Sobre el Autor: José Luis Lizarraga

Descripción
José Luis Lizarraga, jefe de deportes de el Periódico Mediterráneo

Entradas por José Luis Lizarraga

0

La Revolución de la Afición Albinegra

La gran noticia es que David Cruz deja el control del CD Castellón. La buena noticia espero que pueda ser que el grupo de Pablo Hernández, Dealbert, Montesinos… que lidera Bruixola devuelva la seriedad a un club que no merecía el maltrato y la humillación a la que le han sometido sus últimos gestores. Cruz ha pisoteado el escudo, la camiseta y el sentimiento albinegro.

Por eso, ayer recibí la noticia con una alegría y una emoción especial, porque he visto sufrir a mucha buena gente que quiere con pasión y locura a su Castellón durante este tiempo angustioso. A todos les corresponde una gran parte del éxito. Su lucha ha sido constante para liberar del secuestro al Castellón. Cada una de las manifestaciones y protestas pacíficas han servido para minar la moral de Cruz. No hay dictadura eterna y la de este presidente tampoco iba a serlo.

Empieza una nueva etapa. Desde luego, queda mucho camino por recorrer, pero con ilusión y ganas de construir un nuevo Castellón se puede devolver a este equipo al fútbol profesional. Sobre todo porque he vivido y observado durante estos meses que son muchos a los que el Castellón les quita el sueño. Y prefiero ese caudal que la fortuna de cualquier millonario sin escrúpulos venga de China o de cualquiera que pretenda hacer negocio del sentimiento.

Y eso es lo que deben saber administrar bien los nuevos gestores. No llegan con un saco de millones detrás. Ni mucho menos. Pero deben tener la sensibilidad de saber lo que es y significa este club. Sí, se puede. Entre todos, se puede. No será fácil, ni mucho menos, porque la situación económica es terrible. Al Castellón lo han esquilmado. Paralelamente confío en la justicia porque no pueden quedar impunes los que tanto daño han hecho.

Y no quiero lanzar las campanas al vuelo. He empezado aclarándolo porque queda mucho camino por recorrer, pero por lo menos el Castellón está vivo. Con problemas pero con mucha gente que le mima. A los nostálgicos nos reconforta que sea sin refundarse. Todos los que lloraron el sábado aquel gol en el minuto 95 de la Peña Sport, hoy vuelven a tener ilusión por el Castellón. Ahora a por el récord de socios en Tercera División. Vamos a soñar. PPO.

0

La transición tranquila de Valverde en el Barcelona

No quiero hacer una loa del Ernesto Valverde persona, principalmente porque todos estamos cansados de los elogios en ‘bautizos’ y en ‘funerales’. Es decir cuando uno llega y cuando uno se marcha. Lo que vale es lo que se cuenta en el camino.
Ernesto apenas estuvo siete meses en el Villarreal . Siempre pensé que no llegó en el momento adecuado y que el club amarillo no estudió bien a quien contrataba. El Villarreal venía de cinco años del fútbol de toque pausado de Pellegrini, que no se asemejaba en nada a la idea de Valverde. Y lo que menos se parecía todavía, era el estilo de los jugadores que se pusieron en sus manos. Él quería hombres de banda y virar a un fútbol más dinámico y con transiciones más rápidas. Después de un lustro jugando a otra cosa, cambiar aquello se antojaba más difícil que hacer que Serrat cantará rock duro.
Pienso que Valverde se equivocó en no formalizar una transición más pausada para llegar al final a su idea. Posiblemente, con matices distintos, la que puso en práctica Marcelino con cuatro temporadas fantásticas en el Villarreal. Ese fue su error y estoy seguro de que habrá aprendido de él para triunfar en el Barcelona.
Bruno Soriano, capitán del Villarreal, internacional y un jugador con ‘gen Barça’ siempre ha reconocido que Valverde ha sido uno de los entrenadores con quien más ha aprendido.
Y también estoy convencido que nunca olvidará lo que se cuece en las cloacas del fútbol. Creo que en el Villarreal se habría tenido paciencia con Valverde, sino hubiera existido la intoxicación directa de Juan Carlos Garrido. El que fuera su relevo tras la destitución en enero del ‘Txingurri’ después de una derrota 0-2 ante Osasuna, se pasó varias semanas desprestigiando su trabajo, dentro y fuera del Villarreal.

