Los ritmos de los populares

Querido lector:

El ritmo del PP de la Comunitat Valenciana deberá ser diferente al del PP nacional. Así lo debe haber comunicado Isabel Bonig a Cospedal en su reunión de ayer en Madrid para tratar la pretensión del PP valenciano de celebrar un congreso extraordinario con el fin de acelerar una refundación, con cambio de siglas incluida, después del enorme escándalo de corrupción que ha provocado la desaparición del grupo municipal popular en el Ayuntamiento de Valencia, el enfangamiento del PP provincial valenciano tras la imputación de sus principales cuadros con el expresidente provincial Alfonso Rus a la cabeza y el desprestigio absoluto de la exalcaldesa Rita Barberá que ante las presiones propias de su partido y foráneas se está escudando en su aforamiento como senadora.

La presidenta del PP de la Comunitat ha mostrado en la Génova de Rajoy y de la espera tácita de los pactos de Gobierno, la urgencia de una renovación profunda y se ha venido con la promesa parcial de cumplimentar su objetivo. Como era lógico, el PP nacional no ha tragado con lo de cambiar las siglas porque, entre otras cosas, reduciría su marca, ni tampoco con un pronunciamiento claro sobre una fecha próxima para el congreso regional extraordinario aunque sí con el visto bueno para su celebración, que no es poco.

Sus tiempos son diferentes, entre otras cosas, porque el impasse ante la formación de pactos para conformar el Gobierno de España les ha colocado en una burbuja de inmovilidad que lo último que necesita es un terremoto regional que pueda adelantarse a lo que más tarde o más temprano deberá suceder a nivel nacional, independientemente de si Sánchez puede formar gobierno o si Rajoy pudiera tener después opciones o si hay nuevas elecciones. La dirección del PP nacional mira con pánico a Valencia y sabe además que sucederán más cosas.

Isabel Bonig, por tanto, ha logrado su objetivo, aunque parezca que no. Será quien liderará la renovación, ante su militancia ha demostrado esa necesidad y Madrid le ha dado tiempo para prepararlo todo.

Sobre José Luis Valencia

Director de El Periódico Mediterráneo.