Sin categoría Archivo

0

Soldado no se marcha por dinero

Ni creo que Roberto Soldado se marche a Turquía por dinero, ni tampoco les contaré que el Villarreal haya permitido que se fuera por los cinco millones que marcaban su claúsula esta temporada. Ni tampoco, como sucedió con Jonathan, les voy a decir que al club le pilla de sorpresa esta operación. Sin duda, ha sido una patata caliente para Negueroles, el hombre que dirige con buen criterio el destino del club. Y la ha llevado con discreción intentado lesionar lo menos posible los intereses del club. Soldado se sentía muy identificado con el Villarreal. Puede que ya no estuviera preparado para ofrecer lo que su entrenador quería de él o que las relaciones siempre se desgastan.

Pero lo que quiero explicarle a la gente es que en ocasiones hay que tomar decisiones que no parecen lógicas como la venta de Jonathan o la salida de Soldado, pero en el fútbol el factor humano es algo que no se puede controlar ni planificar. Igual que cuando fichas a un futbolista, que en ocasiones es como un melón, y hasta que no lo abres, en este caso lo tienes a tus órdenes, no sabes cómo va a salir.  No tengo dudas en que Negueroles lleva días trabajando la solución a la forzada marcha de Soldado. No ha sido una decisión fácil ni tampoco tomada a la ligera. Hasta los mejores matrimonios se rompen. Un tema de relaciones humanas. Suerte, Soldado. Gerard Moreno sería un buen recambio. Y sigamos confiando en el Villarreal.

0

La ilógica lógica de David Cruz en el CD Castellón

David Cruz ha hecho de la ilógica su lógica. Ni su conducta ni su manera de actuar se corresponde con lo que pudiéramos llamar pautas normales de comportamiento. Se ha acostumbrado a hacer lo contrario de lo que dice, pero sobre todo se ha convertido en un auténtico especialista en crispar al mundo albinegro. Nueve entrenadores, dos directores generales en apenas cinco meses, varios consejeros, una larga lista de jugadores y relaciones rotas con todos en apenas cinco años, desde que llegó este nuevo heredero de las miserias de Castellnou. Y cuando me preguntan cuál es el futuro del Castellón, ahora solo puedo responder no sé, porque no puedo descifrar lo que pasa por la cabeza de este destructor de positivismo llamado Cruz. Su palabra para mi tiene la misma duración que una barra de hielo en el puente de Triana de Sevilla en agosto a 50 grados de temperatura. Su problema es que en Castellón ya nadie le cree… ni le quiere, aunque él sigue remando en contra de todos y de todo.

El año empieza con la misma incertidumbre que concluyó el 2016. El día de Nochevieja viví un nuevo episodio de su ilógica. Un nuevo desaire. Recibí una llamada a las dos de la tarde que me aseguraba que Frank Castelló había sido destituido. Tenía comida de despedida del año con buenos amigos en el restaurante Rústico de Castellón. Les cuento a dos de ellos, Alejandro Mateu y Jorge Bellés, lo que me había llegado, pero les comentó a la vez mi extrañeza de que un día así al señor presidente del Castellón se le pueda ocurrir esta decisión. Mi primer instinto, pese a que les di la comida a mis compañeros, fue contrastar la noticia. Me costó localizar a Frank Castelló. Lo conseguí poco antes de las 16.00 horas y noté que se quedaba perplejo. Entre mí pensé que había hecho un poco el ridículo, pero mi obligación era verificar y él lo entendió así y con exquisita educación atendió mi disculpas. Pero algo le debió sonar mal porque me dijo: Espera un momento y haré una llamada por si no me han dicho nada, que tampoco sería de extrañar. Frank Castelló tardó unos minutos y con un tono un tanto alicaído me dijo que sí, era verdad, había constatado que había sido destituido como entrenador del Castellón.
Me quedé con mal cuerpo. Poco después, unos minutos más tarde de que desde mi móvil redactara y colgara en la página web de Mediterráneo la noticia como pude desde Rústico, el Castellón hacía oficial su destitución. Les puedo asegurar que si este informador no hubiese hecho la llamada, no se hubiera producido con tanta celeridad el comunicado oficial, porque también estoy en condiciones de decirles que los contactos con Manu Calleja venían de varios días atrás. Recuerdo que el CD Castellón siempre ha sido un club señor. Como le dije a Frank Castelló ha sido el entrenador de un club secuestrado por un hombre que hace tiempo ha perdido los papeles, pero lo ha hecho con señorío y una categoría personal que le honra. Y esto no va con el nuevo entrenador. Pero eso sí, vaticino que si tiene la personalidad que me cuentan, volverá a ser otra víctima de la lógica de la ilógica de Cruz. Pero no hay mal que cien años dure y hay que continuar peleando por liberar al Castellón.

