Sobre el Autor: José Luis Lizarraga

Descripción
José Luis Lizarraga, jefe de deportes de el Periódico Mediterráneo

Entradas por José Luis Lizarraga

0

La tragedia de un accidente de 150 personas

Esta mañana, cuando me ha llegado la noticia del fatal accidente del avión de la compañía alemana Germanwigns en los Alpes franceses, me ha entrado un escalofrío en el cuerpo. He pensado en la mala pasada que el destino les ha deparado a las 150 personas que viajaban en el Airbus A320, pero sobre todo en el sufrimiento de todos y cada uno de ellos en los instantes previos al impacto. Y recordé una experiencia que viví hace aproximadamente dos meses en un vuelo de regreso al aeropuerto de Castellón desde Madrid. Seguro que no guarda ni un mínimo parecido, pero los que volábamos en aquel avión que fletó el Villarreal CF con motivo de un partido de Copa del Rey que le enfrentaba al Getafe, nunca lo olvidaremos. Aquella experiencia, que repito no tiene nada que ver con el siniestro que ha tenido lugar esta mañana en Francia, me sirve para hacerme una idea de la angustia y el sufrimiento de los pasajeros de la nave de Gaermanwings, y todo lo que se te puede pasar por la cabeza en esos minutos en el que una extraña sensación de angustia, ansiedad y rebobinado rápido de muchos instantes de tu vida y seres queridos, te invade. Es terrible y multiplico por un millón lo que esta mañana habrán vivido esas 150 personas que nos dejaron. He repetido en varias ocasiones la palabra personas. No lo he hecho gratuitamente. Sí, personas porque me da igual que su nacionalidad sea española, alemana, francesa o turca, los 150 que ayer pasaron un calvario en el descenso de 8.000 metros de altura con caída en picado hasta estrellarse en un lugar recóndito y aislado de cualquier punto poblado o accesible, son personas, cada una de ellas con una existencia y una familia y amigos que hoy estarán sufriendo y llorando su pérdida. Mi respeto para todos ellos. Descanse en paz las 150 personas que ayer nos dejaron en un lugar de los Alpes.

0

La fuerza del ‘Pam, pam, orellut’ en las collas de Castellón, bendito tesoro

El viernes pasado, haciendo la conocida ruta de las collas, un buen amigo me recordaba que no había nada más emocionante para él que escuchar los acordes del Pam, pam, orellut sonando a todo tren en una colla en las Fiestas de la Magdalena. “Me pone la piel de gallina”, me decía casi emocionado. Creo que aún con el paso de los años, y ya lejos de aquellos años de juventud, todavía es algo que nos eriza la piel a los que somos de Castellón. Es cierto. Pero lo es todavía más cuando sabes que el club al que representa ese himno milita, provisionalmente, en Tercera División. Nadie, ni los autobautizados como reservistas del espíritu albinegro, nos lo tienen que contar, porque nadie posee la propiedad sentimental de algo que une a todos, pese al daño que siempre he lamentado han hecho al CD Castellón las asociaciones de aficionados que nacieron en la peor época de la entidad cuando estuvo a punto de desaparecer. No por lo que ellas representaban en sí mismas, sino por una mala administración de egos de quién era más albinegro que nadie y que acabó generando una división que ahora, afortunadamente, ya no palpo.

Y el himno ha sonado con fuerza en las Fiestas. Lo he vivido en primera persona. Igual que he observado con orgullo como muchos jóvenes presumen de portar su camiseta albinegra porque para ellos es su equipo. No hay otro. Y no hay un sentimiento mejor o único, porque para cada cual el suyo es el más fuerte. Ni tampoco nadie que sea más albinegro que nadie, porque lo importante no es ser más, sino ser. Es como la amistad, uno no puede decir que es más amigo de otro que nadie, solo con serlo, y ejercer, ya es suficiente.

El Castellón, que ahora podría parecer invisible en el oscuro mundo de 3ª División, se prepara para emerger con fuerza porque nada ni nadie podrá con él. Ni Blasco y cía, ni el abandono político al que se le sometió, ni la ruina económica, ni el castigo de la FEF que descendió a un club histórico por 300.000 euros… Nadie.

Hoy el Castellón lucha por salir de las tinieblas. El primer paso es el ascenso sí o sí. Y ser campeón tiene que seguir siendo el objetivo. Siempre hay que sufrir, pero recuerdo que Calderé ha tenido que reconducir un equipo que estaba muy alejado de la zona de ascenso. Todavía quedan 11 jornadas… y la fuerza de Castalia.

