Sobre el Autor: José Luis Valencia

Descripción
Director de El Periódico Mediterráneo.

Entradas por José Luis Valencia

0

Los juicios políticos

Querido lector:

Los políticos en general, y los que tienen una responsabilidad legislativa o ejecutiva (administración de los dineros públicos) más aún, están expuestos por la misma naturaleza pública de su función al juicio constante de la ciudadanía. Por esta razón que incardina con el origen de su responsabilidad electa, sean de gobierno o de oposicion, se someten al escrutinio social a diario, que tiene su máximo exponente en el debate público, principalmente político ENTRE los diferenres partidos.

No obstante, en la política española debido a la gran cantidad de investigaciones judiciales abiertas por corrupción esta característica política se ha desvirtuado. El político que es investigado por cualquier denuncia, fundamentada o no, nimia o grave, o que es llamado por el juez en calidad de imputado como garantía procesal e incluso aquel que acude a un tribunal en calidad de testigo ya es considerado culpable por el juicio público. Temporalmente primero por sus rivales políticos que aprovechan la debilidad de cualquier defensa en este sentido PARA el rédito político, en segundo lugar por la ciudadanía, harta de tantos casos de corrupción mediatizados o no y en tercer lugar en el tiempo por su propio partido que reacciona como organización aplicando unas líneas rojas de ética política ya previstas pero que por lo general acaban en una estipulación difusa y subjetiva. Ocurre en todos los partidos aunque mucho más numéricamente en el PP en nuestro entorno (casos Gurtel, Brugal, Cooperación…) principalmente por la larga permanencia en el poder, circunstancia que se ha convertido en alto riesgo de corrupción.

Pero ¿qué pasa CUANDO el sujeto al que se ha culpabilizado es desimputado? ¿Se le restituyen su honor y reputación mancillados durante el juicio público y el debate político que ha generado su caso?

Políticamente, como vemos hoy por las reacciones políticas a la desimputación de Alfonso Bataller PERO que mañana puede ser de cualquier otro partido, no. Socialmente es una incógnita. Las urnas suelen ser la única referencia objetiva.

0

Nueva prueba ante Montoro

Querido lector:

Que la Comunitat Valenciana presente una balanza fiscal negativa de más de 2.000 millones de euros no es nada nuevo. Significa que la relación entre lo que pagan los ciudadanos valencianos al ESTADO y lo que reciben en forma de gasto o inversión en sus territorios es absolutamente desfavorable para la Comunitat. Es decir, lisa y llanamente, los valencianos pagamos 2.000 millones de euros más al Estado de lo que recibimos.

Y eso viene ocurriendo desde que se instauró el modelo de financiacón autonómica actual que penaliza gravemente a la Comunitat Valenciana frente a otras autonomías que presentan saldos escandalosamente positivos (más de 7.000 millones a FAVOR en Andalucía o 4.000 millones en Canarias o Castilla y León). La financiación estatal (aquella que debe sufragar los costes de las competencias autonómicas de Educación, Sanidad, etc.) no es la única vía de ingresos de una autonomía, pero sí debería ser la principal fuente compensatoria de desequilibrio de las cuentas territoriales. Y por lo que vemos, con la Comunitat, no solo no ha sido así, sino que ha servido para empeorar su situación económica. Desde una óptica de acumulación supone una infrafinanciación constante y continua, año tras año, que obliga a acudir a deuda a la Generalitat y por consiguiente a más gasto por intereses lo que inexorablemente incrementa el déficit y hace imposible cualquier equilibrio por muchos recortes o ajustes que se hagan. Nunca llegarán.

Este estudio encargado por el Ministerio de Hacienda evidencia lo que se lleva denunciando DESDE la Comunitat ante el Gobierno central desde hace años y que el propio Montoro a cajas destempladas quiere evitar: la necesidad de un nuevo modelo que corrija unos desequilibrios autonómicos que con la crisis ya no son los mismos que antes. La Comunitat Valenciana ya ha sido muy generosa en su solidaridad territorial, hasta el punto de recibir bastante menos que los demás. Es urgente corregir esta situación por justicia, pero también por necesidad perentoria.

