Ensalada (o ensaimada) política

El año electoral ha comenzado elevando la habitual atonía política de esta provincia. No ha hecho más que echar a andar el 2015 cuando, de golpe, me vienen a la mente algunas dudas que abro al debate del lector.  Solo dos apuntes:

Javier Moliner se ha sacado de la manga un proceso de elección de candidatos a las alcaldías que se asemeja a unas primarias, pero sin serlo. Por mucho que lo intento, no me cuadra cuál va a ser la mecánica (reglamento) que regirá ese procedimiento y qué cuota de poder esta dispuesto a ceder l líder del PP provincial a simpatizantes y afiliados.

Tampoco acierto a entender el planteamiento de Podemos en los municipios. Renuncia a presentar una lista con su nombre, pero autoriza a que su gente concurra  con siglas distintas o junto a colectivos ciudadanos. Otro caso de sí, pero no.  Pablo Iglesias teme no poder controlar a sus correligionarios y que, entre la multitud, le salga alguna oveja negra; es por ello que se resiste a ampararles con la marca oficial. ¡Menuda ensalada para al elector!

En otro momento (o cuando usted quiera)  hablaremos del follón de Compromis, con unas primarias a medida , de la duda existencial de Esquerra Unida o  de un PSOE que busca su identidad perdida entre la izquierda y el centro.

 

 

 

Sobre Javier Navarro Cantavella

Redactor Jefe de El Periódico Mediterráneo. También me encontrarás en: Twitter@javinavarrocs