No lo olviden, detrás de la eterna media sonrisa de Ernesto se esconde un hombre con personalidad, carácter y pulso firme que ninguna estrella podrá cambiar. Su honestidad tampoco. Al Barça le vendrá bien un cambio… pero debe ser con una transición tranquila.

Etiquetas:
0

Escribá sigue en el Villarreal, Cruz debe marcharse del Castellón

Escribá es Escribá y Marcelino es Marcelino. Comparar maneras de actuar y de proceder no tiene sentido porque todos tienen aspectos positivos y negativos.

La decisión (pública) sobre el futuro del banquillo del Villarreal se está dilatando demasiado para lo que es habitual en un club que renovó a su anterior entrenador por tres temporadas.

Escribá es un perfil diferente a Marcelino. Un hombre tránquilo, que siempre permanece igual en los buenos y los malos instantes y que llegó al Villarreal en un momento muy difícil.

Creo que no se le ha dispensado el respeto que merece y se ha infravalorado su labor. Posiblemente esa imagen de tranquilidad, diferente al carácter racial del anterior técnico, distorsiona la realidad.

Las dudas que pueda generar su continuidad en el club son normales. Seguramente también las tendría Negueroles cuando firmó a Marcelino por tres años, pese a su gran labor en el Villarreal. Y también es cierto que, como es normal, se ha seguido el trabajo de otros técnicos en el mercado.

Los números no engañan. El Villarreal ha sumados 63 puntos y es quinto. Barça, Madrid y Atlético están muy por encima ahora mismo. Inalcanzables. El cuarto es el Sevilla, con una plantilla muy importante. Es posible que rodando todo perfecto se hubiera podido pelear con ellos. Los rivales son ahora Real y Athletic, dos históricos. Bueno, no está mal. Y no es malo aspirar a más.

El debate sobre Escribá lo resolverá el consejero delegado. Pero es erróneo pensar que no continuará porque la decisión no llega ya. Aunque en mi opinión considero que si se ha optado por su renovación, Negueroles tendría que haberlo plasmado ya para reforzarle. Posiblemente hay varios técnicos en Primera mejores que Escribá, pero también hay bastantes peores.

En ocasiones me asaltan las dudas, pero les confieso que valoro, y mucho, su trabajo en el Villarreal. Goza de mi respeto. Negueroles decide, aunque creo que ya lo ha hecho… y Escribá continuará.

LA AMPLIACIÓN DE CAPITAL DEL CASTELLÓN. Una vez concluidos los cuentos chinos de Cruz, el día 9 finaliza el plazo para la tercera fase de la ampliación de capital del CD Castellón. La definitiva y que podría conducir, de no cubrirse, a la liquidación del club por el juez concursal. En este momento, ya no es necesario comprarle nada al señor Cruz. Con depositar el dinero del capital social se podría conseguir el control. Pero hay que poner más de 900.000 euros. La situación es más que delicada. Y la deuda posconcurso supera el millón de euros. Un agujero insostenible y que debe derivar en responsabilidad en la gestión para Cruz y Cano-Coloma como secretario del Consejo.

Descartada queda la llegada de un millonario mecenas. Al Castellón lo tienen que salvar la gente de la tierra: políticos, empresarios y afición. Para los primeros sería un fracaso ante la ciudadanía. Y las empresas también deben respaldar un Castellón sin Cruz.

Los jugadores le ganaron ayer al Villarreal C. Todo el año han ido por el buen camino, pero no me gustó nada el comunicado de esta semana, que contó con división en el vestuario. No aplaudo nunca que se pueda incitar a la violencia aunque sea sutilmente.

Y acabo con un recuerdo para un hombre de fútbol íntegro como Daniel Salafranca. Nos dejó el viernes. Él era del Castellón, pero sobre todo del fútbol. Descansa en paz amigo.

