habían confiado en los representantes públicos ahora implicados.

Sus casos estaban latentes, siguiendo la lenta marcha de los tiempos de la justicia, eran perfectamente conocidos desde años atrás cuando se detectaron, poseen menos transcendencia o dimensión que los que ahora mismo asolan la propia estructura nacional de este partido, léase Valencia y Madrid y son de características muy diferente, sin conexión entre ellos, a diferencia de lo que ocurre con las tramas aparentemente estructuradas de sus hermanos mayores.

Pero son los casos que públicamente ahora mismo se han agolpado en sus diferentes fases judiciales en la provincia y que sumados a los nacionales, causan desazón en nuestra política casera y erosionan a un PP con sus bases desconcertadas y con sus actuales dirigentes desmarcados. Son los casos del juicio de la depuradora de Borriol que comenzaba ayer y que ha llevado al banquillo a los exalcaldes y exdiputados provinciales Francisco Martínez y Adelino Santamaría; de la petición de procesamiento por parte de la fiscalía en el caso Secopsa de Óscar Clavell, antes alcalde de la Vall y ahora diputado en Madrid, o de la imputación de Juan José Rubert y Ramón Tomás, exalcalde y concejal de Vila-real, respectivamente, en relación al caso Piaf. Tres asuntos de los que aún no podemos saber su desenlace pero que circunscritos en tan breve espacio de tiempo se hacen muy difíciles de gestionar para su organización política. Y eso a pesar de que en su día el presidente del PP provincial, Javier Moliner, tomara medidas de apartamiento político y de sus cargos donde tenía competencia para los más graves. Y es que las herencias… pesan.

0

Los ritmos de los populares

Querido lector:

El ritmo del PP de la Comunitat Valenciana deberá ser diferente al del PP nacional. Así lo debe haber comunicado Isabel Bonig a Cospedal en su reunión de ayer en Madrid para tratar la pretensión del PP valenciano de celebrar un congreso extraordinario con el fin de acelerar una refundación, con cambio de siglas incluida, después del enorme escándalo de corrupción que ha provocado la desaparición del grupo municipal popular en el Ayuntamiento de Valencia, el enfangamiento del PP provincial valenciano tras la imputación de sus principales cuadros con el expresidente provincial Alfonso Rus a la cabeza y el desprestigio absoluto de la exalcaldesa Rita Barberá que ante las presiones propias de su partido y foráneas se está escudando en su aforamiento como senadora.

La presidenta del PP de la Comunitat ha mostrado en la Génova de Rajoy y de la espera tácita de los pactos de Gobierno, la urgencia de una renovación profunda y se ha venido con la promesa parcial de cumplimentar su objetivo. Como era lógico, el PP nacional no ha tragado con lo de cambiar las siglas porque, entre otras cosas, reduciría su marca, ni tampoco con un pronunciamiento claro sobre una fecha próxima para el congreso regional extraordinario aunque sí con el visto bueno para su celebración, que no es poco.

Sus tiempos son diferentes, entre otras cosas, porque el impasse ante la formación de pactos para conformar el Gobierno de España les ha colocado en una burbuja de inmovilidad que lo último que necesita es un terremoto regional que pueda adelantarse a lo que más tarde o más temprano deberá suceder a nivel nacional, independientemente de si Sánchez puede formar gobierno o si Rajoy pudiera tener después opciones o si hay nuevas elecciones. La dirección del PP nacional mira con pánico a Valencia y sabe además que sucederán más cosas.

Isabel Bonig, por tanto, ha logrado su objetivo, aunque parezca que no. Será quien liderará la renovación, ante su militancia ha demostrado esa necesidad y Madrid le ha dado tiempo para prepararlo todo.

0

Más impulso de marca positiva

Querido lector:

Ayer hacía referencia a la imagen positiva que la industria cerámica castellonense ofrece de la Comunitat Valenciana, muy diferente y contrapuesta a la pésima que estamos transmitiendo con la clase política popular valenciana, inmersa en casos de corrupción sin parar.

