Las otras señas de identidad

Tranquilos. No voy a opinar sobre banderas, himnos, lenguas y demás argumentos identitarios sobre los que nuestra sociedad -no sé si con mucho tino- lleva debatiendo durante los últimos años.

Hay otra seña de identidad más concreta y que define al bipartito que gobierna actualmente la Generalitat, especialmente, a la vicepresidenta Mónica Oltra: la acción social. Al menos, en la oposición.

Sin embargo, el Consell ha sacado ya a pasear el argumentario de las arcas vacías para justificar que sus promesas tardarán en materializarse. El mismo que utilizó Fabra durante su mandato y que, parece, va a ser también el libro de cabecera de su sucesor.

Pero las personas dependientes están hartas de las explicaciones que llegan desde los estamentos políticos. Hartas de que se les utilice. Hartas de buenas intenciones. Hartas de esperar. Hartas de todo.

Oltra confirmó ayer el fin del copago en los centros de día, pero, al mismo tiempo, echó un jarro de agua fría sobre sus esperanzas. Lanzó al vacío las ilusiones que habían concebido con la llegada del nuevo gobierno. Tendrán que esperar al menos tres años hasta regularizar su situación.

Demasiado tiempo para quienes ya han superado el límite de la paciencia

Sobre Javier Navarro Cantavella

Redactor Jefe de El Periódico Mediterráneo. También me encontrarás en: Twitter@javinavarrocs