Etiquetas: ,
0

La ‘vía china’ de Cruz

David Cruz es un superviviente. Uno de esos tipos que salvaría hasta el paso de un tsunami sin despeinarse. Un día llegó a Castellón, firmó un préstamo hipotecario para comprar un club de fútbol y el banco todavía está esperando que abone el primer pago. Es como el okupa que se ha instalado en un piso y no puedes echar pese a que no posee ningún derecho para vivir en la casa. En este caso, incluso, es más grave porque se considera con la potestad de decidir a quién se le vende la vivienda. En el interín ha hecho de la casa apropiada su modus vivendi y se ha reído a la cara del vecindario, llegando incluso a humillarlo. Y nadie le puede echar…

Uno solo tiene que documentarse un poco en el mundo del fútbol para recabar los informes respecto a las personas sobre las que se ha apoyado Cruz para despreciar la alternativa de Pablo Hernández y Àngel Dealbert para presentarlas en el Ayuntamiento de Castellón al concejal de Deportes, Enric Porcar, e intentar convencerle de que su proyecto de la vía china es la salvación que necesita el club. Lo dejaremos para otro Directo para contarles las andanzas de algún agente de medio pelo conocido en Valencia y de dudosa reputación.

No conozco ningún proyecto que no sea la bomba cuando se presenta para convencer o encandilar al interlocutor. Todos son maravillosos. Pero sí conozco un gran número que saltaron por los aires a las primeras de cambio. Lo que es cierto es que Cruz no tiene derecho a reírse de la buena gente que quiere al CD Castellón, ni haberlo dejado en la peor de las miserias.

Lo que sí tengo muy claro es que la corporación municipal, porque así lo ha repetido la alcaldesa de Castellón, Amparo Marco, y su equipo de gobierno, no permitirán que se mercadee con el estadio Castalia. Ni a Cruz ni a nadie hasta que no se demuestre la viabilidad del plan, eso que Cruz no ha hecho nunca.

Yo creo en la gestión para sacar al Castellón del barro donde ahora se encuentra. No considero que Pablo Hernández y Àngel Dealbert fueran a llegar con una pila de billetes bajo el brazo. Estoy convencido de que no era así porque no son millonarios. Pero querían arriesgar parte de su patrimonio, junto con otra gente, y estaban dispuestos a aportar un dinero para empezar a funcionar en el club.

Seguramente no lo que necesita el Castellón para sanearse, pero sí para ir tirando con un proyecto de gestión, devolver la ilusión a la afición albinegra y el orgullo de ser del Castellón. Tampoco había que ponérselo todo en bandeja, Castalia incluido, pero sí era gente que sabe lo que es el Castellón y que no llegaba para sacar ningún beneficio de la vaca albinegra.

De momento, la vía china ha llegado a Castellón prometiendo millones y millones de inversión, cambiar Castalia de arriba abajo y aseguran que Cruz no estará en el proyecto. El boleto de la primitiva que sueña toda la afición albinegra para que caiga premiado cerca de su casa. Pues sí, yo sigo sellando boletos cada semana, pero mientras tanto sigo levantándome todos los días para trabajar, porque ese es el valor seguro que todos los que tenemos la bendita suerte de tener un trabajo. Y sí encima lo hacemos a gusto, pues mucho mejor. Yo prefiero eso a depender de Cruz.

Seguramente son muchos los que confían más en lo tangible que en el cuento de la lechera. Mientras tanto, no hay que dejar al CD Castellón solo y ahora el CD Castellón son sus jugadores. PPO

Etiquetas:
0

El mal de altura del Villarreal

Dentro de tres meses se cumplirán cinco años del descenso del Villarreal CF a Segunda División A. Siempre pensé que de lo malo se podría extraer algo positivo, por ejemplo curar el mal de altura en que se había instalado el club y su entorno. Era una buena lección para entender lo perdido.

El Submarino acumula 17 temporadas en Primera, en 13 de ellas ha disputado alguna competición continental, aunque haya caído en la previa o en la Intertoto en alguna. En ese periodo de tiempo, ha logrado ser subcampeón de Liga, ha disputado cuatro semifinales europeas y ahora mismo es el número 20 en la clasificación histórica de la Liga española.

