Maldita Nacional 340

La falta de un proyecto global y la penuria inversora han convertido el principal eje de comunicación viaria de la provincia en una trampa mortal. Por ello, la jefatura de Tráfico de Castellón ha alertado –con buen criterio– de que debería mantenerse, sine die, el actual desvío para camiones entre Nules y Orpesa.

Sin embargo, no perdamos de vista que esta medida solo es un parche frente a los problemas que genera una red viaria imperfecta e incompleta. La solución la tiene en sus manos el Gobierno y esta no es otra que concluir, de una vez, la autovía interior (CV-10) hasta Tarragona.

Sobre Javier Navarro Cantavella

Redactor Jefe de El Periódico Mediterráneo. También me encontrarás en: Twitter@javinavarrocs