Un marrón y una oportunidad

Querido lector:

A la presidenta del PP en la Comunitat, Isabel Bonig, le ha caído un marrón espectacular con el escándalo de corrupción de la trama encabezada por Alfonso Rus y todos sus adláteres en la Diputación de Valencia y su extensión hacia el Ayuntamiento de la capital que cerca ya a la hasta ahora intocable exalcaldesa Rita Barberá. Y vaya marrón.

A Rajoy también, claro. Pero la estrategia del presidente del PP nacional, al igual que hizo con el entramado corrupto Gürtel, el escándalo Blasco, Brugal, Nóos y demás, ya sabemos cuál va a ser. Mirar para otro lado, decir que eso no va con él y aislar de nuevo al PP valenciano estableciendo un cortafuegos sanitario como si fuera la peste, tal cual hizo con Alberto Fabra cuando inició su particular limpieza contra la corrupción de su partido más solo que la una, expulsando a los cargos públicos y a los diputados imputados y estableciendo su famosa línea roja. Una línea roja, por cierto a la que se opusieron brutalmente los ahora detenidos Rus y compañía y los cercados como Barberá, hasta provocar su total aislamiento dentro del PP y en la Generalitat. Ahora podemos sospechar la razón.

Por ello, el marrón de Bonig lo debería convertir en oportunidad. Si de verdad la nueva presidenta del PP valenciano ha entendido los nuevos tiempos políticos que le ha marcado la ciudadanía en las diferentes convocatorias electorales, debe actuar con contundencia, mucha más que la empleada con expulsiones o expedientes disciplinarios, y dar pasos rápidos y agigantados hacia una regeneración en profundidad de su partido, desoyendo los tacticismos del PP nacional y acometiendo con rigor y valentía un cambio creíble.

Todos los casos de corrupción son anteriores a su mandato y se sabía que iban a florecer judicialmente. De ahí que no vale la técnica del avestruz y esperar a que escampe, porque no va a escampar. Por delante tiene varios años. Y para empezar debería pedir perdón a la sociedad valenciana, a sus votantes y no votantes por ese pasado de corrupción sistemática y posteriormente encabezar una regeneración orgánica en profundidad. Solo así podrá obtener credibilidad y confianza.

Sobre José Luis Valencia

Director de El Periódico Mediterráneo.