Sobre el Autor: José Luis Valencia

Descripción
Director de El Periódico Mediterráneo.

Entradas por José Luis Valencia

0

Calatrava no sabe de azulejo

Querido lector:

No debía tardar y no ha tardado la patronal del azulejo en salir al paso de la mala imagen que puede suscitar para la cerámica el hecho de que uno de los arquitectos más internacionales, Santiago Calatrava (y también uno de los más cuestionados por sus polémicos despropósitos) no tenga ni idea de cómo gestionar un recubrimiento cerámico, tal y como han demostrado con los desprendimientos de la cubierta cerámica del Palau de Les Arts de Valencia, que ha obligado a retirar la piel de trencadís del emblemático edificio.

Y Ascer ha sido clara al respecto y en el momento en que toca, los días previos a la celebración de la feria cerámica, Cevisama, donde los productores de azulejo, la mayoría de Castellón, establecen su escaparate. Ascer ha recalcado que el problema no es del material, sino del arquitecto que ha previsto su utilización sobre una superficie, el acero, de forma inadecuada y de unas empresas responsables de su construcción y de su colocación que tampoco lo han hecho como se debería hacer. Tal es así que tanto el arquitecto como las empresas están sufragando los costes de la maleza. Si no, ya les aseguro que no lo harían.

El razonamiento de Ascer, por otra parte, no es gratuito ni es una opinión puramente corporativa en defensa de la cerámica como material de exteriores, que por otra parte se trata de una utilización que por demostrada no necesitaría defensa. Esta afirmación está rotundamente ratificada por la asociación nacional que agrupa a los especialistas en la colocación de revestimientos cerámicos. Proalso, que viene a confirmar la realidad de las cosas. Que la culpa no es del material cerámico sino del acabado durante la ejecución de la obra a causa del mal procedimiento del arquitecto y de las empresas ejecutoras, un mal acabado al que hay que añadir la falta de responsabilidad por la dejadez incomprensible demostrada al tratarse de un edificio emblemático que necesariamente tiene transcendencia en cualquiera de sus facetas.

Queda claro, por tanto, que la cerámica no tiene la culpa de que Calatrava la haya pifiado.

0

El puente del IVA y las fallas

Querido lector:

La relación del ministro Montoro con el president Fabra no es entendible, como tampoco lo es la relación del Gobierno con la Generalitat valenciana.

Si nos circunscribimos a los dos primeros como escenificación de la segunda relación general, que venga Freud y lo explique. Ambos pertenecen al mismo partido y por tanto deberían compartir un modelo de gobernanza similar. Ambos forman parte de gobiernos del PP. Uno preside el gobierno de la Comunitat y el otro administra los euros del gobierno central… y del autonómico, por cierto. Y por tanto, deberían compartir los mismos intereses.

Y sin embargo, parecen de partidos totalmente distintos, incluso de partidos rivales a tenor de las divergencias absolutas en todas las materias que tienen en común. Y ambos parecen, además, de gobiernos enemigos, de los que se ponen trabas en todas sus relaciones institucionales, que no son pocas. Menciono tres: en las aplicaciones de los mecanismos habilitados para el sostenimiento económico de las comunidades autónomas, FLA, pago a proveedores… que nunca son suficientes para la Comunitat Valenciana; en las posturas sobre la cuantificación del déficit público de la Generalitat y sobre todo en las negociaciones para un cambio del modelo de financiación autonómica que minusvalora a la Comunitat. Es decir, en las relaciones más importantes, las económicas pero que conforme pasa el tiempo se extienden incomprensiblemente a las políticas en un triste juego que provocaría chanza si no afectara a cinco millones de valencianos. Y no hablo solo del último desplante del acuerdo/desmentido de Montoro a Fabra en financiación sino de la única interpretación que cabe a la sorpresiva bajada del IVA a las fallas el mismo día en que el ministro enemigo de Fabra, García Margallo hace de mantenedor fallero en Valencia por invitación expresa de la rival Rita Barberá, que lo adelanta en las redes sociales como triunfo propio, puenteando los tres al portavoz del Consell, al que pillaron en la luna de Valencia. Así, president, para qué buscar enemigos fuera,