0

El político se debe mojar

Querido lector:

A uno le pueden gustar los toros o no. O ciertos tipos de manifestaciones taurinas y no otras. O ninguna. O sencillamente aborrecerlas.

Tampoco es necesario que por ser o por vivir en un lugar concreto deba gustarle a uno las tradiciones de ese lugar. PUEDE disfrutar de ellas o sentirlas como propias; puede compartirlas, puede soportarlas o puede dejarlas de lado absolutamente y pasar de ellas.

Lo que estarán de acuerdo conmigo es que a nadie se le puede coartar su libertad individual de elección, ni obligarle a una cosa u otra. Ni a uno que aborrece los toros se le puede obligar a que le gusten, ni a otro que no le gusten unas tradiciones se le puede obligar a que las defienda o participe de ellas.

Y si estos axiomas de sentido común democrático valen PARA unos, también deben valer para otros. Es decir, si a uno le gustan los festejos de bous al carrer nadie le debe obligar a que no sea así. Y si a uno le gustan las tradiciones centenarias de su pueblo tampoco nadie tiene derecho a suprimírselas.

Esto en todos los órdenes de la vida se le llama respeto a la libertad individual de cada uno, que es lo mínimo que se pide para una convicencia normalizada, que debe estar regulada DESDE la razón en base a unos mínimos básicos y desde la voluntad mayoritaria. Para ello, hay que exigir a los que elegimos para que establezcan las leyes y normas que nos permiten esa convivencia un mínimo también de compromiso con sus postulados y una posición clara y coherente en relación a los debates sociales que se suscitan.

Lo que no puede permitirse a un político es que huya o evite los problemas por la causa que sea. Si no los afronta que deje la política y se dedique a otra cosa. Por eso, que haya partidos que no se posicionen en relación a la mayor tradición festiva común de la provincia de Castellón (los bous al carrer existentes en 134 de los 135 municipios), es vergonzoso. Si se está a favor, que se diga. Si no gusta pero se respeta, TAMBIÉN. Si se está en contra, lo mismo. Pero un criterio y una posición se debe tener.

0

Chapuza administrativa

Querido lector:

La jubilación forzosa del PERSONAL sanitario a los 65 años desde sus primeros debates hace ya varios años en Cataluña ha sido un tema polémico y judicializado allí donde se ha planteado. Y la orden de la Conselleria de Sanidad de la Comunitat Valenciana que ha regulado esta medida aquí no podía ser menos.

Ayer se conocía que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat estimaba el recurso del sindicato CSIF contra la disposición autonómica valenciana declarando la nulidad de la citada orden que, inmediatamente (salvo recurso), permitirá CONTINUAR en activo a quienes lo deseen una vez cumplidos los 65 años y obligará a readmitir al personal afectado y a abonarle los salarios dejados de percibir desde el día de su jubilación forzosa.

Pero la cuestión a la que quiero llevar la reflexión de estas líneas no TIENE que ver con el fondo de la medida, en la que el tribunal parece no entrar y que podría regularse en un futuro. Lo que quiero señalar es la incompetencia manifiesta de los servicios jurídicos y administrativos de la Conselleria de Sanidad que es en realidad lo que evidencia la sentencia, una incompetencia que ha costado dinero al erario público, que el problema sin resolver, si es que se tiene que resolver, y no pocos problemas personales.

Primero porque el TSJ le recrimina la omisión del informe preceptivo del Consell Jurídic Consultiu, base por la cual ha fallado en su contra. Segundo, porque le advierte de que la falta de ese informe es fruto de una tramitación acelerada y por tanto deficiente. Tercero, porque el TSJCV considera que dado que la regulación de la jubilación afecta directamente a los derechos del personal, es conveniente su regulación mediante “norma de mayor rango que una orden de Conselleria”. Es decir, por fallar han fallado HASTA en la figura administrativa conveniente, que el mismo tribunal califica de inadecuada. Cuarta, porque ha faltado la negociación colectiva que la sentencia señala que debió llevarse a cabo en la Mesa de negociación y no se hizo. Y por último, porque la orden contravenía un artículo del Estatuto marco del personal estatutario. Una chapuza administrativa.