 
Te recomendamos

El Madrigal da paso al nuevo Estadio de la Cerámica

Promueven el ‘tardeo’ y los músicos locales para activar el comercio

Un súper gemelo rescata a su hermano

Apuñalan a un hombre en Olot tras salvar a su cuñada

 
Contenido patrocinado

0

Un presidente sin palco y un palco sin presidente

El palco de Castalia siempre ha sido una de las parcelas más cotizadas de la capital de La Plana. El presidente del CD Castellón ha sido tradicionalmente un poder fáctico y abría las puertas más importantes del tejido social, económico y político. El cargo confería prestigio y posición de privilegio que irradiaba desde la torre de Maratón, pasando por el carrer Major, el Fadrí y hasta el último rincón de la provincia. Era un orgullo no solo sentarse en la butaca presidencial, sino también en cualquiera de las butacas adyacentes. Les podría contar mil y una anécdotas que reflejarían la batalla de egos y codazos que en su momento había para ocupar un espacio lo más cercano al presidente. Desde el político de moda, hasta la chica guapa invitada a última hora por el empresario de turno, pasando por esa fauna humana que tan bien escenifica el pequeño Nicolás. El CD Castellón ha tenido elecciones a la presidencia que contaron en su momento con igual expectación que la visita a la urnas en las municipales. Hoy el palco de Castalia luce vacío, abandonado por todos, pero, lo más grave, hasta por su propio presidente.
David Cruz sigue aferrado a su puesto de trabajo como presidente del Castellón. Sí, recalco ocupación laboral, que no vocacional. Continúa degradando lo que era una de las parcelas más codiciadas de la capital y sigue intentando desprestigiar a un club que es patrimonio de los castellonenses, aunque con la ley de las sociedades anónimas ya solo me queda ceñirlo a nuestro espacio sentimental y afectivo. Y pido perdón, porque nunca podría desprestigiar la camiseta albinegra, ni el pam pam orellut, ni la torre de Maratón ni el recuerdo de míticos futbolistas como Clares, Tonín, Del Bosque, Planelles, Viña, Manchado, Javi Valls, Alcañiz, Ibeas, Emilio… La lista es larga. Solo puede manchar su nombre con su proceder. Cruz ha dejado el palco sin presidente.
Junto con Antonio Blasco y Osuna han secuestrado al CD Castellón. No me gustan los juicios paralelos a los que nos hemos acostumbrado. No creo en las sentencias que se emiten en las televisiones, porque solo respeto la potestad de los jueces, aunque también ambas alberguen errores. No. No dictaré yo sentencia, pero sí sigo apoyando la pelea de Sentimiento Albinegro por saber la verdad de una gestión que dejó casi muerto al CD Castellón. Digo que no soy quien para juzgar si ha habido delitos en la gestión, pero sí que estoy en mi derecho de denunciar que entre unos y otros han hundido al Castellón. Es obvio porque el club milita en Tercera y no puede ni pagar el agua de Castalia, cuando estuvo a punto de ascender a Primera no hace mucho y estaba saneado. Son datos tan objetivos como irrefutables. El juez ya dictará sentencia y podrá o no podrá demostrar gestiones cuanto menos dudosas. El palco de Castalia no tiene presidente. Pero David Cruz tampoco tiene palco, porque nadie acepta ya su juego de engaños y amenazas que tanta buena gente me cuenta día tras día. Ni la inocentada de una ampliación de capital diseñada para seguir ocupando un puesto de trabajo. El presidente del Castellón tiene que ser ejemplar porque representa a una institución histórica que ahora pasa por su peor momento.
No le he hecho caso a un buen amigo que me decía que ya no merecía la pena repetirles siempre lo mismo y que casi era mejor no escribir del Castellón. En eso no estoy de acuerdo, porque hay que continuar peleando como Sentimiento, Fòrum, Salvem al Castellón y todos y cada uno de los miles de aficionados. Yo seguiré peleando mientras Mediterráneo me siga dando el privilegio de luchar por todo lo de mi gente. Sí, quiero un palco con presidente y un presidente con palco.