0

Redefinición de líneas rojas

Querido lector:

La tardanza de la justicia y la convicción de muchas voces internas en el PP de que todas las imputaciones no son iguales y hay que distinguir entre ellas va a obligar a matizar la dura línea roja sobre ética política instituida por el presidente del PPCV, Alberto Fabra, en relación a los criterios para la elaboración de listas electorales y elección de candidatos. Así al menos lo dejó entrever el vicepresidente del Consell y mano derecha de Fabra, José Císcar, el pasado viernes en su comparecencia tras el consejo de gobierno.

El retraso y la lentitud con que opera la justicia valenciana puede provocar que las decisiones sobre imputaciones o desimputaciones en casos judiciales donde están implicados cargos públicos del PP impidan a este partido poder decidir sobre su inclusión o exclusión de las listas con el estricto listón impuesto por Alberto Fabra, al no terminar de dirimir sus veredictos antes de las elecciones municipales y autonómicas, por ejemplo.

Si a esto le sumamos que no es igual, tal y como expresa el mismo PP, una imputación menor o administrativa por una falta o por un asunto de pleito en el desempeño de funciones municipales –como ocurre con algunos alcaldes–, que imputaciones por casos graves de presunta corrupción; y, además, añadimos que esa vara de medir no es tan estricta como la aplicada en otros partidos políticos, tal y como manifiestan variadas voces populares, obtenemos un caldo de cultivo de debate interno que ya ha empezado a provocar la aplicación de distinciones, en función de la gradación de las imputaciones, al menos de cara a la elaboración de listas.

El hecho de que el primero que se ha pronunciado en este sentido de forma oficial haya sido Císcar, además de responder a un descontento evidente dentro del PP y dar respuesta preventiva a una cuestión que se va a plantear con toda seguridad, señala la necesidad de solución urgente de este problema en su circunscripción, Alicante, donde es presidente provincial del PP y donde más casuística de imputaciones conflictivas existe.

0

El copago más injusto

Querido lector:

Cuando una disposición legal estatal como la del copago con la dependencia es injusta y su aplicación, si no se individualiza correctamente aumenta esa injusticia, debería ser obligación de la administración a la que corresponde su puesta en marcha minimizar el impacto como mínimo, compensarlo como poco y oponerse, rebelarse y llegar a la insumisión ante el Gobierno central como postura razonable en defensa de sus administrados más débiles.

La Ley de la Dependencia promulgada en su día en justicia ante las disparidades aplicativas e incluso legales existentes hasta entonces por el anterior gobierno de Zapatero presentó una carencia evidente:la falta de una previsión realista en cuanto a una financiación definida, que se dejó al arbitrio de cada comunidad autónoma. Si a esto le sumamos ahora la agudeza de la crisis económica, la falta de sensibilidad demostrada por el actual gobierno de Rajoy con el asunto y en nuestro caso los graves problemas de recursos públicos que presenta la Generalitat valenciana, obtenemos la situación actual. Un copago injusto, y aunque ayer lo negaba el vicepresidente del Consell, José Ciscar, también un repago que mina las posibilidades de atención de gran parte de los discapacitados de la Comunitat, entre ellos los castellonenses, que ayer se volvieron a manifestar frente al Palau de la Generalitat.

El marrón para la consellera de Bienestar Social Sánchez Zaplana es de aúpa. Pero es en estos casos cuando se demuestra la altura de un político. Y hasta la fecha, con todo el colectivo en armas, no ha llegado al listón. Razón por la cual el deterioro de la imagen del Consell de Alberto Fabra se acrecienta.

No basta con que prometan diálogo si es imposible llegar a acuerdos. Y no basta con que prometan revisiones de errores individualizados o atención personalizada a todos los casos o pedagogía explicativa… cuando el sistema del copago en sí transmite una injusticia con el más débil socialmente inaceptable.

Y no basta con pensar en que las movilizaciones pasarán. Porque creo que no, que no pararán.