En la parcela social, observo un esfuerzo en llevar el Castellón a la calle. Y eso me gusta. David Cruz parece haber enterrado el hacha de guerra, de lo que me alegro porque el Castellón es lo único que importa. Se ha lanzado a vender la marca albinegra. No hace falta ser un gran comercial porque es patrimonio de la capital como el Fadrí, la Lledonera o la plaza Mayor, pero es importante que la gente vuelva a Castalia. Para eso hay que vender una cara amable del club. Igual que reconstruir la cantera. El Castellón tiene que estar en el fútbol profesional con rapidez y el primer paso es 2ª B. Como decía antes, su gran tesoro son los miles de jóvenes que estas fiestas se han emocionado –y cantado– con el Pam, pam, orellut en las collas de Castellón. Nadie se muere mientras haya una sola persona que le tenga en el recuerdo. Es una frase que me alumbra cada vez que el dolor me invade ante la perdida de un ser querido. Y con ella, les digo que el Castellón está muy vivo. Son miles los que le tienen en su mente. Este será año de ascenso. Primera piedra. PPO.

0

A Vietto le ponen en el mercado y Cruz busca inversores

A Vietto ya le han puesto en el mercado. No el Villarreal, sino sus representantes. Ni me parece mal ni bien, es la ley del mercado del fútbol. Conozco cómo mueven los hilos los intermediarios y no necesito muchas pistas. Su nombre ha aparecido en la prensa de Barcelona y Madrid, ligado a los grandes. Es lógico si uno quiere vender primero debe acudir donde está el dinero y el ‘cash’ no está en Almería o Eibar. Sus agentes están ofreciendo al joven delantero. El último indicador ha sido la aparición de su cláusula de rescisión en Madrid. El dato, en esta ocasión real, me choca porque llevaba días escuchando que una tasación justa por el jugador rondaría los 30-40 millones. ¿Hay forma mejor de ponerle precio a Vietto que deslizar con suavidad su cláusula de rescisión? Sí, la cláusula son 20 millones y el Villarreal posee alrededor del 90% de sus derechos económicos. Llevo días oyendo ofertas y cifras, manteniéndome al margen porque considero que con lo que había en juego en Copa y Europa League no era el momento adecuado para hablar de este tema.
Lo cierto es que quien pagué 20 millones tendrá a Vietto. ¿Error del Villarreal al ponerle una cláusula que alguien puede considerar baja? Respondo. El Villarreal cerró su compra por 5.5 millones, una cifra por la que meses atrás no le hubiesen dado ni las botas del futbolista, y por ello tuvo que aceptar ciertos peajes como la cláusula de 20 millones. Eso o pagar unos cuantos millones más. Roig Negueroles se adelantó a otros clubs más poderosos y se llevó a Vietto. Ahora puede parecer poco dinero, gracias al acierto del consejero delegado y Cordón por ver un diamante en bruto donde solo había un joven jugador. Los informes de Pepe Castro también han tenido mucho que ver. En cualquier caso, para quien suscribe, si alguien paga 20 millones será un buen negocio para el Villarreal. Y si es el Madrid, al final, ya saben que podría facilitar la cesión de Cheryshev un año más. ¿Mi consejo a Vietto? Pues que debería madurar en la barrica del Villarreal un año más para convertirse en un vino gran reserva y no salir como un buen crianza. A veces, más vale no ir tan rápido para luego salir al sprint. Vietto, como he dicho muchas veces, tiene madera de crack, pero todavía le quedan aspectos por mejorar y con Marcelino, dentro de un año, puede irse como una estrella. Lo dicho, se lo cuento a ustedes, a Vietto lo han puesto en el mercado y no ha sido el Villarreal.

En busca de inversores
El proceso concursal ha salvado un escollo con los acuerdos con los acreedores gracias a la colaboración de un gran número de particulares o pequeños empresarios que sí han mostrado su amor por el CD Castellón con el bolsillo y no de boquilla. Ahora resta Hacienda y Seguridad Social. No es cuestión fácil, porque la imposición de abonar un 10% como primer plazo de buena voluntad dificulta el acuerdo. Por ello, la parte dura del concurso será pagar. Es de perogrullo pero lo recuerdo porque los problemas no están resueltos con los pactos con acreedores. Luego vendrá la ampliación de capital para la que Cruz ya busca inversores que puedan ayudar a cubrirla. El presidente lleva tiempo en el intento y ha ofrecido paquetes de acciones a varios empresarios. El problema es que busca compañeros de viaje pero gestionando él y eso es difícil. Esa es la primera solución. No la veo factible.
La segunda es el minifundismo del accionariado. Aquello de 10.000 a 200 euros que más de una vez les he expuesto. Me dicen que soy utópico con esta fórmula. Si, lo reconozco, pero eso también forma parte de aquello que describía antes de albinegro de boquilla y de bolsillo. Es más mi sueño que una opción. Y la tercera, que no gusta a nostálgicos, es un inversor externo que logre el control del Castellón. No veo más.