Esta temporada tendrá un presupuesto de 103 millones de euros y completará el ejercicio con superávit. Datos objetivos, que podría ampliar con que en diciembre de 2004 fue el mejor equipo por la IFFHS. Argumentos irrefutables.

Decía que pensaba que el mal de altura estaba totalmente curado y superado, pero parece que todavía quedan ramalazos. Las redes sociales se han convertido en la barra del bar de antaño. Todos tienen derecho a opinar, pero también a respetar.

No hace mucho escuché con paciencia e incredulidad cómo un aficionado criticaba la política de cantera, e interpretaba que eran pocos los chicos que ascendían al primer equipo. Lo basaba en que un conocido suyo se había quedado en el camino. Hoy ese jugador juega en Preferente.

Y situaciones de ese tipo, exentas de criterio, vuelven a germinar alrededor del Submarino. No hace mucho, el consejero delegado, Fernando Roig Negueroles, tuvo que aguantar que varios aficionados le recriminasen por qué no había destituido al entrenador después del 0-4.

Observo una crispación fuera de lo normal con la figura del entrenador.

respeto por escribá / Hace tiempo que quería referirme a ella. Puede que Fran Escribá no sea el mejor entrenador de Primera División, pero estoy seguro de que es mejor que muchos de los que ahora dirigen clubs de la élite. Y también considero que existe una falta de consideración y respeto por un hombre que es un profesional de pies a cabeza y un tipo honesto.

Es cierto que en la ida contra la Roma en el Estadio de la Cerámica las sensaciones que dejó el partido fueron de que la situación se le iba de las manos, y una imagen decadente, pero ha logrado parar el golpe.

No voy a entrar en comparaciones con otros extécnicos. Yo ya he dicho en repetidas oportunidades que Marcelino García Toral y Manuel Luis Pellegrini son los mejores que yo he conocido en el Villarreal. Escribá es Escribá. Y siempre mantiene su misma línea, en los malos y en los buenos momentos. Nunca ha sacado pecho y tampoco se ha hundido.

No hace aspavientos ni se vuelve loco en el banquillo chillando, pero sí que toma decisiones y nunca esconde nada. Mi máximo deseo es que concluya la temporada y luego ya habrá tiempo para analizar si continúa o no. Pero mientras tanto, se merece todo mi respeto y considero que el de la afición. Hoy el Submarino es 6º en quizá la mejor liga del mundo… no está mal.

No tengamos mal de altura. Si empezamos a creer que el Villarreal debe ganar con la gorra a cualquiera no estamos en el buen camino. Entre otras cosas porque este es un club mucho más grande que su hábitat. Y eso ya es un hándicap.

Uno siempre tiene que saber quién es y de dónde viene. El gélido ambiente del encuentro de ida contra la Roma en la Europa League en el Estadio de la Cerámica no me gustó absolutamente nada. La crítica es buena, el respeto también y un club no se dirige desde la barra de un bar. Le tengo pánico al mal de altura. No caigamos en errores del pasado.

0

El Villarreal busca un ‘9’ en el mercado

El fútbol tiene dos aspectos básicos: ataque y defensa. El Villarreal ha basado una gran parte del éxito de su fortaleza en el muro que ha construido delante de su portería. Asenjo es hoy el portero más en forma de la Liga y el menos goleado, pero no sería posible ese honorífico título sin un funcionamiento colectivo en el juego defensivo que permitiera que solo haya recibido 12 goles en 18 partidos, gracias al esfuerzo global y la buena sincronización de todo el bloque. Otra cuestión es el número de goles en la otra portería, una cifra en la que es superado o igualado por nueve equipos. No descubro nada que ustedes no vean cada semana, solo estoy analizando cifras.

En ese déficit goleador influye la ausencia de dos hombres para mí importantísimos como son Soldado y Denis Cheryshev. El oficio, carácter, raza y sabiduría en el área y sus inmediaciones del delantero valenciano hicieron muy bueno a Bakambu la pasada campaña y aportaron mucho al Villarreal. Pero Soldado todavía tardará, diría yo, un mínimo de dos meses en volver a jugar. En cuanto a Cheryshev, su aportación hubiera sido vital en la segunda línea por su velocidad, potencia y llegada al área contraria. El centro del campo del Villarreal es muy fiable y equilibrado defensivamente con Soriano y Jonathan en las bandas, porque ambos son dos futbolistas excelentes, pero pierde en presencia en ataque. Samu aporta, pero se necesita también un futbolista como el ruso.