0

El parany de nunca acabar

Querido lector:

La polémica con el parany no reviste la gravedad de la política de recortes y copago en dependencia, especialmente con los centros de discapacitados o con la irresponsable carencia de estrategia en políticas de agua en la provincia de Castellón con inversiones en desaladoras inútiles que rayan el despilfarro como ejemplo, pero sí es un problema que incardina directamente con las tradiciones seculares de nuestra tierra, y con el debate sobre si deben superarse, mantenerse o amoldarse conforme a la evolución de valores, que exigen los nuevos tiempos y las nuevas legislaciones.

Por esta razón precisamente, por el hecho de no revestir una gravedad crítica, por la circunstancia concreta de no dar la imagen políticamente correcta de evolucionar al ritmo de los nuevos iconos y valores, y, al mismo tiempo, por el sentimiento de obligado respeto a lo tradicional, los partidos políticos también van variando sus convicciones, sus posturas y sus propuestas al respecto. Eso sí, como partidos políticos que son, nunca sabremos si es a causa de una reflexión interna seria, o a raíz de una pura y simple estrategia electoral interesada.

De esta guisa nos encontramos con que la polémica del parany como consecuencia de las últimas decisiones administrativas, legislativas y judiciales va a convertirse en un tema recurrente de controversia electoral entre partidos. De hecho ya ha comenzado porque aquel pacto unánime en la Diputación provincial entre PP, PSPV y Compromís para su defensa como modalidad de caza lega bien regulada y de apoyo al numeroso colectivo de paranyers de la provincia se ha roto por todas partes. O al menos así lo parece.

Ahora el polémico asunto que, querámoslo o no, puede suponer un cualificado granero de votos, importa, por lo visto, menos. El PP ya no es tan tajante en su defensa vistas las dificultades legales con las que constantemente se estrella. El PSPV ni se posiciona y solo ataca la inoperancia del PP. Y Compromís, en su multifacética amalgama ideológica, se pone de perfil porque sabe que tiene a sus bases divididas. Solo EU mantiene la coherencia de su total oposición. Ya ven.

0

La ocurrencia de Buch

Querido lector:

Me ha hecho gracia el rimbombante anuncio del conseller de Turismo, Máximo Buch, en Fitur de que la Generalitat va a poner en marcha un plan de promoción de festivales musicales este año, con el objetivo de fomentar la llegada de más visitantes a la Comunitat, como una de las principales líneas estratégicas autonómicas en política turística.

Y me la ha hecho por varias razones. La primera, porque, como todo lo que se anuncia últimamente desde el Consell, no va acompañado de presupuesto, y se suele quedar en un mero anuncio publicitario.

La segunda, porque nadie se las cree. Y menos si es en boca de Buch, el conseller del márketing vacío que vende y vende sin producto que ofrecer. Y es que la realidad no deja resquicio. Cuando hablas con los promotores de los principales festivales de estas características, que se celebran en Castellón (Arenal Sound, FIB y Rototom), lo primero que te dicen es que no quieren saber nada de la Generalitat, que las ayudas que dice que otorga la Administración autonómica a estos eventos no las han visto nunca, o sea, que se las adeudan, y, además, no las pueden cobrar, porque no existen más que de boquilla, sin consignación presupuestaria ni contrato alguno. Y por tanto, las que les puedan prometer, ni cuentan con ellas, ni las van a presupuestar para que no les dejen con el culo al aire.

Y tercera, porque son los propios promotores los que se han encargado de gestionar con sus plataformas el número de asistentes a los festivales ante la carencia de promociones públicas (más bien todo lo contrario), por lo que es una auténtica vacuidad y ocurrencia ahora un plan inútil, salvo que se quieran promover nuevos festivales, de lo que Buch, como del dinero que va a acompañar a este plan, no ha dicho nada… porque no sabe nada, claro.

Así que ya saben. Me dejo de reír con la gracia del conseller porque nadie le cree y por tanto nadie se la va a reír. Y me quedo con la realidad, rezando para que el FIB salga bien y no pase nada, para que el Rototom siga (que se lo estaba pensando) y para que el Arenal Sound continúe apostando por Burriana a pesar de los inconvenientes municipales.

