El sonrojo del informe del CES

Querido lector:

La desgracia de esta provincia es que las recomendaciones del Consejo Económico Consultivo de la Comunitat sobre la movilidad en nuestro territorio, un órgano emisor de informes que por lo visto no sigue nadie, ya las sabíamos desde hace tiempo, mucho tiempo. Si consultamos la hemeroteca de Mediterráneo lo podremos comprobar. Existen reivindicaciones sociales en relación a las conexiones por carretera o por ferrocarril de determinadas zonas o comarcas de la provincia desde hace décadas que son las mismas que ahora. El ejemplo del pésimo servicio de Cercanías para conectar el norte con la Plana puede ser el más doliente, pero ya les aseguro que no es el único.

Las conclusiones del CES son tan evidentes que provocan hastío. Pero no me malinterpreten, no es por el informe en sí, claro está, sino por lo que evidencia: una falta de inversión pública en infraestructuras tan leonina como discriminatoria. Tanto en vías de tránsito para todo tipo de tráficos como en servicios públicos de transporte. Y tanto en carreteras o vías ferroviarias competencia de la administración autonómica como de la del Estado.

Si un forastero viera la radiografía de movilidad de nuestra provincia y se leyera el informe de este órgano consultivo, creería que nos encontramos casi en el siglo XIX. Y no les voy a aburrir con todo lo que nos falta, porque ya lo saben.

No obstante, sí quiero resaltar un aspecto que entre otros muchos se expresa en las recomendaciones (insisto que nadie sigue) del CES. Me refiero a la falta de un sistema de transporte público que vertebre adecuadamente la provincia, y especialmente la comarca de la Plana, donde residimos y nos movemos la mayoría de los castellonenses. Y lo hago porque el CES parece que va de coña (y perdonen la expresión) al proponer un TRAM (Transporte Metropolitano) como solución.

Pues claro, claro… Es tan evidente que provoca sonrojo. Pero y ¿quién paga esa inversión, más ahora que no hay un euro para invertir? Me conformaría con un buen servicio de autobuses. Y, amigos, ni eso.

Sobre José Luis Valencia

Director de El Periódico Mediterráneo.