0

El gran reto de Escribá

10.00 AM. Domingo 11 de diciembre. Estadio del Madrigal. Por la puerta asoma el presidente del Villarreal, abrigado y con su bufanda. Su equipo entrena media hora después para preparar el partidazo de esta noche ante el Atlético de Madrid, el subcampeón de Europa y uno de los candidatos al título de Liga. Fernando Roig, seguramente barruntaba algún retoque más para el Madrigal mirando las gradas. Su cabeza nunca descansa. No lo demostrará con una claridad manifiesta, pero su anhelo es ganar y ganar, su ambición es máxima y trabaja para que su Villarreal compita siempre a tope. No se conforma, por eso es gratuito hablar de que no existe presión en el Villarreal. Es necesario para progresar sentir que nunca es suficiente.
Ese es el gran reto de Fran Escribá. Si el presidente se levanta un domingo a las ocho de la mañana para ver el entrenamiento de su equipo, no puede haber un solo jugador que se conforme con empatar en Leganés o superar la fase de grupos de la Europa League sufriendo hasta el último segundo. No, no les voy a vender humo, y no es para sentirse satisfecho, aunque tampoco para perder las perspectivas. Pienso que es más un problema de dudas sobre la actitud que de tener pajaritos en la cabeza y pensar que este Villarreal tiene que ganar con la gorra. En el término medio suele estar la virtud. El gran reto de Escribá es sacarle el máximo partido a esta buena plantilla que los dirigentes de la entidad amarilla han puesto en sus manos y que la gente entienda que se puede perder pero a la vez sentirse orgulloso de haber dado al máximo. Ahora no me quedo con esa sensación ni en algunos de los partidos en los que se ha ganado. Y llega un momento en que el entrenador debe poner los puntos sobre las íes.
Soy consciente de que superar lo que se consiguió en la etapa de Marcelino en el banquillo es complicado porque, para mí, junto a Manuel Pellegrini, han marcado dos etapas de oro en el Villarreal, cada uno con su propio estilo. Pero ambos son historia y el Villarreal, como he dicho muchas veces, posee un proyecto que está muy por encima de las individualidades, como quedó demostrado con Riquelme y otras estrellas del pasado.
El gran reto de Escribá es que el Villarreal vuelva a ser un equipo ambicioso y que salga a ganar, con sus armas, cada partido. No existe sitio para el acomodamiento en un club en el que su presidente vive con pasión todo, desde el benjamín hasta el primer equipo, pasando por el Roda y, a veces, hasta todos los deportistas y clubs a los que patrocina el Villarreal.
El gran reto de Escribá es hacer sentir la presión a todos sus jugadores. Incluyo a Alexandre Pato. Si el brasileño no tiene ilusión, no se siente comprendido, no es feliz en el Villarreal o sea lo que sea lo que pase en estos momentos por su cabeza, hay que tomar determinaciones, pero ahora veo mucho más de Pato que del espíritu de hombres como Asenjo, Trigueros o Jaume Costa por nombrar al algunos. Todos queremos un Villarreal comprometido. Ahora el problema no es de resultados, porque estos, pese a la irregularidad o la imagen mostrada en algunos partidos, no son malos. Pero hay que estar atentos para que la comodidad no se instale en el organismo del Villarreal. Yo creo que es capaz, pero también considero que de las buenas palabras hay que pasar definitivamente a la acción. Y yo quiero exigencia total. Sí, es el reto de Escribá.