No eludiré los casos de Santos Borré y Pato. Ni debo ni puedo pasar de largo. Mi opinión en cuanto al colombiano es que es un jugador con futuro y que me gustaría que fuera propiedad del Villarreal, pero ahora le veo como un delantero en formación, casi con perfil de filial o cesión. Le falta experiencia en un fútbol tan competitivo como el español. Borré necesita jugar y jugar, pero en un equipo con menos exigencia que este Villarreal. Se le fichó con urgencia por las necesidades, ya que se acababa de lesionar Soldado. Su aportación ha sido mínima.

¿Y Pato? Hace unas semanas le pedía a Escribá que debía sacarle partido. Hoy quiero ser justo con el entrenador del Villarreal y considero que le ha dado muchas oportunidades y el brasileño ha respondido con cuentagotas. Posee talento de sobra, pero le veo falto de la chispa necesaria para una competición exigente y tampoco con la capacidad de sacrificio que requiere este plantel. Ahora mismo creo que no se ajusta al perfil de futbolista que quiere Fran Escribá. Pero esto es opinión y no información. Para mí, el déficit en el balance del juego ofensivo en la presente temporada tiene mucho que ver con todo lo apuntado.

Les puedo asegurar que el Villarreal trabaja en la búsqueda de un refuerzo, pero siempre en la línea de política económica que sigue fielmente Fernando Roig Negueroles y que ha caracterizado su gestión, siguiendo las directrices del presidente. En A Coruña se produjo una reunión entre el consejero delegado y su entrenador, que conoce de primera mano las conversaciones que se están llevando a cabo. La opción de Mariano, que se intentó en verano, parece casi descartada. No es fácil que el Real Madrid se desprenda de él. Pero el club maneja más opciones y tanto Seguí como Pablo Ortells trabajan en varias vías.

Al margen está la salida de N’Diaye si llega una oferta interesante, pero no descarten otra salida porque no creo que el Villarreal se plante en abril con seis delanteros en nómina. Cada uno que saque sus conclusiones. Ustedes son inteligentes.

El Villarreal se juega mucho y la competencia por una plaza europea está muy abierta con Celta, Athletic y Real Sociedad, sin contar por supuesto a Sevilla y Atlético. Habrá tortas y el Villarreal debe competir al máximo nivel.

0

La ilógica lógica de David Cruz en el CD Castellón

David Cruz ha hecho de la ilógica su lógica. Ni su conducta ni su manera de actuar se corresponde con lo que pudiéramos llamar pautas normales de comportamiento. Se ha acostumbrado a hacer lo contrario de lo que dice, pero sobre todo se ha convertido en un auténtico especialista en crispar al mundo albinegro. Nueve entrenadores, dos directores generales en apenas cinco meses, varios consejeros, una larga lista de jugadores y relaciones rotas con todos en apenas cinco años, desde que llegó este nuevo heredero de las miserias de Castellnou. Y cuando me preguntan cuál es el futuro del Castellón, ahora solo puedo responder no sé, porque no puedo descifrar lo que pasa por la cabeza de este destructor de positivismo llamado Cruz. Su palabra para mi tiene la misma duración que una barra de hielo en el puente de Triana de Sevilla en agosto a 50 grados de temperatura. Su problema es que en Castellón ya nadie le cree… ni le quiere, aunque él sigue remando en contra de todos y de todo.

