Los insectos derrotan a los políticos

La gestión de las plagas es una de las asignaturas no resueltas de nuestras administraciones más próximas. No las ven venir. Ignoran las señales de alarma que activan los expertos en fases embrionarias y, cuando se deciden a actuar, el problema ha tomado derroteros incontrolables.

Si echamos la vista atrás, nos topamos con la más que cuestionable diligencia para frenar la expansión del picudo de las palmeras. Miles de estos árboles han muerto mientras sus propietarios combatían sin criterio ni pauta alguna.

Tampoco con la expansión del mejillón cebra han sido más efectivos. Hace solo unos días se reconocían vencidos.

¿Y los mosquitos? Tras el último verano que hemos sufrido en toda la costa, han anunciado un plan integral con los municipios afectados para evitar que se repita. ¿Cuándo?

Ahora nos pone en jaque otro insecto, el tomicus, que amenaza con diezmar la masa forestal. La primera reacción política ha sido la de siempre: subestimar al enemigo e ignorar los consejos de los profesionales. Veremos cómo acab

Sobre Javier Navarro Cantavella

Redactor Jefe de El Periódico Mediterráneo. También me encontrarás en: Twitter@javinavarrocs