0

Hacienda exige un 10% de la deuda al Castellón y la ‘hucha’ de Castellanos

No sé si habrá ido alguna vez a Castalia o si tan siquiera ha visto un partido de fútbol en su vida. Tampoco es demasiado relevante porque su trabajo no tiene nada que ver con la pasión por el deporte. En ocasiones se viste de persona distante que construye un muro más grande que el de Berlín o la línea verde de Nicosia para dejar claro que su territorio no lo pisa nadie. Incluso adopta pose de estirado. Sí, todo puede ser, aunque siempre he dicho que las cosas en muchas ocasiones no son como parecen y en otras muchas no parecen como son. Me refiero a Federico Castellano, administrador concursal del CD Castellón. Les puedo asegurar que en el último año es muy probable que haya mantenido más reuniones en secreto por el club albinegro y haya hecho más por el Castellón desde el anomimato, que un sinfín de personajes que pululan por ciertas asociaciones que dicen querer al Castellón y que solo hacen que buscar el protagonismo o sembrar cizaña desde su butaca. No todos, evidentemente, son así, ni mucho menos.

El próximo lunes se celebra la junta de acreedores. Sin entrar en tecnicismos que dejo para expertos, se ha llegado a un acuerdo con los que podriamos denominar acredores privados (Bankia y Grupo Gimeno como referentes) con una quita del 60% y una carencia de pago de 4 años y aplazamiento de 10.

Pero el problema, por decirlo de alguna manera, es Hacienda y Seguridad Social. La Agencia Tributaria, como ha venido haciendo con otros clubs, exige una garantía de buena voluntad con un primer pago. En el caso del Castellón reclama un 10%. Más o menos, alrededor de 150.000 euros. De Seguridad Social no manejo números.

Mucho dinero. El Castellón ha tenido que apostar fuerte para formar un equipo para ascender, con el presupuesto más alto de su grupo y, posiblemente, de la 3ª nacional. Hay que subir sí o sí.

Por ello, la disponibilidad de tesorería del Castellón pasa por la hucha de Federico Castellano. Es decir, por la buena gestión que haya hecho el administrador concursal del ingreso de 660.000 euros de Aeroport de Castelló. Sí, y en eso confío, pero ¿y luego? Sigo pensando que ahí está el quid de la cuestión. Todo no se puede dejar en manos de un hipotético ascenso a 2ª B y, en el más que necesario para pagar sin ingresos extras, a 2ª A. La ampliación de capital es obligada para evitar en el futuro la disolución, o lo que es sinónimo la compra por un inversor externo. Castellano volvió a reunirse esta semana con un pretendiente. Si el administrador concursal hablara, seguramente algunos de los albinegros de soca que han pegado codazos para hacerse con una acción del club para salvar su honor albinegro, deberían esconderse bajo tierra. Por cierto, otro de los bulos callejeros es que la concejala de Deportes, Begoña Carrasco, es el ángel de la guarda de David Cruz y quien salvó su puesto de presidente. Grave error, porque a quien ha intentado ayudar por encima de todo es al Castellón. Ella ya era albinegra cuando muchos otros que aparecen ahora en liza no sabían ni dónde estaba Castalia. Hoy, por lo menos, el club vive no por una sola persona, y sí porque existen miles de albinegros que velan por él y también por, gente seria y responsable como Federico Castellano y no la obviaré, también como Begoña Carrasco. Eso si, los milagros no existen y hace falta dinero. Venga de México, China o porque no, de Castellón. PPO.

