Soldado no se marcha por dinero

Ni creo que Roberto Soldado se marche a Turquía por dinero, ni tampoco les contaré que el Villarreal haya permitido que se fuera por los cinco millones que marcaban su claúsula esta temporada. Ni tampoco, como sucedió con Jonathan, les voy a decir que al club le pilla de sorpresa esta operación. Sin duda, ha sido una patata caliente para Negueroles, el hombre que dirige con buen criterio el destino del club. Y la ha llevado con discreción intentado lesionar lo menos posible los intereses del club. Soldado se sentía muy identificado con el Villarreal. Puede que ya no estuviera preparado para ofrecer lo que su entrenador quería de él o que las relaciones siempre se desgastan.

Pero lo que quiero explicarle a la gente es que en ocasiones hay que tomar decisiones que no parecen lógicas como la venta de Jonathan o la salida de Soldado, pero en el fútbol el factor humano es algo que no se puede controlar ni planificar. Igual que cuando fichas a un futbolista, que en ocasiones es como un melón, y hasta que no lo abres, en este caso lo tienes a tus órdenes, no sabes cómo va a salir.  No tengo dudas en que Negueroles lleva días trabajando la solución a la forzada marcha de Soldado. No ha sido una decisión fácil ni tampoco tomada a la ligera. Hasta los mejores matrimonios se rompen. Un tema de relaciones humanas. Suerte, Soldado. Gerard Moreno sería un buen recambio. Y sigamos confiando en el Villarreal.

Sobre José Luis Lizarraga

José Luis Lizarraga, jefe de deportes de el Periódico Mediterráneo