0

¿La primera crisis de Fran Escribá en el Villarreal?

Una gran parte del éxito del Villarreal en los últimos cuatro años ha sido el gen competitivo y la solidez como bloque. Hoy no se puede ganar un partido en Europa y en La Liga sin jugar al cien por cien y con una exigencia máxima.

Para mi lo fácil sería cargar las culpas contra el error garrafal de Mateo Musacchio en el 0-2 y también señalarle por la acción en la que Devyerson le gana la posición en el 0-1. No creo que fuera justo con el defensa argentino que otras tardes ha sido un baluarte para su equipo. Ayer no estuvo fino y, es cierto, que le faltó la intensidad necesaria, pero ese precisamente es el problema que afectó a casi todo el equipo. A ritmo de ralentí es imposible ganarle hasta a un equipo de regional.

Cuando un conjunto no rinde como se espera, los motivos pueden ser de índole individual o colectivo. Es cierto que hay ahora muchos jugadores por debajo de su nivel habitual, pero lo que más me ocupa es la descomposición como equipo que he observado en el Villarreal. ¿Es la primera crisis de Escribá? Indudablemente es cuestión del entrenador buscar soluciones, tanto al bajón de forma de los futbolistas como a la mejora de los mecanismos del juego colectivo.

De Escribá me gusta su forma de analizar, y no buscar excusas, después de los partidos a los errores del equipo. Pienso que transmite, en ese sentido, transparencia. Lo veo positivo.

Sin embargo, hay algunos asuntos de criterio que me llaman la atención. No me refiero a la toma de la decisión, la cual respeto aunque pueda no compartirla, sino al concepto empleado para la asunción de sus apuestas. Y como para mi no existe nadie intocable y he aprendido a exponer mi opinión sin ambages, me choca la forma en que se efectúa la dosificación de esfuerzos. Me sorprende que se pueden hacer siete, ocho o nueve cambios de un partido a otro, porque se pierden los automatismos, pero sobre todo si el argumento de los mismos es el descanso de los futbolistas, el criterio no se sostiene cuando Bruno Soriano ha jugado todos los partidos de la competición europea y casi 12 enteros, menos el de Granada por lesión y ocho minutos ante el Celta. Algo falla en el criterio.

Es cierto que Escribá no tiene la culpa de los errores individuales ni de la alarmante falta de acierto cara el gol, pero si debe empezar a tomar cartas en el asunto, y un poco de mano dura, con la escandalosa falta de intensidad defensiva de algunos futbolistas. No entro en si su planteamiento es mas o menos ofensivo, aunque si observo que al Villarreal se le hace el campo demasiado ancho (mucho pase en horizontal) y corto (poca profundidad). Como decía Mario, al Villarreal le faltaron tres marchas ante el Alavés. Y considero al técnico capacitado para reconducir la situación, pero eso sí, ya debe empezar a arremangarse y tomar decisiones aunque no gusten.

Lo único innegociable en el Villarreal es el esfuerzo, el sacrificio, la solidaridad colectiva y el equipo. Quien no lo entienda así, debería pensar que solo falta un mes para el mercado de invierno y podrá tomar la puerta de salida. Ahora bien, tampoco es para alertar negativismos fuera de lugar porque todos los equipos tienen subidas y bajadas a lo largo del año. Pero, los acomodados no tienen cabida en el Villarreal.

