0

Llaneza de viaje en Argentina, paz en el Castellón y el milagro del Amics

No sé si la estancia reciente de casi una semana de José Manuel Llaneza en Argentina tendrá algo que ver con la llegada de un refuerzo en el mercado de invierno. O estará relacionado con la planificación para la próxima temporada, habrá algún tema más de la agenda del Villarreal, o todo a la vez, pero de lo que sí estoy seguro es que el vicepresidente no ha se ha tirado 12 horas de avión para cenar en el restaurante La Brigada, uno de sus preferidos de Buenos Aires. Llaneza ha viajado casi de incógnito a Argentina. Se marchó el lunes y nadie le ha echado de menos y pocos se han enterado. Yo, desde luego, sí noté su falta, porque sé de la valía incuestionable de este hombre de fútbol con una visión excepcional de este deporte. Seguro que su viaje ha sido, o será, de provecho. Lo cierto es que el Villarreal se ha quedado muy cojo en ataque con las bajas de Leo Baptistao, cuyo historial de lesiones en las últimas temporadas es preocupante, y la de larga duración de Adrián. Es cierto que Samu García, quien estoy convencido acabará siendo un jugador importante para el Villarreal, y Nahuel, incluso Denis Suárez, pueden actuar como delanteros, pero no dejarían de ser jugadores reconvertidos a puntas. También está la opción de cambiar el sistema o subir a Leo Suárez del filial. En cualquier caso quedan 10 partidos hasta final de año y Marcelino debe dosificar a Soldado, con cuatro tarjetas en la Liga, y a Bakambu. La papeleta, desde luego, no es fácil. La suerte es que defensivamente el Villarreal es un equipo muy sólido y sobre esa base debe hacerse fuerte.

Otro de los sueños de Marcelino es Denis Cheryshev, quien saldrá del Madrid en el mercado de invierno, pero el ruso cuenta con muchos novios y es muy probable que Florentino quiera venderle. No veo fácil, aunque no imposible, que venga al Villarreal. El mercado argentino es una buena opción. Y Llaneza, después de cenar en La Brigada, seguro que tuvo tiempo para hacer alguna que otra gestión.

DAVID CRUZ Y EL CASTELLÓN. El Castellón parece haber encontrado el camino del triunfo. No hay mejor bálsamo en fútbol que ganar y si a alguien le hace falta la tranquilidad, sin duda alguna, es al club albinegro. No se merece el CD Castellón que su nombre esté ligado siempre a disputas, polémicas o que se le utilice para guerras ajenas al deporte. Espero que David Cruz haga caso a sus consejeros más afines y permanezca tranquilo. No dudo de la dificultad que tiene para sacar adelante la extremadamente grave situación de la entidad, pero será más fácil desde la paz que desde el conflicto permanente. Y no estaría de más que Ayuntamiento y Cruz se entendiesen mejor. Es cuestión solo de enterrar egos por ambas partes y pensar en lo importante, en este caso el Castellón. Ni uno puede cargar contra todo y todos, ni el otro solucionar los problemas desde las redes sociales. Ahora parece que Kiko Ramírez ha devuelto la normalidad al vestuario ejerciendo de Sigmund Freud.

EL MILAGRO DEL AMICS. Pienso que el Amics es como el milagro de los panes y los peces. Toni Ten y Luis García nos tienen que enseñar el secreto de cómo exprimir un euro para convertirlo en un billete de 20. Con el presupuesto más bajo de LEB Oro suman seis victorias de ocho y son segundos. Ayer, victoria ante un exACB como el Breogán Lugo. Una gran parte del mérito es de este dúo formado por un grandísimo entrenador y un presidente serio. El objetivo es la permanencia pero a este paso aún jugarán el play off de ascenso.

El Amics está haciendo grande el baloncesto de Castellón.