0

La huelga de la patronal del fútbol modesto

Angel María Villar ha movilizado al fútbol modesto a la huelga y para ello ha movilizado toda la maquinaria de una Federación que ha convertido en algo parecido a un búnker personal. En ese entramado se halla Vicente Muñoz, su ‘ministro’ en la territorial valenciana, quien ocupa el cargo desde hace ya más de 25 años, renovando sin oposición su presidencia porque con el peculiar mecanismo electoral del fútbol resulta muy complicado presentar una candidatura joven y con ganas de renovar los entresijos federativos y que tenga alguna posibilidad de ganar. A Villar y a Muñoz les ha entrado un repentino ansia de velar por el interés por los modestos que nace por un desencuentro del todopoderoso Villar con el Gobierno. Asegura el presidente de la Federación Española que el poder político lo quiere controlar todo. Y puede que no le falté razón, es más pienso que la tiene, pero es el mismo intento de acapararlo todo que el propio Villar viene ejerciendo desde hace lustros en lo que se podría calificar como una dictadura presidencialista.
Y ahora la patronal, que él preside, ha llamado al fútbol modesto a la huelga reivindicando los recortes en los presupuestos y el control por Hacienda de los ingresos de lo clubs, entrenadores y jugadores. Los recortes, desgraciadamente y considero injustamente, los han padecido todas las federaciones, la mayoría de ellas sin la posibilidad de contar con ingresos extras y añadidos como los que ha proporcionado la selección española de fútbol, patrocinios y los derivados de varias fuentes de recursos que genera el fútbol.

Todo el mundo sabe que el fútbol ha movido durante mucho tiempo movimientos de dinero que no han pasado por la agencia tributaria. Entrenadores y jugadores de categorías modestas percibían en algunos casos cantidades superiores a las que tiene en su nómina una dependienta de una tienda por citar un ejemplo. Y es lógico y normal que tengan que pagar a Hacienda como lo hacemos todos. En esa misma línea argumental, también defenderé que existen muchos monitores o entrenadores que apenas reciben una compensación económica para sufragar los gastos que les genera su actividad tanto en desplazamientos como en material u otros gastos superfluos. La clave se halla en delimitar los límites para pagar o estar exentos. Y lo mismo con los clubs o sociedades. Es normal que cuando se gestiona el dinero de padres o subvenciones, como sucede en la gran mayoría de entidades de la base, se efectúe una contabilidad con ingresos y gastos en orden. La Agencia Tributaria debe delimitar también la frontera adecuada para que esos clubs no paguen hasta una determinada cantidad. Pero hay que velar por la limpieza y evitar el afloramiento de dinero negro. Sí, alguno me dirá que la corrupción empieza por las propias instituciones y los bancos, pero en esa pelea por la pureza y la transparencia estamos todos. Y el fútbol tampoco debe estar ajeno a ella.

¿Qué ha hecho Villar por el fútbol modesto en todo este tiempo? Yo diría que muy poco. Por el fútbol modesto hay que pelear en muchos frentes, desde que los niños tengan unas revisiones médicas más exhaustivas hasta en la promoción de competiciones, la formación de los monitores y la inversión en material deportivo para los clubs, que solo ellos saben los que les cuesta estar al día para pagar las fichas, los arbitrajes y los desplazamientos. Sí, hay que luchar por los modestos. Y también dejar paso a gente nueva con ideas renovadas. Si un presidente de Gobierno de Estados Unidos no puede estar más de ocho años en el cargo, porqué Villar o Muñoz llevan más de 20 en sus puestos? Hay poco diferencia entre el control político y el del fútbol.

0

El ‘no milagro’ del Villarreal y el riesgo, o no, del fichaje de Eric Bailly

No sé cuantos cientos o miles de veces habré escuchado la frase “el Villarreal es un milagro”, seguido de la hazaña de una ciudad de 50.000 habitantes. Discúlpenme, pero yo no creo en milagros, ni demasiado en la suerte. Sí en la inteligencia, el esfuerzo, el trabajo y la humildad, valores que estimo imprescindibles para el éxito. Pienso que el Villarreal descendió a Segunda A porque la espuma del cava acomodó su organismo y se bajó la guardia, con demasiados errores que pasaron factura.

No escondo que, a veces, considero que a los tres grandes dirigentes del Villarreal les falta en ocasiones una voz de la conciencia que sea capaz de llevarles la contraria si la ocasión lo requiere, porque lo peor que le pueda pasar a un hombre, es que la adulación le convierta en un ser escasamente crítico consigo mismo. Al Villarreal le ha pasado eso en alguna oportunidad.

Curiosamente, considero que el hombre que desde la sombra gestiona el día a día del club, es el menos propenso a ese defecto, quizás por su frialdad o también por su condición de hijo de, que entiendo como un lastre demasiado pesado. Me refiero a Fernando Roig Negueroles, la antítesis del pequeño Nicolás, es decir, el dirigente que rehuye salir en la foto.

La inteligente -y yo diría que hasta brillante- gestión económica del Villarreal es obra de Negueroles. No es fácil vender a tan buen precio como lo hizo el Villarreal tras el descenso.