0

El turismo que debería ser

Querido lector:

Llega Fitur y llega la hora de reflexionar sobre el turismo en Castellón tras seis años de crisis y tras seis años de señalar a esta industria, poco desarrollada en nuestra provincia a pesar de tener los recursos naturales (clima, playa y montaña que triunfan en otros lares, como un eje fundamental a potenciar para lograr la recuperación con el resultado de una economía más equilibrada y menos dependiente de los sectores tradicionales.

La Feria de Turismo de Madrid que hoy se inaugura no deja de ser un escaparate. Y como tal un reflejo, un termómetro del discurrir del presente año en un contexto más favorable que el anterior. Un 2013 que a nivel nacional ha sido el año de los récords en turistas y en movimiento económico, pero que en Castellón, a pesar de que también ha mejorado, no ha supuesto lo que potencialmente debería suponer.

Me explico. Aunque linealmente el sector turístico provincial ha resistido la crisis y ha sabido superarse, aún no se ha desarrollado ni mucho menos como el sector que más potencial de crecimiento futuro tiene ni como uno de los pilares en el que basar nuestra economía a medio y largo plazo. Bien es cierto que poseemos menos oportunidades que otros destinos con más infraestructuras viarias, con más tradición y con mercados más consolidados, pero también es cierto que no estamos haciendo bien los deberes.

No tenemos aún aeropuerto, no tenemos aún AVE y no tenemos carreteras gratuitas de largo recorrido (autovía completa). No nos hemos podido consolidar como destino internacional y solo somos competitivos para el turismo nacional por precio y sin desestacionalizarnos. Del mismo modo, nuestra oferta hotelera es limitada debido a que el modelo potenciado en la última década, demasiado incardinado en el boom inmobiliario, no lo permitió y tampoco dio resultado. Pero lo más grave es que no aún no tenemos mentalidad turística ni una planificación estratégica, ni la hemos hecho en estos años de crisis.

A pesar de todo será un buen año, aunque aún no el del despegue.

0

Mirar al cielo en el siglo XXI

Querido lector:

La Diputación provincial ha tenido que adelantar el suministro de agua a municipios del interior en ¡¡enero!!. No en verano, no. Sino en pleno invierno, lo que nos da una llamativa idea de lo que puede pasar en la provincia en relacion con la sequía como en los próximos meses no llueva y no se recarguen los acuíferos (nuestra principal fuente de agua) y los pequeños pantanos de la escasa e inacabada red de embalses que poseemos.

Sufrirá nuestra agricultura, sufrirán los endémicos pueblos del interior que no poseen garantía de agua suficiente en años secos, como es el caso de Culla, y podrán sufrir nuestras localidades costeras que esperan incrementar este año, según las previsiones turísticas puestas sobre la mesa con motivo de la feria Fitur, el número de visitantes del 2013.

Es decir, la provincia de Castellón volverá a padecer los efectos de la sequía en pleno siglo XXI simulando siete siglos después a els Pelegrins de les Useres o imitando las múltiples rogativas y romerías de nuestra tradición medieval. Mirando al cielo. Tal cual ha sido la pésima evolución en la gestión del agua y de los recursos hídricos.

Castellón, y sin ánimo de exagerar, porque la realidad lo evidencia, se encuentra ahora mismo como si esos siete siglos no hubieran pasado. Casi a merced del cielo. Un par de pequeños embalses, un pantano a medio acabar (Sitjar), un trasvase del Ebro que esta provincia reivindicaba desde hace más de cien años y que, cuando se planificó, enseguida se derogó y dos desaladoras (en Oropesa y Moncofa) sin terminar después de gastar varios cientos de millones de euros y que una vez las finalicen no podrán producir agua porque de tan cara nadie estará dispuesto a comprarla.

Y eso sí, 600.000 bocas a las que hay que garantizarles el consumo más otras muchas añadidas en verano, una agricultura de regadío que debe racionalizar como pocas el preciado recurso y una industria y un sector servicios a los que hay que suministrar haya o no haya sequía, llueva o no llueva. Castellón, siete siglos después deberá volver a rezar.

