Adiós al aeropuerto de Carlos Fabra; bienvenido el aeropuerto de Castellón

256418147_El aeropuerto de Castellón se encuentra ya operativo. Atrás quedan años de chanzas y burlas asociadas a una provincia que, en demasiadas ocasiones, ha sido objeto de notoriedad por hechos nadas loables. Atrás queda el aeropuerto de Carlos Fabra (para lo bueno y para lo malo) y se abre paso el aeropuerto de Castellón.

Sin ninguna duda, el proceso de concepción y construcción de la instalación ha estado jalonado de acciones más que cuestionables y poco nítidas que, algún día, tal vez,  salgan a la luz y se depuren responsabilidades.

No obstante, nunca he estado de acuerdo con las críticas a este aeródromo como motor turístico de la provincia. En el debate político se han confundido los términos desde el primer momento. Se puede cuestionar cómo hemos llegado hasta aquí, o si eran necesarias las exhibiciones megalómanas que han tenido como exponente más visual la estatua de Ripollés. pero no la conveniencia del proyecto.

Situados en este punto, analicemos el devenir del aeropuerto como en cualquier otro punto del universo; controlemos las gestión de Lavalin y vigilemos que a los castellonenses no nos cueste un euro más de lo conveniente. La infraestructura ha echado a andar y no necesita más piedaras en el camino, sino una larga y diáfana pista de despegue.

 

 

 

Sobre Javier Navarro Cantavella

Redactor Jefe de El Periódico Mediterráneo. También me encontrarás en: Twitter@javinavarrocs