La operación de Gabriel, una venta de 18 millones que pueden llegar a 20 con objetivos, refleja una de las claves de cómo el Villarreal, con sus inferiores recursos, compite con otros clubs de mayor potencial. Por eso no es un milagro su proyecto. Sí que se encuentra en inferioridad en cuanto al potencial demográfico, terriblemente menor que la mayoría de equipos de Primera y Segunda A. Creo que sus registros de asistencia son muy buenos, aunque a veces decepcione ver huecos en la grada.

Y analizo también la operación Eric Bailly, el joven central de Costa de Marfil por que el que se han pagado 5,2 millones al Espanyol. El viernes 23 de enero recibí una llamada en la que me preguntaban si había oído algo respecto al posible interés del Villarreal por Eric. Les cuento con absoluta sinceridad mi respuesta: “No lo veo, no da el perfil. Tiene potencial, pero ninguna experiencia en Primera”. El sábado 24 saltaba la noticia en Barcelona. Y era cierta. Seguro que entienden el significado de lo que pretendo transmitirles.

Creo que el fichaje de Bailly es un riesgo evidente porque solo tiene 20 años y ha jugado únicamente cuatro partidos de titular en la élite. Sí, esa es mi opinión a bote pronto y puede que tenga un porcentaje importante de razón. Seguro. Pero también les digo que el Villarreal posee informes minuciosos del central y que los técnicos dicen que es un diamante en bruto: podría ser en dos años uno de los mejores defensas del mundo. Negueroles ha calibrado el riesgo, pero también sondeó el mercado y se encontró con peticiones desorbitadas por otras opciones. En esas condiciones, y teniendo en cuenta que debía fichar con urgencia, optó por asumir el componente de vértigo de la operación. Si falla, tiene claro que todos sabían que era una locura. Y si acierta… pues era lo normal, pues ha costado cinco millones.

El éxito futuro del club pasa por acertar al máximo en las inversiones, vender bien como se ha hecho con Gabriel y apostar por las jóvenes promesas de la cantera como Nahuel, Adrián Marín, Aleix García, Morlanes, Ramiro Guerra… y el fichaje de cracks cuando aún no han explotado, como Leo Suárez o Fran Acosta. Y después, con todo ello, sí que es un milagro poder plantarle cara al Real Madrid o al Barcelona.

0

Ampliación de capital, el concurso y el ascenso, el futuro del CD Castellón

La capitalización política de cualquier cuestión susceptible de ser materializada en posibles votos, es uno de los males que nos invade, al margen de aquello que yo detesto del ‘y tú más’. Cuando se trata de aprovechar el tirón de los deportistas, todavía me duele más la injerencia política. Y cuando ya se llega a un valor sentimental como es el CD Castellón el dolor casi se convierte en algo a mitad de camino entre la vergüenza y la indignación. Faltan cuatro meses para las elecciones. Por ello, me chocó la foto de representantes de todas las formaciones políticas como acción publicitaria para la campaña de abonos del CD Castellón. Con tal unión de todas las fuerzas políticas, sin distinción de colores, seguramente hoy el equipo de Calderé no estaría en Tercera. Espero que esta para mí desconocida pasión por el Castellón continúe en un futuro, porque se necesitará. Y que nadie piense que el factor Castalia se avivará por una foto.

El futuro del Castellón pasa por varias claves que serán fundamentales para su vuelta al fútbol profesional. Sin lugar a dudas, una de ellas es el ascenso a 2ª B como primer paso.

Luego sitúo el solventar con éxito el concurso de acreedores que el próximo 23 de febrero cuenta con una cita fundamental. Pienso que esta segunda clave se sacará adelante, entre otras cosas porque para los principales acreedores más vale ceder a una quita importante y alcanzar un acuerdo, que perderlo todo. El reflotamiento deportivo del Castellón, y el hábil anuncio de Cruz de una ampliación de capital, ayudarán a agilizar los pactos, que me consta que se hallan encaminados para el pago de la deuda, fundamentalmente con Bankia. Solventar el concurso de acreedores otorgará dos años de oxígeno, aunque luego se deberán cumplir estrictamente con los pagos que se acuerden. Pero ya es un paso muy importante.

Y el tercero, para mí fundamental, es la ampliación de capital, que tantas veces he reclamado como obligada desde esta columna. No me importaron en su momento las despectivas censuras de aquellos que cuando el CD Castellón vuelva a donde debe, pasarán a ser invisibles y lejanas a un protagonismo que solo la situación catastrófica del club les otorgó. El movimiento se demuestra andando, apoyando y aportando soluciones, no buscando enemigos que no existen o destruyendo por sistema.

Cruz anunció una ampiación de capital que en la última asamblea, a pesar de que siempre había huído de ella, pero rectificar es de sabios.