Y hoy, con voluntad de continuar con la misma intención, me atrevo a destacar tres hechos importantes que también protagoniza la gente de Castellón a la hora de elevar la imagen de esta Comunitat.

En primer término destacar, por continuar con el azulejo, la excelente salud como sector que ha presentado la patronal Ascer como balance del año 2015 con un crecimiento del 6% y un volumen de negocio que supera los 3.000 millones. Todo un ejemplo de reacción económica.

En segundo término, también sobre cerámica, la cohabitación política y la conjunción de intereses que han manifestado los ayuntamientos y la Diputación provincial, con colores políticos diferentes, a la hora de reivindicar y plantear acciones públicas concretas como los planes de rehabilitación a fin de impulsar nuestra industria más potente.

Y en tercer término y de otro sector, destacar la numerosa afluencia de las empresas agroalimentarias castellonenses, la mayoría de ellas exportadoras, a la feria Fruits Logistics de Berlín, la principal feria del sector de Europa y donde la citricultura castellonense representa un valor consolidado.

Son tres ejemplos más protagonizados por castellonenses que elevan el prestigio de la Comunitat Valenciana, tanto fuera como dentro de nuestras fronteras regionales.

Lo remarco porque es importante que también los propios valencianos valoremos lo más positivo de nosotros mismos para contrarrestar los pésimos ejemplos que se reiteran estos días, que dañan nuestra imagen y que continuarán desgraciadamente en los próximos meses con otros casos de corrupción que ya se intuyen (Ciegsa, Feria Valencia…) amén de los juicios de los ya destapados: Gürtel, Nóos, Blasco, Burgal…) que dejarán nuestro nombre por los suelos de nuevo.

0

La cerámica otorga imagen

Querido lector:

De nuevo nos encontramos con la reputación de la Comunitat Valenciana en horas bajas. Más aún en horas paupérrimas, después de los dos escándalos de corrupción que estos días se han destapado protagonizados por el PP de Rus cuando gobernaba la Diputación de esa provincia y por el grupo popular en el Ayuntamiento del cap i casal cuando era la alcaldesa Rita Barberá. Dos casos, que sumados a los de los últimos años (Gurtel, Brugal, Blasco…), han denostado (y aún lo harán en los próximos dos años cuando eclosionen los juicios) la imagen de esta tierra hasta límites insospechados.

De ahí que la alusión del president de la Generalitat, Ximo Puig, ayer en la inauguración de Cevisama a la verdadera imagen de la Comunitat en relación al potente sector industrial del azulejo, sea de lo más acertada. La cerámica, su capacidad económica, su talento innovador, su capacidad de internacionalizacion y su potencial para crear valor añadido, tal y como se refleja en el certamen anual del azulejo, es la luz que debe ocultar las sombras de una corrupción política que los valencianos quieren dejar ya atrás, hartos de la pesadilla y la mala fama que por causa de estos escándalos se ha generalizado.

La feria proyecta otra imagen. La de una industria dinámica, que ha sabido recuperarse de la crisis, que es el cuarto productor mundial de cerámica, que está presente en todos los países del mundo y que ha colaborado notablemente para que en el 2015 la Comunitat sea la región de España que más ha visto crecer su PIB. Es la imagen que debería proyectarse de la Comunitat. Una imagen que se la dota, no lo olvidemos, la provincia de Castellón donde se concentra el 80% nacional de la industria azulejera y auxiliares y donde menos influencia ha tenido esa relación abyecta entre política y empresa de la última década.

Una provincia, además, caracterizada esos años por un olvido sistemático de la inversión pública (iba todo para Valencia y ahora vemos por qué iba allí) y de la inversión en conocimiento e investigación, que ahora reivindicamos.

0

Burriana quiere el Arenal Sound

Querido lector:

La gran mayoría de los vecinos de Burriana quieren que el Festival Arenal Sound siga y continúe con éxito en esta población. Las más de 8.000 entradas adquiridas por los burrianenses de las 32.000 vendidas hasta la fecha, es un número que habla por sí mismo y bien a las claras. Se trata de una cantidad que llevaría a suponer que casi todos los hogares de la localidad han comprado alguna entrada. Y las que aún se venderán.