0

La cruzada de Fabra

Querido lector:

No lo podía hacer de golpe porque hubiera supuesto una auténtica revolución en su propio partido y un suicidio político aplicarla nada más hacerse cargo del gobierno de la Generalitat y del mando del PP regional. Pero erre que erre, Alberto Fabra, en una cruzada contra todo pronóstico, estableció en su día una línea roja contra la corrupción y sorprendiendo a propios y a extraños la ha mantenido sostenida a rajatabla conforme han ido aflorando los CASOS JUDICIALES que han implicado día sí, día también, a gran parte del entramado de la administración que ha heredado de su antecesor, Francisco Camps… que vaya herencia política y económica.

No le ha temblado el pulso. A todo cargo público dependiente de su competencia supuestamente implicado en casos de corrupción lo ha apartado ipso facto sorprendiendo y malhumorando a la burocracia y la jet set popular instalada cuan mafia marbellí en el Cap i Casal, a todo su sostén mediático conservador e incluso al contemporizador y al opositor, que no saben ya cómo abordarlo. Ha rebotado a todo el entramado alicantino, que tela marinera lo que huele por allí y lo ha ejemplificado en Castellón para que sigan la línea sin salirse ni un ápice. Ha superado las líneas éticas de su propio partido a nivel nacional dejando en evidencia al propio Rajoy con su particular estigma Bárcenas, por mucho que los Floriano y cía anden AHORA estableciendo nuevos parámetros procesales. Y finalmente ha desarmado estrategias de la oposición (PSPV, Compromís y EU) que no ha sido capaz de llegar tan lejos en medidas anticorrupción en sus propias filas y a los que solo ha dejado margen de crítica en el terreno de los diputados, propietarios de sus actas, sobre los que no tiene potestad pero que de una decena inicial ya solo quedan tres, y sobre Cotino, aún no imputado pero que todo llegará.

Tras tres años así de limpieza de la basura de Camps, la preguntas son obvias. La línea Fabra es propia, no hay duda, PERO ¿sus propias huestes y sus terminales van a aceptar la regeneración? ¿Y va a ser suficiente para calar en la ciudadanía?

0

Papá, debo ser funcionario

Querido lector:

Si hacemos una radiografía a futuro de la formación universitaria, en Castellón mayoritariamente estamos formando futuros funcionarios. Es decir, las titulaciones más demandadas por los estudiantes castellonenses con bastante diferencia sobre las demás son Medicina, Enfermería, MAESTRO DE EDUCACIÓN Primaria y Maestro en Educación Infantil. Dos de las ramas básicas, Sanidad y Educación, del denominado estado de bienestar que mayoritaria y principalmente están integradas y forman parte de los servicios de la administración pública.

Los DATOS no son diferentes a los de las otras provincias valencianas, que coinciden además en que por sexos son las mujeres las que mayoritariamente demandan los estudios superiores mencionados cuyo destino final es la administración.

En un segundo escalón tenemos las tradicionales y clásicas titulaciones comodín, con múltiples salidas laborales, ENTRE ellas también la administración pública, de Derecho y Administración y Dirección de Empresas y la más novedosa Criminología y Seguridad.

Y en un tercer apartado, ya el resto de las 31 titulaciones que oferta la UJI cuyos destinos profesionales vienen repartidos según su especificidad, entre las que TAMBIÉN hay incluidas varias cuya vocación final es también la administración.

Esta radiografía nos debería hacer pensar en varias direcciones. Por un lado, si es conveniente que la universidad castellonense por su elenco de titulaciones predetermine tan directamente el destino de sus estudiantes. E inevitablemente preguntarse si este abanico de oferta es acorde a las necesidades del futuro mercado profesional y LABORAL de Castellón y su entorno, que es donde ejercerán estos profesionales.

Por otra parte, cabría reflexionar sobre la aparente escasa potenciación del emprendimiento que implica esta oferta universitaria, teniendo en CUENTA variables como el tamaño de nuestra universidad que no hacen posible una oferta más diversificada, pero que aún así tampoco parece acorde con las necesidades de la economía castellonense.