Bien, ahora viene el paso importante de cubrir el capital social que se acuerde o se decida como necesario para sacar adelante el CD Castellón.

El presidente, David Cruz, no tiene posibilidades de hacerlo. Eso es evidente. Entonces, todo pasa por la adquisición de un inversor mayoritario o por el reparto minifundista del accionariado al estilo Eibar. Tuvo la oportunidad, que desestimó, de vender a un empresario mexicano, después de que su socio aceptara desprenderse de su parte, pero la no obtención de la mayoría accionarial dio al traste, de momento, con aquella operación. ¿Cómo se cubriría el capital de esa anunciada ampliación? El Eibar, completó los 1,7 millones de la conversión en SAD de la entidad con 10.000 accionistas con una media de 200 euros de inversión por cada uno de ellos. Para mi esta sería la opción soñada por cualquier aficionado sentimental del CD Castellón porque dejaría el club como un patrimonio de la ciudad y no en manos de alguien externo, más después de la nefasta experiencia de Castellnou. ¿Seríamos capaces de lograrlo? La implicación política sí sería fundamental en una campaña de Salvem al Castelló. ¿Una utopía? Me gustaría que no fuera así. El futuro estaría en manos de todos.

Mientras, el Castellón sigue siendo más líder y ayer aguantó, gracias a Castalia, el pulso con un arbitraje poco favorable. No entiendo como habiendo tantos colegiados, se somete a presión semejante a Fermosell Pérez, un chico de Castellón, para dirigir en Castalia al equipo de su ciudad y quién sabe si del que es hincha. Innecesario e ilógico. Y no es la primera vez.

0

Las claves del Villarreal 4G, la venta de Gabriel, las baterías de Llaneza y la ilusión de la Copa

En cualquier deporte, una racha de 15 partidos sin conocer la derrota es digna de alabanza. Si se trata de la Liga española, y además la gesta es de un club como el Villarreal, el mérito es mayor. Sin embargo, es más satisfactorio observar las buenas sensaciones que ofrece este equipo y cómo juega al fútbol. Me queda el sabor de que este grupo de Marcelino ha contraído méritos para sumar más puntos ante Barça, Madrid, Sevilla, Málaga, Elche y Espanyol, aunque también alguno menos contra el Celta. Es seguro que tanto los dos grandes, como Atlético, Valencia y Sevilla tienen plantillas con mejores jugadores, pero ninguno de ellos interpreta el fútbol de equipo como el Villarreal. La fortaleza de su juego colectivo es la gran estrella. Se ha mejorado notablemente el balance defensivo y se generan muchas acciones de gol en cada partido. Solamente la baja ratio de oportunidades y acierto, le ha privado de varias victorias merecidas. El notable rendimiento de defensas como Gabriel y Víctor Ruiz, a quien el Valencia paga la mitad de su nómina, ha sido clave, tanto como el equilibrio que ha aportado Jonathan dos Santos en el interior derecho, además de la conexión eléctrica Vietto-Cheryshev. Estos han sido los bonus extra que se han unido a los Mario, Asenjo, Bruno, Uche, Jaume Costa… y el gran rendimiento de supuestos secundarios como Pina, Rukavina o Gerard. Y siempre la palabra equipo en mayúsculas.

EL EMBAJADOR LLANEZA. La provincia de Castellón le debe mucho al Villarreal y a José Manuel Llaneza en cuanto a promoción. El vicepresidente del Villarreal posee otra vez vitalidad máxima. Como me dijo el doctor José Anastasio Montero, una eminencia en cirugía cardiovascular y el hombre que intervinó de una delicada dolencia cardíaca a Llaneza,  vuelve a tener las baterías muy cargadas para la pelea. Pienso que su carácter y su tenacidad han sido determinantes para que el Villarreal volara en enero desde el aeropuerto de Castellón y también su lucha para intentar que los rivales del Submarino aterricen en Vilanova y no en Manises. No nació en esta provincia pero ha hecho mucho por ella y doy fe de su defensa a ultranza de todo lo que se refiere a Castellón allá por donde va.

El pasado jueves, el presidente del Amics, Luis García, otro luchador del deporte, se quedaba de piedra cuando Llaneza le decía en la UJI que si el Amics ascendia a LEB oro, contaría con más ayuda del Villarreal. Unos euros que serán vitales para que Castellón tenga baloncesto de élite. El vicepresidente prometió más dinero para los clubs deportivos integrados en el proyecto Endavant para la próxima temporada. Dinero del fútbol para el deporte. Y espero que esas baterías a las que me aludía el doctor Montero sigan haciendo cosas buenas para Castellón.