El año empieza con la misma incertidumbre que concluyó el 2016. El día de Nochevieja viví un nuevo episodio de su ilógica. Un nuevo desaire. Recibí una llamada a las dos de la tarde que me aseguraba que Frank Castelló había sido destituido. Tenía comida de despedida del año con buenos amigos en el restaurante Rústico de Castellón. Les cuento a dos de ellos, Alejandro Mateu y Jorge Bellés, lo que me había llegado, pero les comentó a la vez mi extrañeza de que un día así al señor presidente del Castellón se le pueda ocurrir esta decisión. Mi primer instinto, pese a que les di la comida a mis compañeros, fue contrastar la noticia. Me costó localizar a Frank Castelló. Lo conseguí poco antes de las 16.00 horas y noté que se quedaba perplejo. Entre mí pensé que había hecho un poco el ridículo, pero mi obligación era verificar y él lo entendió así y con exquisita educación atendió mi disculpas. Pero algo le debió sonar mal porque me dijo: Espera un momento y haré una llamada por si no me han dicho nada, que tampoco sería de extrañar. Frank Castelló tardó unos minutos y con un tono un tanto alicaído me dijo que sí, era verdad, había constatado que había sido destituido como entrenador del Castellón.
Me quedé con mal cuerpo. Poco después, unos minutos más tarde de que desde mi móvil redactara y colgara en la página web de Mediterráneo la noticia como pude desde Rústico, el Castellón hacía oficial su destitución. Les puedo asegurar que si este informador no hubiese hecho la llamada, no se hubiera producido con tanta celeridad el comunicado oficial, porque también estoy en condiciones de decirles que los contactos con Manu Calleja venían de varios días atrás. Recuerdo que el CD Castellón siempre ha sido un club señor. Como le dije a Frank Castelló ha sido el entrenador de un club secuestrado por un hombre que hace tiempo ha perdido los papeles, pero lo ha hecho con señorío y una categoría personal que le honra. Y esto no va con el nuevo entrenador. Pero eso sí, vaticino que si tiene la personalidad que me cuentan, volverá a ser otra víctima de la lógica de la ilógica de Cruz. Pero no hay mal que cien años dure y hay que continuar peleando por liberar al Castellón.

 
Te recomendamos

El Madrigal da paso al nuevo Estadio de la Cerámica

Promueven el ‘tardeo’ y los músicos locales para activar el comercio

Un súper gemelo rescata a su hermano

Apuñalan a un hombre en Olot tras salvar a su cuñada

 
Contenido patrocinado

0

Un presidente sin palco y un palco sin presidente

El palco de Castalia siempre ha sido una de las parcelas más cotizadas de la capital de La Plana. El presidente del CD Castellón ha sido tradicionalmente un poder fáctico y abría las puertas más importantes del tejido social, económico y político. El cargo confería prestigio y posición de privilegio que irradiaba desde la torre de Maratón, pasando por el carrer Major, el Fadrí y hasta el último rincón de la provincia. Era un orgullo no solo sentarse en la butaca presidencial, sino también en cualquiera de las butacas adyacentes. Les podría contar mil y una anécdotas que reflejarían la batalla de egos y codazos que en su momento había para ocupar un espacio lo más cercano al presidente. Desde el político de moda, hasta la chica guapa invitada a última hora por el empresario de turno, pasando por esa fauna humana que tan bien escenifica el pequeño Nicolás. El CD Castellón ha tenido elecciones a la presidencia que contaron en su momento con igual expectación que la visita a la urnas en las municipales. Hoy el palco de Castalia luce vacío, abandonado por todos, pero, lo más grave, hasta por su propio presidente.
David Cruz sigue aferrado a su puesto de trabajo como presidente del Castellón. Sí, recalco ocupación laboral, que no vocacional. Continúa degradando lo que era una de las parcelas más codiciadas de la capital y sigue intentando desprestigiar a un club que es patrimonio de los castellonenses, aunque con la ley de las sociedades anónimas ya solo me queda ceñirlo a nuestro espacio sentimental y afectivo. Y pido perdón, porque nunca podría desprestigiar la camiseta albinegra, ni el pam pam orellut, ni la torre de Maratón ni el recuerdo de míticos futbolistas como Clares, Tonín, Del Bosque, Planelles, Viña, Manchado, Javi Valls, Alcañiz, Ibeas, Emilio… La lista es larga. Solo puede manchar su nombre con su proceder. Cruz ha dejado el palco sin presidente.
Junto con Antonio Blasco y Osuna han secuestrado al CD Castellón. No me gustan los juicios paralelos a los que nos hemos acostumbrado. No creo en las sentencias que se emiten en las televisiones, porque solo respeto la potestad de los jueces, aunque también ambas alberguen errores. No. No dictaré yo sentencia, pero sí sigo apoyando la pelea de Sentimiento Albinegro por saber la verdad de una gestión que dejó casi muerto al CD Castellón. Digo que no soy quien para juzgar si ha habido delitos en la gestión, pero sí que estoy en mi derecho de denunciar que entre unos y otros han hundido al Castellón. Es obvio porque el club milita en Tercera y no puede ni pagar el agua de Castalia, cuando estuvo a punto de ascender a Primera no hace mucho y estaba saneado. Son datos tan objetivos como irrefutables. El juez ya dictará sentencia y podrá o no podrá demostrar gestiones cuanto menos dudosas. El palco de Castalia no tiene presidente. Pero David Cruz tampoco tiene palco, porque nadie acepta ya su juego de engaños y amenazas que tanta buena gente me cuenta día tras día. Ni la inocentada de una ampliación de capital diseñada para seguir ocupando un puesto de trabajo. El presidente del Castellón tiene que ser ejemplar porque representa a una institución histórica que ahora pasa por su peor momento.
No le he hecho caso a un buen amigo que me decía que ya no merecía la pena repetirles siempre lo mismo y que casi era mejor no escribir del Castellón. En eso no estoy de acuerdo, porque hay que continuar peleando como Sentimiento, Fòrum, Salvem al Castellón y todos y cada uno de los miles de aficionados. Yo seguiré peleando mientras Mediterráneo me siga dando el privilegio de luchar por todo lo de mi gente. Sí, quiero un palco con presidente y un presidente con palco.