0

El ave fénix del FIB 2014

Querido lector:

Han pasado 20 años desde que el velódromo de Benicàssim acogiera la novicia idea de celebrar un festival indie, de música independiente. Por aquel entonces nadie nos imaginábamos cómo iba a evolucionar. Ni siquiera si iba a evolucionar. Pero lo hizo y vaya que lo hizo. Aquel festival casi casero se convirtió después en el festival de referencia en España y en uno de los principales de Europa. Y acabó por traer a tierras castellonenses a cientos de miles de jóvenes británicos, movilizar a una industria turística benicense anquilosada en el turismo familiar, crear en Castellón y en España la cultura de los festivales masivos de verano y establecer elSELLO propio del estilo fiber en nuestra provincia, en nuestro país y en gran parte de Europa. Benicàssim se hizo por fin internacional y Castellón se instaló en el mapa tras dos décadas intensas.

El festival progresó, creció hasta límites impensables, se globalizó con estrellas mundiales… y tras evolucionar casi se nos muere. Por mil causas pero un solo causante. En 2013 estuvo a punto de desaparecer y quedó malherido… pero no muerto. Tras una operación inteligente, el promotor británico Melvin Benn se hace con él y en breves meses lo pone al día y programa un FIB casi iniciático, con las estrellas justas y con mucha gran promesa que pegará pronto en el mercado internacional, buscando el origen y casi volviendo a empezar. Eso sí, con un bagaje de valor de marca incontestable, con economía planificada, con un buen conocimiento del público y la música de las Islas, con el apoyo de un Ayuntamiento inteligente que directamente con la alcaldesa Susana Marqués al frente ha hecho las cosas que nunca se hicieron en su día en poco tiempo en materia de terrenos y de incardinación del festival con el empresariado benicense y con la franqueza de un promotor que reconoce la herida pero también el remedio para su renacimiento y viabilidad.

Hay mucha competencia, pero la medicina parece que se ha empleado a tiempo en su nicho de mercado. Para Benicàssim y Castellón es una buena noticia. El FIB vuelve.

0

Climent contra Climent… ya

Querido lector:

Cuando el candidato a rector Vicent Climent expuso su propuesta electoral ya expresé en este mismo espacio que su principal escollo a la hora de lograr plasmar su programa de gobierno iba a ser él mismo. No por voluntad propia sino porque le venía encima otro escenario muy distinto al que debía adaptarse irremediablemente.

Indiqué que la situación financiera de las universidades públicas ha cambiado por los ajustes en la gran pata de su financiación, la parte del león que sufraga la administración autonómica, que supone más de dos tercios del presupuesto universitario y que, por tanto, la edad de oro de la Jaume I se acababa.

Vienen nuevos tiempos obligados por la crisis y la gobernanza debe adaptarse a esta nueva situación. Los ingresos públicos disminuyen, los ingresos privados (convenios con empresas, contratos de investigación…) también, los remanentes de la época de bonanza se acaban y los ajustes realizados o el incremento de las tasas universitarias no son suficientes para poder equilibrar unas cuentas con la estructura actual.

Es decir, lo que ha pasado en la empresa privada durante los últimos siete años de crisis y lo que está pasando en las administraciones públicas (Generalitat o ayuntamientos) no podía ser ajeno a la UJI que deberá pasarlo en el futuro inmediato. Que lo está empezando a pasar en realidad ya.

Y lo deberá hacer por las dos únicas vías existentes. La vía de los ingresos y la vía de los gastos. Si la primera no acompaña suficientemente (los ingresos públicos no tienen ningún viso de aumentar después de reducirse la aportación de la Generalitat un 18% en los últimos cuatro años y además con impagos), la segunda, la más cruel, será la que el ya rector Climent deberá abordar… contra la propia voluntad de Climent.

De ahí su anunciada intención de buscar ingresos privados que compensen los déficits previstos como sea. Un aspecto que en otros sistemas de competencia privada, como el norteamericano es funcionamiento habitual, pero que aquí, de sistema público, no. Suerte.

