La naranja y José Montagut

Un veterano conocedor del mundo de la citricultura de Castellón, José Montagut, me ha hecho llegar una reflexión que yo comparto con ustedes. Cada cual que opine:

 

Sr. D. Javier Navarro.

Permítame que me tome la libertad de arrancarle unos minutos de su trabajo, pero tomando como referencia un escrito suyo llamado ‘la naranja cabreada’ me dirijo a Vd. porque al campo ya no le queda ni fuerza para cabrearse.

El hecho de cabrearse en este sector, podría ser rutinario si no fuera por la desmoralización y el pesimismo existente entre los agricultores. Para darse cuenta de ello solo basta mirar la única respuesta que conocen los agricultores cuando se les pregunta sobre naranjas, ‘levantar los hombros’. Toda una filosofía que demuestra su estado de ánimo y nula reacción. ¿Han perdido la esperanza? ¿No encuentran ninguna tabla de salvación? Ni siquiera saben cuando tienen algún problema o buscan información a donde dirigirse, y se transmiten entre ellos intentando encontrar alguna respuesta satisfatoria.

Pero siempre hay algunos que no estamos conformes con esta situación, que preguntamos y exigimos respuestas, criticamos y exigimos actitud, e intentamos aportar soluciones y dan la callada sin más.

Lunes 10 de marzo. Entro en un supermercado donde suelo ir a comprar habitualmente, siempre miro las estantereías de fruta, sobre todo donde están las naranjas. Me ‘cabrea’ ver que hay 20 o 22 envases de manzanas con el rótulo de la variedad, no hay mezcla de manzanas rojas aunque sean de distintas variedades, ni tampoco de las amarillas. Me ‘cabrea’ ver que ocurre igual en las peras. Pero me he ‘cabreado’ muchísimo el ver bajo el rótulo de mandarinas leer variedad ‘Murcott’ (*) y ver en el envase una mezcla de Hernandinas, Pericas, y alguna Nadorcott al precio de 2,59 euros/kg. ¿Comprende ahora mi ‘cabreo’ en las manzanas y en las peras?

He llamado a la dependienta y le he manifestado con toda la educación mi ‘cabreo’, rogándole pusiera en conocimiento de la dirección, que en caso de persistir el fraude de vender unas mandarinas que no eran de la variedad que marcaba el rótulo y además que ni los cochinos se las comerían, pondría una denuncia además de llamar a la dirección del supermercado para mostrarles mi repulsa y avisándoles de las posibles consecuencias. Motivo, que engañaban al consumidor haciéndole pagar un precio por una variedad y vendiéndole otra de menor cotización y además impresentable. (Por una parte engañan al consumidor, y por otra desprestigian una buena variedad porque lo que se vende no es lo mismo).

Los antecedentes de este cabreo ya vienen de una reunión por la mañana con los responsables de Fepac-Asaja en Castellón. Una reunión en la que acompañaba a mi amigo Paco Vallés de Benicarló y miembro del Consejo Agrario de aquella población por Fepac-Asaja.

Las críticas lanzadas por Paco en una asamblea el 14 de febrero a Fepac-Asaja (Federación Provincial) por su inoperancia, mutismo, oscurantismo e incompetencia en aquella población, fueron puestas en conocimiento de la Junta Directiva de la Federación Provincial mediante el escrito de una persona presente en la asamblea. Ante el escrito presentado, se reúne con urgencia la Junta y remiten un escrito al alcalde de Benicarló cesando a Paco Vallés de su cargo de portavoz.

No acuerdan abrir un expediente informativa para saber lo ocurrido, ni recaban de Paco Vallés alegaciones en su defensa que hubiera sido lo pertinente por las acusaciones de un escrito cualquiera y para poder tomar una decisión oyendo a las partes. Como si fueran una institución totalitaria, reciben una información, la asumen, dictan sentencia y ejecutan el cese.

Totalitarismo puro y duro.

La petición de Paco Vallés y mía como persona a la cual me pidió Paco que acompañase, fue pedir al presidente Néstor Pascual, rectificar esta conducta y reconducir el tema por parte de la Federación, escucharn las alegaciones que se presentasen para después tomar la decisión a que hubiere lugar.

En esta misma reunión del día 10, les mostramos nuestra predisposición a reunirnos con la Junta Directiva de Fepac-Asaja, e iniciar una reestructuración de la organización que en estos momentos está en la UCI.