0

El gran reto de Escribá

10.00 AM. Domingo 11 de diciembre. Estadio del Madrigal. Por la puerta asoma el presidente del Villarreal, abrigado y con su bufanda. Su equipo entrena media hora después para preparar el partidazo de esta noche ante el Atlético de Madrid, el subcampeón de Europa y uno de los candidatos al título de Liga. Fernando Roig, seguramente barruntaba algún retoque más para el Madrigal mirando las gradas. Su cabeza nunca descansa. No lo demostrará con una claridad manifiesta, pero su anhelo es ganar y ganar, su ambición es máxima y trabaja para que su Villarreal compita siempre a tope. No se conforma, por eso es gratuito hablar de que no existe presión en el Villarreal. Es necesario para progresar sentir que nunca es suficiente.
Ese es el gran reto de Fran Escribá. Si el presidente se levanta un domingo a las ocho de la mañana para ver el entrenamiento de su equipo, no puede haber un solo jugador que se conforme con empatar en Leganés o superar la fase de grupos de la Europa League sufriendo hasta el último segundo. No, no les voy a vender humo, y no es para sentirse satisfecho, aunque tampoco para perder las perspectivas. Pienso que es más un problema de dudas sobre la actitud que de tener pajaritos en la cabeza y pensar que este Villarreal tiene que ganar con la gorra. En el término medio suele estar la virtud. El gran reto de Escribá es sacarle el máximo partido a esta buena plantilla que los dirigentes de la entidad amarilla han puesto en sus manos y que la gente entienda que se puede perder pero a la vez sentirse orgulloso de haber dado al máximo. Ahora no me quedo con esa sensación ni en algunos de los partidos en los que se ha ganado. Y llega un momento en que el entrenador debe poner los puntos sobre las íes.
Soy consciente de que superar lo que se consiguió en la etapa de Marcelino en el banquillo es complicado porque, para mí, junto a Manuel Pellegrini, han marcado dos etapas de oro en el Villarreal, cada uno con su propio estilo. Pero ambos son historia y el Villarreal, como he dicho muchas veces, posee un proyecto que está muy por encima de las individualidades, como quedó demostrado con Riquelme y otras estrellas del pasado.
El gran reto de Escribá es que el Villarreal vuelva a ser un equipo ambicioso y que salga a ganar, con sus armas, cada partido. No existe sitio para el acomodamiento en un club en el que su presidente vive con pasión todo, desde el benjamín hasta el primer equipo, pasando por el Roda y, a veces, hasta todos los deportistas y clubs a los que patrocina el Villarreal.
El gran reto de Escribá es hacer sentir la presión a todos sus jugadores. Incluyo a Alexandre Pato. Si el brasileño no tiene ilusión, no se siente comprendido, no es feliz en el Villarreal o sea lo que sea lo que pase en estos momentos por su cabeza, hay que tomar determinaciones, pero ahora veo mucho más de Pato que del espíritu de hombres como Asenjo, Trigueros o Jaume Costa por nombrar al algunos. Todos queremos un Villarreal comprometido. Ahora el problema no es de resultados, porque estos, pese a la irregularidad o la imagen mostrada en algunos partidos, no son malos. Pero hay que estar atentos para que la comodidad no se instale en el organismo del Villarreal. Yo creo que es capaz, pero también considero que de las buenas palabras hay que pasar definitivamente a la acción. Y yo quiero exigencia total. Sí, es el reto de Escribá.