0

Como Gary Cooper

Juan Carlos De Celis se marcha del consejo del CD Castellón sin hacer ruido y sin declaraciones altisonantes. No va con su estilo, ni tampoco con su albinegrismo probado y demostrado desde que jugaba en el Bovalar con su amigo Emilio Isierte, o acudía cada domingo a Castalia con mi estimado Manolo Roda, que ahora sufre desde el cielo lo que le pasa al Castellón. Nunca efectuaría un mínimo movimiento que perjudicara a su equipo. Es demasiado sensato y honesto. Pero llega un momento en que uno no puede aguantar más. Aquellos que le han faltado al respeto –no merece el mío quien prefiere el insulto a cualquier otra razón– seguro que no han mamado lo que significa el Castellón como lo ha hecho él desde niño. Y desde su modestia ha intentado pelear por sacar al club de su terrible situación.
David Cruz, a quien reconozco su lucha por salvar al club en su momento, va echando a la gente y se queda como Gary Cooper en aquel western de Solo ante el peligro, empecinado en su guerra contra todos y en no ofrecer soluciones para que el Castellón siga existiendo con la dignidad que se merece. Se marcha De Celis y estoy seguro que otros continuarán su senda, como hicieron Bruixola y cia, porque Cruz no respeta la opinión de nadie y no se deja aconsejar. El presidente sigue equivocado, pero con sus errores no puede llevarse al Castellón por delante. No me olvido del fútbol base, ni de los compromisos con Hacienda o la actual plantilla… El Castellón está al borde del precipicio. Confío en que Cruz recupere la cordura.

0

La discriminación de Lopetegui y la mejor plantilla de la historia del Villarreal

Otra vez el Villarreal vuelve a contar con ocho internacionales en su plantilla. Y eso que Lopetegui todavía no sabe dónde se encuentra el Madrigal, lo cual me parece más que lamentable. El nuevo seleccionador ha ninguneado al Villarreal. No entiendo la marginación de Bruno… Y tampoco quiero obviar a jugadores como Víctor Ruiz, Asenjo o Mario. Pero puede que no sea objetivo. No obstante, resulta extraño comprobar como ante la baja de Javi Martínez, el nuevo seleccionador ha citado al defensa de la Real Sociedad Iñigo Martínez, cuando Víctor Ruiz está que se sale y el Villarreal solo ha recibido cuatro goles y es, junto al Atlético de Madrid, el menos goleado de LaLiga.
Jonathan (Mexico), Borré (Colombia), Sansone (Italia), Rukavina (Serbia), Jokic (Eslovenia), Musacchio (Argentina), Bakambu (Congo) y Castillejo (España Sub-21) han sido citados por sus selecciones. Lo cierto es que el Villarreal ha completado una plantilla excelente, con dos hombres por puesto que permite efectuar las rotaciones con racionalidad y no creo que el mal partido de Bucarest se debiera a los cambios en el once ni mucho menos. Este Villarreal, pese a que los resultados han sido muy buenos, todavía se halla en una fase de rodaje, porque son muchos los jugadores recién llegados, con el añadido de un técnico nuevo. Si quieren que les ponga un pero, en mi opinión, un club de cantera como el Villarreal debería tener más presencia de jugadores de las inferiores como Bruno. El brujo de Artana cumplió 10 años como profesional de amarillo, aunque es cierto que le costó un tiempo hacerse un hueco en la élite. Pero Bruno no sería hoy quién es sino se le hubieran dado oportunidades. Hay que ser valientes y apostar por futbolistas como Rodri y alguno más que echo en falta en la primera plantilla.

0

El referéndum de Cruz y la discriminación de los paralímpicos

El referéndum de Cruz, Lopetegui y el Villarreal y la discriminación a los paralímpicos

El CD Castellón vuelve a tener la luz roja de alarma encendida. El propio presidente se ha encargado de conectarla. Entiendo que no es una buena forma de transmitir tranquilidad a la plantilla comunicar a los jugadores, de boca del gestor del club, que posiblemente solo habrá dinero para satisfacer las nóminas hasta diciembre. ¿Y después qué pasará? Al margen de que sea la cruda realidad de la entidad, es el presidente, y máximo accionista en funciones –la propiedad de los títulos está en entredicho– quien debe buscar soluciones para que el Castellón no entre en zozobra, antes de vaticinar que espera una temporada más que complicada, cuando el único objetivo debería ser el ascenso.