Esta cifra y la tipología de festival, con público eminentemente joven y adolescente, indica que la práctica totalidad de la juventud de Burriana apoya incondicionalmente el evento, quiere que se celebre y aspira sobre todo a que tenga lugar en la playa, donde se ha celebrado desde que nació. Una circunstancia que le ha añadido un valor añadido tal que lo ha convertido en el festival con más público de los celebrados en toda España y que ha situado la marca Burriana en el plano turístico en el mapa. Es tal así que sin festival Burriana como destino turístico apenas existiría.

Si todas estas reflexiones son ciertas, que creo que sí, dada la evidencia, en su día manifesté que los responsables públicos del municipio tienen un reto en sus manos muy importante, tal vez ahora mismo el más transcendente desde la óptica política de la juventud y desde el punto de vista de la imagen de la ciudad. Y para ello proponía un gran pacto, un consenso de las fuerzas políticas para dar respuesta a la demanda de la ciudadanía.

Desde la responsabilidad del estricto cumplimiento de la legalidad, por supuesto, el Ayuntamiento y la empresa promotora deberían trabajar de forma conjunta, codo con codo, junto a los técnicos municipales para solventar las dificultades técnicas y legales, explorando todas las posibilidades. Sin zancadillas entre unos y otros, sin aprovechamiento político entre los diferentes grupos municipales y con voluntad de llegar al objetivo final, que no es otro que el manifestado públicamente por todos los intervinientes, políticos y promotores: que el festival se celebre. Creo que Burriana no entendería otra cosa.

 

0

Un marrón y una oportunidad

Querido lector:

A la presidenta del PP en la Comunitat, Isabel Bonig, le ha caído un marrón espectacular con el escándalo de corrupción de la trama encabezada por Alfonso Rus y todos sus adláteres en la Diputación de Valencia y su extensión hacia el Ayuntamiento de la capital que cerca ya a la hasta ahora intocable exalcaldesa Rita Barberá. Y vaya marrón.

A Rajoy también, claro. Pero la estrategia del presidente del PP nacional, al igual que hizo con el entramado corrupto Gürtel, el escándalo Blasco, Brugal, Nóos y demás, ya sabemos cuál va a ser. Mirar para otro lado, decir que eso no va con él y aislar de nuevo al PP valenciano estableciendo un cortafuegos sanitario como si fuera la peste, tal cual hizo con Alberto Fabra cuando inició su particular limpieza contra la corrupción de su partido más solo que la una, expulsando a los cargos públicos y a los diputados imputados y estableciendo su famosa línea roja. Una línea roja, por cierto a la que se opusieron brutalmente los ahora detenidos Rus y compañía y los cercados como Barberá, hasta provocar su total aislamiento dentro del PP y en la Generalitat. Ahora podemos sospechar la razón.

Por ello, el marrón de Bonig lo debería convertir en oportunidad. Si de verdad la nueva presidenta del PP valenciano ha entendido los nuevos tiempos políticos que le ha marcado la ciudadanía en las diferentes convocatorias electorales, debe actuar con contundencia, mucha más que la empleada con expulsiones o expedientes disciplinarios, y dar pasos rápidos y agigantados hacia una regeneración en profundidad de su partido, desoyendo los tacticismos del PP nacional y acometiendo con rigor y valentía un cambio creíble.

Todos los casos de corrupción son anteriores a su mandato y se sabía que iban a florecer judicialmente. De ahí que no vale la técnica del avestruz y esperar a que escampe, porque no va a escampar. Por delante tiene varios años. Y para empezar debería pedir perdón a la sociedad valenciana, a sus votantes y no votantes por ese pasado de corrupción sistemática y posteriormente encabezar una regeneración orgánica en profundidad. Solo así podrá obtener credibilidad y confianza.