0

¿La primera crisis de Fran Escribá en el Villarreal?

Una gran parte del éxito del Villarreal en los últimos cuatro años ha sido el gen competitivo y la solidez como bloque. Hoy no se puede ganar un partido en Europa y en La Liga sin jugar al cien por cien y con una exigencia máxima.

Para mi lo fácil sería cargar las culpas contra el error garrafal de Mateo Musacchio en el 0-2 y también señalarle por la acción en la que Devyerson le gana la posición en el 0-1. No creo que fuera justo con el defensa argentino que otras tardes ha sido un baluarte para su equipo. Ayer no estuvo fino y, es cierto, que le faltó la intensidad necesaria, pero ese precisamente es el problema que afectó a casi todo el equipo. A ritmo de ralentí es imposible ganarle hasta a un equipo de regional.

Cuando un conjunto no rinde como se espera, los motivos pueden ser de índole individual o colectivo. Es cierto que hay ahora muchos jugadores por debajo de su nivel habitual, pero lo que más me ocupa es la descomposición como equipo que he observado en el Villarreal. ¿Es la primera crisis de Escribá? Indudablemente es cuestión del entrenador buscar soluciones, tanto al bajón de forma de los futbolistas como a la mejora de los mecanismos del juego colectivo.

De Escribá me gusta su forma de analizar, y no buscar excusas, después de los partidos a los errores del equipo. Pienso que transmite, en ese sentido, transparencia. Lo veo positivo.

Sin embargo, hay algunos asuntos de criterio que me llaman la atención. No me refiero a la toma de la decisión, la cual respeto aunque pueda no compartirla, sino al concepto empleado para la asunción de sus apuestas. Y como para mi no existe nadie intocable y he aprendido a exponer mi opinión sin ambages, me choca la forma en que se efectúa la dosificación de esfuerzos. Me sorprende que se pueden hacer siete, ocho o nueve cambios de un partido a otro, porque se pierden los automatismos, pero sobre todo si el argumento de los mismos es el descanso de los futbolistas, el criterio no se sostiene cuando Bruno Soriano ha jugado todos los partidos de la competición europea y casi 12 enteros, menos el de Granada por lesión y ocho minutos ante el Celta. Algo falla en el criterio.

Es cierto que Escribá no tiene la culpa de los errores individuales ni de la alarmante falta de acierto cara el gol, pero si debe empezar a tomar cartas en el asunto, y un poco de mano dura, con la escandalosa falta de intensidad defensiva de algunos futbolistas. No entro en si su planteamiento es mas o menos ofensivo, aunque si observo que al Villarreal se le hace el campo demasiado ancho (mucho pase en horizontal) y corto (poca profundidad). Como decía Mario, al Villarreal le faltaron tres marchas ante el Alavés. Y considero al técnico capacitado para reconducir la situación, pero eso sí, ya debe empezar a arremangarse y tomar decisiones aunque no gusten.

Lo único innegociable en el Villarreal es el esfuerzo, el sacrificio, la solidaridad colectiva y el equipo. Quien no lo entienda así, debería pensar que solo falta un mes para el mercado de invierno y podrá tomar la puerta de salida. Ahora bien, tampoco es para alertar negativismos fuera de lugar porque todos los equipos tienen subidas y bajadas a lo largo del año. Pero, los acomodados no tienen cabida en el Villarreal.