0

Problemas de las primarias

Querido lector:

La fiebre de celebrar primarias para elegir a los candidatos se va extendiendo a la mayoría de partidos en aras de una profundización de la democracia interna y en un impulso hacia la transparencia demandado por la ciudadanía en unos tiempos complicados para la clase política.

Sin embargo, estos ejercicios también conllevan complicaciones para los partidos que los van a poner en práctica por primera vez y para los que, como el PSPV, estudian su extensión a nuevos ámbitos políticos como los municipales en función de parámetros poblacionales.

Quizá el proceso que más incertidumbre está creando hoy por hoy en nuestro entorno, la provincia de Castellón y la Comunitat, es el de Compromís. Una coalición integrada por un partido mayoritario de corte nacionalista y de centro, el Bloc, y otros minoritarios como Iniciativa, muy lejano ideológicamente del primero, con apenas peso orgánico en la coalición pero que sin embargo está ganando la batalla de los candidatos y forzando una situación en ciertos casos compleja.

Y pongo dos ejemplos claros. El primero, en relación a la presidencia de la Comunitat la candidata más popular y la que parece que tiene más oportunidad de salir elegida es Mònica Oltra de Iniciativa, tanto entre la militancia de su partido como en la del Bloc por encima del candidato tradicional del partido nacionalista, Enric Morera, que está en estado de duermevela político constante desde que la coalición decidió celebrar primarias, deshojando la margarita de si se presenta o no y viendo a Oltra subir como la espuma a cada acción populista que realiza la diputada.

Y el segundo, en la provincia de Castellón Compromís está viviendo la dicotomía casi kafkiana de que mientras los principales líderes del Bloc (Nomdedéu, Pañella o el único alcalde en plaza, Remolar) prefieren a Morera, las bases arrastradas por el efecto Podemos prefieren claramente a Oltra, cuyo partido hoy por hoy en la provincia no tiene apenas representantes públicos ni militancia reseñable y poco que ver con los preceptos tradicionales del Bloc.

0

Montoro y la casualidad

Querido lector:

A los que nos toca lidiar con la política a diario sabemos que las casualidades rara vez se producen. En política todo tiene su causa y su consecuencia, sea más claro o más enmarañado el asunto que se dirime. De ahí que la investigación anunciada ahora por la UE sobre la posible manipulación de las estadísticas por parte de la Generalitat valenciana sobre los datos que sirven para configurar el déficit de la Comunitat cuando en 2012 se hizo público y notorio por la misma Generalitat, por el Ministerio de Hacienda español y por la propia Sindicatura de Comptes la existencia y el afloramiento de facturas en el cajón referidas a Sanidad del periodo 2008 a 2011 de la etapa de Camps para introducirlas en los mecanismos de pago habilitados por el Gobierno (FLA y Pago a Proveedores), no debe ser casualidad.

No debe ser casualidad porque una investigación sobre una acción contable que la propia Generalitat valenciana a cargo de Alberto Fabra hizo pública en el 2012 con la anuencia del Gobierno de España para poner en orden la contabilidad de la autonomía valenciana en aras de la transparencia exigida por Europa cuando envió a los famosos hombres de negro para analizar la conveniencia o no de un rescate de España (tal cual se hizo con Grecia, Irlanda o Portugal) se ha vendido ahora como si fuera un falseamiento, un engaño o una estafa.

Y no es casualidad (más bien al contrario) que ocurra precisamente cuando la Generalitat ha radicalizado su discurso por la insostenible situación a la que obliga la pésima financiación autonómica y cuando todos las organizaciones empresariales de la Comunitat se han levantado en armas contra la desidia y la discriminación de la política económica de Montoro y Rajoy.

Como tampoco es casualidad que el ministro de Hacienda se desmarque como lo ha hecho en un asunto sobre el que tiene plena responsabilidad al ser copartícipe de la decisión de planificar los mecanismos para que afloraran, se contabilizaran en el déficit y se pagaran esas facturas de la etapa Camps.