EL CASO GABRIEL. Gabriel vale hoy 20 millones de euros y le costó apenas 3.5 millones. Un elevado porcentaje de esa plusvalía se debe al buen trabajo del jugador en el Villarreal y a la exigencia del cuerpo técnico de Marcelino. Al técnico le llovieron las críticas la temporada pasada con su suplencia. Ha tenido paciencia y le ha dedicado muchas horas de videoescuela pero hoy es un central de primer nivel que Wenger quiere llevarse al Arsenal. Tranquilos, el Villarreal no quiere vender y solo se desprendería de él en enero si le abonan la cláusula. Si los ingleses aceptan pagar 20 millones, todos tendríamos que aceptarlo. Es irrechazable. Ahora bien, si me preguntan mi opinión, continurá hasta junio. Luego… ya se verá.

LA ILUSIÓN DE LA COPA. Siempre he dicho que el fútbol le debe un título al Villarreal después de haber jugado tres semifinales europeas y haber sido subcampeón de Liga. La Copa vuelve a avivar la ilusión. El Getafe es el último escollo para una semifinal contra Atlético o Barcelona. El Villarreal necesita ese ápice de suerte que le ha faltado siempre, para jugar una final, pero para ello hay que lograr una buena ventaja el miércoles en el Madrigal. La palabra es ilusión y la afición debe responder porque este Villarreal 4G lo merece.

0

Ambiente de Primera en Castalia y la afición del CD Castellón da buen ejemplo

Escuchaba ayer una entrevista a Bojan Krkic en Onda Cero. El periodista le preguntaba, con intención, al viajero delantero exazulgrana por cómo se vivía el fútbol y por el ambiente en los estadios de la Premier League. El futbolista contestó que con mucha pasión, pero destacó que cada afición animaba a su equipo y era muy respetuosa siempre con el rival. En España tenemos que acabar también con esa especie de sensación de que en un campo de fútbol está permitido el insulto. Pues no, para insultar, fomentar la violencia o actuar con ella no existe bula ni en la calle, ni el cine ni en ningún sitio y menos en un recinto deportivo porque te arriesgas a una fuerte sanción o incluso a una pena de cárcel según la gravedad. Lo mismo que para quienes escondidos bajo el anonimato de una red social aprovechan para sacar lo peor de sí mismos pero también ya están siendo desenmascarados por las unidades de delitos informáticos y se han producido varias detenciones por la policía.

La campaña que ha puesto en marcha la Liga de Fútbol Profesional, con el apoyo de las autoridades, es una iniciativa que va a colaborar a erradicar la violencia en el deporte. En todo el país se han empezado a castigar con fuertes sanciones tanto a los clubs que dan cobijo a grupos radicales, como de forma individual a aquellos que desatan sus iras con insultos o amenazas.

Como modelo de civismo y un buen comportamiento tengo que poner hoy a la afición del CD Castellón en el partido de ayer contra el segundo filial del Villarreal. Es normal que entre dos poblaciones que apenas están separadas por 5 kilómetros pueda existir una rivalidad deportiva, pero nunca esta puede, ni debe, rebasar los límites normales más allá de de que unos u otros apoyen con pasión a su equipo.

Responsabilidad de cada cual, sea periodista, directivo o aficionado de a pie es fomentar la buena convivencia entre aficionados del Castellón o el Villarreal. No es tan difícil y en esa labor quien suscribe lleva trabajando muchísimo tiempo, en ocasiones con disgustos, en otras con alegrías porque en el camino he encontrado a buena gente, y siempre con la conciencia tranquila de haber hecho lo correcto en esa tarea, desde el respeto a unos y otros.

Por ello, entiendo rivalidades pero nunca insultos ni violencia. No me gustó la pancarta con la que amaneció una rotonda de la entrada a la capital, que no insultaba cierto es, pero que no fomentaba nada positivo. Me disgustó, igual que cuando escuchaba a un grupo de una de las esquinas del Madrigal proferir gritos contra el Castellón o también cuando en Castalia se hacia lo propio con el Villarreal desde un sector.

