Defender la provincia

Antes que nada, una primera observación sobre este nuevo tiempo que inicia el PPCS de la mano de Miguel Barrachina, y que seguro está en la mente de muchos: más allá de si hay continuismo, o de si buena parte de los elegidos para el núcleo duro son también protagonistas de la etapa de Javier Moliner, lo cierto es que a ojos del de Segorbe están los mejores, sin tutelas ni de nadie, ni de ningún tipo. Y están por actitud y aptitud. Por conocimiento del partido y de la provincia. Dicho esto, Barrachina tiene ante sí dos objetivos muy claros, que van unidos en uno solo: rearmar un discurso más agresivo desde Castellón con las políticas del Consell y de los ayuntamientos progresistas; y renovar las juntas locales con los mejores candidatos/as, para recuperar las alcaldías en 2019. Y para apoyar este discurso crea la figura inédita y original del defensor de Castellón, por cierto una figura muy arraigada en Finlandia, país muy del gusto de Ximo Puig.
Barrachina tiene un perfil combativo, es incisivo, directo y no rehúye el cara a cara como ha quedado demostrado en el reciente debate sobre la estiba en el Congreso de los Diputados. Y allí, en Madrid, es donde dice sentirse ahora a gusto y necesario, pero las elecciones se ganan pisando la calle, es decir las calles de la provincia.
Del partido poco se puede preocupar. Moliner lo deja bien engrasado y libre de familias, y eso que no era fácil tras la debacle electoral del 2015.

Sobre Javier Abad Meliá

Javier Abad Meliá, Redactor jefe de el Periódico Mediterráneo.