0

Convicción en el Villarreal

Querido lector:

El Villarreal tiene hoy la oportunidad de resarcirse de la mala imagen que dio en el partido de vuelta de Copa en el Madrigal frente a la Real Sociedad y demostrar su apuesta clara por conseguir plaza europea para la temporada que viene con ambición y con la convicción de que cree en sus posibilidades.

La Copa se ha demostrado como una competición maldita para los amarillos. Marcelino, confiado, planteó el pasado jueves un partido con un conjunto que de inicio la afición pudo ver que era equivocado, repleto de unas rotaciones que muchos consideraron innecesarias. Sacó un equipo totalmente diferente al que maravilló con el 5-1 unos días antes contra el mismo rival. Era otro Villarreal, sin ideas, sin conjunción entre líneas y sin la tensión que se requiere en cualquier partido de máximo nivel.

Un Villarreal que decepcionó y que perdió no porque los donostiarras jugasen mejor, sino porque entre el pésimo arbitraje del colegiado y el mal juego de los groguets, el equipo amarillo no hizo nada por ganar, como si el partido no fuera con ellos o les estorbase la competición copera.

Ahora ya no hay remedio. De los errores se debe aprender y el Villarreal debe compensar a la afición, una afición satisfecha con su equipo porque ve que hay plantilla, hay entrenador y hay posibilidades de acabar muy alto este año. Una afición poco exigente porque ve partido a partido cómo los resultados demuestran que cuando el Villarreal pierde no lo hace por la superioridad del enemigo, sino por el desacierto propio. Lo que da a pie a una confianza razonable en la actual plantilla y en la forma de juego.

Por estas razones, el Almería no debería ser rival a temer, aunque nunca hay enemigo pequeño. Y el partido de hoy debería mostrar que la eliminación de la Copa solo fue un error y que el Villarreal tiene voluntad de conseguir algo más que la permanencia. Los aficionados se lo creen y hora es de que también lo hagan los jugadores amarillos demostrando una convicción que a veces parece que les falta. H

0

¿Dónde están sus señorías?

Querido lector:

Más de un senador o diputado nacional por la provincia de Castellón se ha llenado la boca, y aún con descaro lo hace, alabándose por sus iniciativas para la protección, regeneración y promoción de la costa castellonense en el Senado o Congreso. Pero fíjense cuál es en verdad la realidad que la práctica totalidad de los alcaldes de los municipios del litoral castellonense, sean del color político que sean, desde Vinarós a Almenara, denuncian con total acritud que el Gobierno no ha hecho nada al respecto ni sus representantes políticos han transmitido ninguna de sus reivindicaciones al respecto. Y eso que son de las fundamentales para sus economías. Ni antes, ni ahora. Más bien al contrario, es tal la dejadez que el litoral castellonense está llegando a un punto de no retorno en la regresión que hará muy difícil su regeneración.

Demostrado está que los representantes políticos nacionales de Castellón no pintan nada. Ni se les conoce acción política hasta ahora, ni se les va a conocer en lo que resta de legislatura, tanto del PP como del PSOE, tal y como informamos en Mediterráneo sintetizando su escasísima actividad hasta ahora.

Un ejemplo especial de hasta dónde llega su inoperancia es el hecho de que el mismo PP provincial ha recomendado a los suyos no aparecer en actos públicos por aquí con el argumento de que restan más que suman y porque de todos es sabido que en la hoja de ruta popular serán amortizados en las próximas elecciones. Y tal cual hará el PSOE, sin duda. Así las cosas, ya me dirán lo que van a hacer de aquí a 2015.

Por lo tanto, deberán ser los propios municipios los que peleen por su territorio, por sus playas y por sus costas. Así lo harán en Fitur, la Feria de Turismo que tiene lugar en Madrid la próxima semana y así lo harán con sus propios medios durante los próximos meses, rezando para que no surjan temporales que les destrocen aún más los deteriorados tramos de costa en los que el Gobierno no invierte y deja a merced de la regresión, a fin de que en verano la industria turística pueda contribuir a sus deterioradas economías.