Pero me llené de satisfacción con el buen partido de fútbol del que disfrutó ayer Castalia, con una afición entregada con su equipo incondicionalmente, pero de la que no salieron ni insultos ni ningún cántico ofensivo contra el Villarreal C. Una enorme alegría y un ejemplo a seguir. Tanto como la gran afluencia de público a un partido de 3ª División con 7.000 espectadores, una entrada superior a muchos campos de Segunda División e, incluso, a algún estadio de Primera. Fútbol y fútbol es el lema de Calderé, ajeno a cualquier otra cosa que no sea eso. Es cierto también que el club se juega su futuro fuera de los despachos, pero eso lo dejaremos para otro día. Castalia rindió homenaje al fútbol como deporte y el Castellón es líder. Enhorabuena. H

0

Roig resuelve el ‘tema Cani’ echando la vista atrás a Riquelme y Garrido

La vida es una concatenación de experiencias y es inteligente aprender de ellas para no repetir errores. Si dispusiéramos de la oportunidad de rebobinar la cinta vital, es evidente que nos equivocaríamos menos. Saco esto a colación del tema Cani que ha sembrado inquietud en la afición. Es un jugador querido y apreciado por todos. Han salido a la calle muchas teorías de la conspiración para explicar porqué se le ha puesto en el mercado. Casi todas gratuitas.

En los últimos 15 años me he arrepentido del tratamiento que en su día ofrecí profesionalmente a dos temas muy graves para el Villarreal: Riquelme y Juan Carlos Garrido. En uno me sitúe inconscientemente al lado del jugador. Y en el otro, de la parte del entrenador. En ambos me equivoqué y no me duele reconocerlo. Desde entonces, me prometí que nunca me dejaría influir por algunos factores externos, léase la estrella de turno o la opinión del mismo Fernando Roig porque cada uno lleva su hoja de ruta. Con Román, posiblemente el mejor jugador de la historia del Villarreal, me decanté cómodamente por la estrella. El ego del argentino desestabilizó al club, en aquel asunto de alargarse a si mismo las vacaciones de Navidad. Y más caprichos. Ya lo había intentado con Benito Floro, quien lo dejó fuera de una convocatoria. Llaneza también se equivocó en aquella ocasión dando cobijo al jugador. Y aprendió…

Roig mantuvo el pulso firme y fue fiel al principio de autoridad. Nunca ningún futbolista, por crack que sea, debe imponer sus caprichos. Eso debilita al club. Quizás, un ejemplo de rendirse a las estrellas es el FC Barcelona actual. Riquelme antepuso su ego a todo y lanzó un pulso a técnico y presidente.

Otro error del que siempre me he arrepentido fue Juan Carlos Garrido. Roig aplicó el mismo criterio que con Pellegrini, pero se equivocó. En este caso, el presidente también tuvo un problema de ego personal, porque no quiso escuchar a nadie y se endiosó en su cabezonería de mantener a un egocentrista en su cargo sin atender a razones. Ni a Llaneza ni a su hijo.

El egocentrismo de Garrido me impactó. Capaz de mandar a un empleado en taxi desde el hotel a que le cambiara un suéter que él mismo se había comprado en el centro de Londres porque creía que le quedaba grande, o de ponerse detrás de su asiento del bus las iniciales de su nombre. Igual que despedir al conductor habitual del autobús o vigilar hasta el perfil de whatsApp de sus jugadores para recriminarles las frases que colocaban; desprestigiar por la espalda a Valverde; mandar a un empleado como espía una semana a los entrenamientos de un rival… La lista de caprichos es larga tanto como su ego. Y se le permitieron todos. Después de 10 años se marchó del club exigiendo un aval personal del presidente para el cobro el finiquito. Llegó pobre y se marchó millonario gracias al Villarreal.

Una cosa es el principio de autoridad y otra distinta abusar del poder. Todos los casos no son iguales y Roig cometió su error futbolístico más grave.

Y ahora llega el tema de Cani. Uno más de los desencuentros que se producen en las relaciones profesionales. El problema viene de tiempo y ya les alertaba del expediente X Cani en esta misma columna. El jugador, en este caso, se ha mantenido en silencio. No hay un motivo único para su salida. Las cosas no son blancas o negras, pero yo lo resumiré en que todo ha degenerado en una pérdida de la confianza mutua. Y lo mejor es su salida del club para las dos partes, porque, aunque me gustaría, ahora no veo posible la reconciliación. Lo importante es el Villarreal, que está por encima de Pellegrini, Riquelme, Cani, Marcelino, incluso, hasta del propio Roig. Y no hay más debate ni polémica. A Cani, de corazón, le deseo lo mejor porque, de verdad, errores que haya podido cometer al margen, me parece un chaval extraordinario. El presidente ha meditado mucho su decisión y creo que ha hecho lo mejor para el Villarreal. El míster debe exigir a Gio, Cani… lo máximo. Y los jugadores respetar las reglas de peso, cuidados personales… No hay más ego que el del equipo. ¡Feliz Año! Y que los Reyes Magos se porten bien con ustedes. H