Si Cruz no posee músculo económico, y quiere el bien del Castellón, ya tendría que estar trabajando en buscar soluciones. Sí, el presidente busca una inyección económica, pero sin soltar las riendas e intentando mandar en el club pero con el dinero de otros. No sé pero observo complicado que alguien acceda a tal situación. Es contrario a la lógica.

La única solución sería encontrar un comprador. Son varios los que han preguntando, buscando hilos de conexión en la intermediación, pero siempre se topan con el mismo problema: ¿A quién compramos? ¿Con quién negociamos?
La primera intención es conversar con Cruz, pero ¿que pasaría si se alcanza un acuerdo con él y luego las acciones dan un paso atrás y vuelven a Blasco y Osuna? Y si se negocia con Castellnou tampoco se puede lograr la propiedad inmediata. El atolladero judicial es grandísimo cuando parece que ha habido gente que estaría dispuesta a gestionar el club. Cruz debe salir a la palestra y dejar el camino libre. Bueno y si me refiero a Blasco y Osuna, una mínima dosis de dignidad invitaría a que diesen todas las facilidades para depositar en buenas manos el Castellón.
Ayer, apenas mil personas en Castalia. ¿Hace falta algo más para que Cruz se dé cuenta de que su etapa ha concluído? Aún está a tiempo de salir bien del Castellón. La situación es insostenible.

DEPORTISTAS A Y B. Me parece realmente increíble la discriminación que sufren los deportistas paralímpicos. No me parece de recibo la gran diferencia de becas y premios que existe entre gente como el castellonense de adopción Abderrahman Ait Khamouch o Ariadna Edo y sus homólogos sin discapacidades. Me hiere la sensibilidad. ¿Por qué se premia de tan distinta forma el esfuerzo de unos y de otros? Me parece una tremenda injusticia la diferencia de trato, cuando la sociedad debería estar orgullosa de su esfuerzo por superar las barreras que la vida les ha puesto en el camino. Hay que cambiar la mentalidad y creo que no hay mejor reclamo para un patrocinador que ayudar a deportistas que retan día a día las dificultades para superarse como ese el caso de Ait, a quien le falta un brazo y sus marcas son muy parejas a la de los deportistas olímpicos, o Ariadna, con problemas de visión, y que a sus 18 años es un verdadero ejemplo. No me cansaré de repetir la sensibilidad que ha demostrado Luis Martínez, diputado de deportes, con ellos. Y no voy a dejar de mostrar mi extrañeza porque no han recibido más homenajes de los clubs de élite de la provincia a sus éxitos en Río. ¿Deportistas A y B? No los paralímpicos son las verdaderas estrellas del deporte.

0

Un elefante en la cacharrería de Castalia

Llevo tiempo en silencio con el CD Castellón. Ni es por miedo a nadie, ni por supuesto por querer obviar a una institución a la que dispenso respeto y cariño a toneladas. Siempre me quedo con las emociones, los sentimientos y el sentir de la gente de la calle, sobre todos de aquellos que no están influenciados por ninguna corriente de opinión. Luego las meto todas en mi batidora y me quedo con la esencia. Han pasado tres meses desde aquel fatídico penalti de Gavà. Ya no es momento de llorar sino de reaccionar. Aquella promoción logró que despertara la fiebre albinegra (nunca morirá). Solo bastó con poner un poco de cariño y trabajar en la misma dirección que pedía la gente. Jordi Bruixola no era, posiblemente, ningún genio, ni seguro que un tipo altruista, pero supo hacer bien su trabajo. Solo había que seguir la fuerza de la ola y estoy seguro de que del viento hubiera acompañado al Castellón. Pero de nuevo el elefante entró en la cacharrería de Castalia y arrasó con todo. Como si la torpeza fuera una virtud, y la lógica y la coherencia cuestiones proscritas para el papa en funciones de la fe albinegra.