Como muestra del escaso poder de convocatoria, les reocordamos la de Fepac-Asaja a los agricultores de Benicarló para procedera constituir la Junta Local, nula en esos momentos y ahora inexistente. Como ejemplo de la inexistencia de ese poder de convocatoria de Fepac-Asaja, a la asamblea celebrada el pasado verano solo asistieron 4 agricultores, incluido Paco Vallés y yo que fui invitado.

El presidente Néstor Pascual reconoce esta situación, Ramón Tomás asesor del diputado Domingo Giner, (que ahora trabaja en la sede de Fepac-Asaja no se sabe porque) reconoce ingualmente, que en las reuniones que mantiene en las poblaciones la nota predominante en opinión de la gente es que no quieren saber nada de Fepac-Asaja.

Y sigo ‘cabreándome’, cuando pones en conocimiento del presidente de la Diputación, Javier Moliner, la situación de Fepac-Asaja sin que la ‘estructura monolítica’ de esta organización tenga intención de cambiar a pesar de la mala gestión de la misma, a pesar de contar con el apoyo de solo 4 o 5 asociaciones locales, y a pesar de haber perdido la credibilidad dentro del sector por su nula gestion profesional, y a peesar de mostrar la predisposición de varias personas para intentar una reestructuración que les devuleva la confianza de los agricultores, precisamente en unos momentos en que la crisis lleva el sello del abandono en el sector citrícola.

Siendo que la Diputación viene aportando varios miles de euros anualmente a Fepac-Asaja para unas gestiones que casi nadie conoce, les hemos comunicado varias veces por escrito y varias veces por correo-e manifestando nuestra predisposición a reunirnos con la Federación al presidente de la Diputación sin que hayamos recibido ningún tipo de respuesta. De la misma forma que no entendemos que se den 80.000 euros a Fepac-Asaja y 95.000 euros a la Unió de Llauradors, para difundir información y actividades sobre nuevas variedades y otros temas de interés de la citricultura. Actividades que nadie parece conocer en las poblaciones citrícolas de la Plana y del Maestrat. ¿Para qué sirve este derroche de dinero?

Y me sigue ‘cabreando’ cuando pienso en quién es más culpable, si el supermercado que mezcla todas las variedades de mandarinas sin tener en cuenta los distintos sabores, acidez y textura. Los exportadores o cooperativas que mezclan variedades rotulando el nombre de la que mejor se cotiza con el descrédito para su actividad. O los sindicatos y agricultores que levantan los hombros y se quedan mudos.

Más tarde en la tranquilidad de la noche, te das cuenta que se ha extendido un silencio absoluto al estilo siciliano, ¿por temor a represalias?, ¿por temor al ridículo? Mientras, la UE nos está masacrando con su política agraria. La ley de equilibrio agroalimentario del Sr Arias Cañete no tendrá consecuencias porque se topará con sus limitaciones. El conseller de Agricultora tiene poco tiempo para dedicar a los temas agrícolas, debido a sus cuatro o cinco cargos. Los exportadores y cooperativas, callados, a pesar de las continuas referencias a la concentración de la oferta. Las organizaciones agrarias contentas con su corralito y poco más y los agricultores llevando a cuestas la pesada carga de su ingenuidad, manteniendo una cadena alimentaria a costa de los propios bolsillos.

Disculpe, si le he hecho perder unos pocos minutos, pero su artículo de la ¡naranja cabreada’ sigue tan vigente o más que cuando Ud. lo escribió.

Esta campaña va a resultar muy negativa a causa de los efectos de la sequía, las pérdidas de naranjas y mandarinas por el bajo calibre, la clareta, el bigote de la risa de la Ortenique y tendrán repercusión en la economía, ya de por si maltrecha, de los agricultores. Pero a quién le importa, como me dijo en cierta ocasión un periodista de Valencia: ‘Pepe las naranjas ya no son noticia’.

O como la frase de un agricultor en una asamblea, ‘el último que apague la luz’ refiriéndose al futuro de la citricultura.

A pesar de que he mandado varias informaciones a este periódico sin ningún resultado, sigo estando a su disposición por si necesita cualquier información sobre citricultura.

Gracias por su atención.

Atentamente, a 12 de marzo de 2014.

José Montagut Hofer.

(*? La Murcott es una vieja-nueva variedad, muy buena de comer, difícil de cuajar, que tiene algún problema de piel que se puede subsanar. Actualmente se paga a muy buen precio. Nada que ver con Hernandinas, Pericas, Orteniques y Afurers.

Sobre Javier Navarro Cantavella

Redactor Jefe de El Periódico Mediterráneo. También me encontrarás en: Twitter@javinavarrocs