El aeropuerto, más cerca

Querido lector:

Hasta hace tan solo unas semanas el empresariado turístico de Castellón dudaba de la posibilidad de que el aeropuerto más denostado de la historia de este país pudiera abrir su pista para que volaran aviones.

Pero después de tan solo unas semanas, tras la sentencia judicial que resolvía el conflicto entre la sociedad pública promotora del aeropuerto y la concesionaria, fijando el precio del coste de la infraestructura que debe pagar la Generalitat, y tras el proceso administrativo abierto por Aerocas para la externalización de la explotación del aeropuerto, por el cual un operador privado se hará cargo de la gestión de las instalaciones con la obligatoriedad de ponerlo en marcha en el primer semestre de 2014, la opinión del sector turístico castellonense está cambiando, ha cambiado definitivamente.

Y no es cuestión baladí. Este sector, integrado por empresarios hoteleros, complejos vacacionales, agencias de viajes, patronatos de turismo, asociaciones empresariales de hostelería, cámpings, restauración… ha reivindicado durante más de una década la necesidad de un aeropuerto para potenciar el turismo internacional en Castellón. Un aeropuerto a la medida de la provincia, flexible en su uso, de bajo coste operativo y destinado principalmente a vuelos turísticos que permitan alcanzar destinos comerciales ahora imposibles y que permitan desestacionalizar progresivamente esta industria para hacerla posible todo el año, al tiempo que abra la posibilidad, ahora prácticamente cerrada, de la llegada de inversiones tras la puesta en valor del territorio que el aeropuerto aporta.

Porque el aeropuerto de Castellón no es el de Huesca o el de Ciudad Real. El objetivo del aeropuerto de Castellón es el turismo en su más amplio concepto. Y esta consideración clave es la que siempre ha entendido el sector turístico castellonense, desde Benicàssim a Peñíscola, aunque debido a la denostada fama del aeropuerto lo expresaran con la boca pequeña imbuidos por la sorna nacional.

Sin embargo, ahora ya lo hacen menos y ven el objetivo más cerca.

Sobre José Luis Valencia

Director de El Periódico Mediterráneo.