Se fueron acumulando despropósitos, como si el enemigo dictase la hoja de ruta para enterrar al Castellón. Se empeoró en todo, desde el servicio de prensa, hasta la dirección general del club, pasando por incomprensibles salidas de futbolistas. No entraré en el apartado técnico, porque para elogiar a Kiko Ramírez no caeré en el error de desprestigiar a Frank Castelló, para mí también un buen profesional al que respeto. Y lo digo porque en la etapa de Cruz se sale a dos y tres entrenadores por temporada. Solo aguantó Fernández Cuesta, y creo que más por su cameleónica forma de ser que por otra cuestión. Persiste a todos los cambios Ramón Moya, cuya nefasta gestión deportiva no atiende a subjetividades, y no voy a perder el tiempo en contar la gran cantidad de jugadores que han pasado por Castalia, ni mal pensar para buscar los motivos. Solo analizó la ineptitud.

Y me duele en el corazón que solo vayan mil espectadores a Castalia. Por algo será, porque sigo viendo gente corriendo en la playa o en la ruta del colesterol con camisetas albinegras, y un sinfín de niños que presumen de ellas. Algo se ha hecho mal. Respeto a los que no van a Castalia, porque entiendo que están hiriendo su orgullo y su corazón. Y respeto a los que acuden a su cita, porque ellos pelean a muerte contra el secuestro de su club. Cada uno defiende su sentimiento como prefiere.

No quiero la refundación. Soy un tonto nostálgico. Lo sé, pero soy así. Pero sí quiero que este club caiga en unas manos que le quieran, le respeten y no jueguen con su nombre. No pido un multimillonario. Me conformo con un presidente que ame esta camiseta. Y quiero con todo mi corazón que se haga justicia con los verdaderos responsables de todo lo que le ha pasado al Castellón. Sentimiento Albinegro sigue en la pelea y ojalá la gane.

David Cruz debe dejar el Castellón en otras manos. Su hora ha pasado. Tiene que hacer un ejercicio de responsabilidad. Eso sí, le reconozco que en su momento peleó por salvar la entidad. Ni le tengo odio ni rencor, a pesar de que en su momento nos prohibió entrar al estadio y me llegó a faltar al respeto. Solo espero que medite por el bien del club. Y en el interín seguiré apoyando al Castellón.

Pero, por favor, no quiero ver más como se arrastra esa camiseta. Hay que tomar soluciones. Y en la batalla de salvar al Castellón solo existe un partido, cuyas papeletas van pintadas de blanco y negro. Después de dos elecciones generales, y en camino las terceras, casi parece utópico referirse a pactos y consensos, pero el CD Castellón se lo merece. Se puede ser muy digno en 3ª División y mientras se esté en esa categoría habrá que adaptarse a ella. Y no hacen falta tantos cargos con nombres rimbombantes escritos en una tarjeta de visita. Solo gente que trabaje por y para el Castellón. PPO.

0

Ni mala ni buena fe del Villarreal

Marcelino solo quiere oír hablar de Cheryshev como refuerzo. Es el perfil que le falta tras esperarle todo el verano. Parecía cerca hasta la eliminación indebida del ruso en Cádiz. Florentino Pérez le echó la culpa al Villarreal y se olvidó de la responsabilidad de los suyos. José Javier Jiménez, el hombre que más sabe de temas federativos, posiblemente conocía lo de Cheryshev, pero Roig y Negueroles no, porque ellos no están en esos temas. No hubo ni buena mi mala fe, simplemente que José Javier hace más horas que el reloj y no tiene por qué saber si el Madrid le alinea o no. Eso es cosa del José Javier de turno del Bernabéu. Pero el orgullo es el orgullo y Floren tiene mucho. ¿Difícil? Para mí sí, pero si todos fueran normales, Cheryshev jugaría en el Villarreal en enero. Ahí lo dejo