0

El sueño americano de Súper Mario, y más apoyo al ‘oro verde’ del Amics

Nunca olvidaré, y mañana tengo guardado un mensaje de recuerdo para él, el rebote que cogí cuando un amigo de la profesión se me burló diciéndome que un equipo con dos laterales como los del Villarreal estaba destinado a ser una ruina. Sus nombres eran Mario Gaspar y Jaume Costa. De Mario he escuchado un sinfín de barbaridades en estos años. Hoy todos elogian a Súper Mario, como le bautizamos en Mediterráneo por sus portentosas facultades. Jaume es otro de los pilares del Submarino y un jugador racial y honesto como pocos.

El Villarreal le fichó en 2007, junto a 15 o 16 jugadores más de la cantera del Albacete, por una cifra para el pack que rondaba los 1,8 millones. De aquella hornada, Mario era uno de los que casi iban de relleno dentro de un grupo que había ganado la Copa de juveniles con el Alba y al que él no pertenecía.

A Mario le empecé a conocer personalmente en una larga entrevista, posiblemente la primera de esa índole que concedió, en la redacción de Mediterráneo. Era casi un desconocido. Nos costó muchísimo sacarle las palabras, pero nuestro esfuezo obtuvo el premio de concluir la cita descubriendo a un chico despierto y con las ideas claras. Fue una agradable experiencia. De Mario he oído decir de todo, desde que era un tronco que no sabía centrar ni desdoblarse en ataque, hasta que técnicamente era una ruina. Muchos de ellos hoy le alaban y se han rendido a sus pies. El año pasado fue el tercer jugador de campo de la Liga que más minutos jugó. El Tata Martino, actual seleccionador de Argentina, lo recomendó como fichaje para el FC Barcelona hace dos años. Tiene contrato hasta 2019.

Como todos los chicos de su edad, tuvo una etapa confusa, como le ha pasado a otros futbolistas. Pero pronto le dio la vuelta a la situación. Con Marcelino no empezó como titular. Su primer gran cambio fue perder tres o cuatro kilos de peso. Y a partir de ahí, una progesión espectacular. Es uno de los grandes baluartes dentro y fuera del campo. Lejos del césped por su positivismo y su calidad humana. Dentro ya lo ven ustedes… Ni Ronaldo ni Neymar ni Bale ni Messi han logrado que le temblaran las piernas, ni tampoco superarle en velocidad o potencia. Le he visto marcar goles de crack y la fortuna le ha privado de algunos más. Mario es uno de los mejores de Europa en su puesto. Ataca y defiende bien. No es un lateral al uso de los que aparecen por fuera y destaca más por sus irrupciones al área rival por dentro. ¿Recuerdan aquello de que cualquier ciudadano americano puede llegar a ser presidente de Estados Unidos? Sí, el sueño americano de Mario en versión futbolista… hoy será internacional. Disfrutaré viéndole con la Roja.. Hoy… y muchos más días.

EL ORO VERDE DEL AMICS. Ayer el Amics se cargó al millonario filial del Barcelona de basket, que con un par de jugadores supera el presupuesto del club que preside Luis García. Nunca un eslogan será tan acertado como el del oro verde, porque con su esfuerzo han hecho de LEB Oro a un club familiar, muy modesto pero con una gran capacidad de trabajo y organización. Me consta su gran sacrificio para salir adelante y cubrir un modesto presupuesto de 500.000 euros para competir en la antesala de la ACB. Ayuntamiento y Diputación de Castellón deben doblar los 64.000 y 50.000 euros, respectivamente, de su subvención actual para un Amics con casi 1.500 socios reales sin contar sus escuelas, y cuya masa social sigue creciendo. Unas cifras muy inferiores a las que las instituciones conceden a otros equipos de LEB Oro en otras ciudades. Es importante apoyar al deporte modesto y de formación, pero Castellón también necesita referentes en la alta competición como el Amics. Y aquí no caben medias tintas, por lo que emplazo a Enric Porcar, concejal de deportes, y a Luis Martínez, diputado de Deportes, a que se vuelquen con este modélico club de Castellón. Hay que invertir en el oro verde. No puede ser que el Villarreal (70.000 euros) sea ahora el principal patrocinador. Seguiremos hablando de baloncesto, con el permiso de Ayuntamiento, Diputación y también, porque no, de Consellería.