0

Usó y la Junta agilizan la fiesta

Querido lector:

La preparación de las fiestas de la Magdalena entra en la recta final y la aceleración de la organización de la multitud de actos, recorridos, pirotecnias, carpas, mesones, música, actividades populares, espectáculos infantiles, actos multitudinarios, eventos tradicionales y novedosos… se hace ya palpable en la ciudad. El nombramiento de la concejala Sara Usó como responsable del área tras la dimisión de Carmen Oliver ha abierto un nuevo escenario de agilidad de gestión que está respondiendo a las necesidades que la nueva Junta de Fiestas encabezada por Juanvi Bellido precisaba.

Si hace poco más de un par de semanas estaba casi todo enhebrado pero sin apenas decisiones ejecutivas debido a la aplicación de la nueva estructura del gobierno de las fiestas en la capital y a la acumulación de gestiones por solucionar a causa de la premura de tiempo, a un mes de las adelantadas fiestas ya se puede decir taxativamente que todo va viento en popa. Tendrán lugar los desajustes propios del trabajo a contrarreloj pero la coordinación entre el Patronato de Fiestas y la Junta ha entrado en una dinámica de coordinación que ha impulsado notablemente la garantía de que las fiestas de la Magdalena 2016 serán unas renovadas y buenas fiestas.

Hoy mismo se presenta uno de sus platos fuertes, los conciertos de música, y una de las principales novedades que ha aportado la nueva Junta, el FAMM (Festival de Artes de Magdalena) junto con los recorridos de los principales actos multitudinarios. Hoy también les damos cuenta en Mediterráneo de la IX edición de la Fira del Bou Per la Vila que completa la Feria de la Magdalena en la plaza de toros presentada la pasada semana. El próximo viernes la Junta hará lo propio con otras actividades festeras diversas y así se irá sucediendo hasta el esclat de llum.

Con la música habrá novedades importantes, con el programa que conoceremos en semanas también. Y todo ello, con el más exhaustivo seguimiento informativo, se lo contaremos en Mediterráneo, el periódico de Castellón y como tal, el periódico de las fiestas de Castellón.

0

Penitencia con los Cercanías

Querido lector:

Con un Gobierno en funciones que se dedica a despachar los asuntos ordinarios sin acometer o impulsar proyectos en marcha o nuevas iniciativas, una de las patas inversoras de la economía española, la pública, falla. Si además es desalentador el panorama de la gobernabilidad a corto plazo debido a las dificultades existentes para conformar una mayoría que permita un Gobierno sólido, desde este punto de vista las empresas con contratas públicas en pleno desarrollo de obras se demoran en cumplir plazos, alargan los trabajos y prácticamente paran ante cualquier complicación o sobrecoste que implique una decisión gubernamental… que no va a llegar.

¿Quién lo paga? El ciudadano. Y, ¿cuál es uno de los peores ejemplos ahora mismo? El tramo en obras del corredor mediterráneo y de la alta velocidad entre Valencia y Castellón que está obligando a regular el intenso tráfico ferroviario en esta zona en un periodo de tiempo mucho más largo del previsto y con unas molestias multiplicadas por mil a las inicialmente planificadas.

No es extraño, por tanto, que la consellera de Obras Públicas y Territorio, María José Salvador, diga que el Gobierno está menospreciando a la Comunitat con la permisividad de semejantes afectaciones, molestias y pésimo servicio o que los ciudadanos estén que trinan con unas obras que nunca acaban, que retrasan sus Cercanías cada dos por tres, que el trayecto de 65 kilómetros entre las dos capitales sea como un sorteo de la lotería de paradas, arranques y más paradas, que hacen que duren siempre el doble de lo habitual y que la incomodidad del viaje se vea aumentada a veces hasta límites insospechados por el menor número de trenes en servicio.

Desde el principio se sabía que este es uno de los tramos más complicados, como también se sabía que los plazos previstos y los planes alternativos al tráfico era muy difícil que se cumplieran. Pero lo peor de todo, sin duda, es la ausencia de decisiones y la falta de control de Fomento sobre el problema. Unas circunstancias que para mas inri no tienen solución en el corto plazo.