Rajoy debe cumplir con Castellón

El nuevo Gobierno de Mariano Rajoy ha echado a andar. Tras dos elecciones y más de 300 días de incertidumbre, los miembros del Ejecutivo han tomado posesión de sus carteras para afrontar una legislatura incierta. Y sin ministros valencianos. El reconocimiento de Rajoy a la reacción electoral del PPCV no se ha visto recompensado. Quizá cuando se nombre el segundo escalón. Y así lo ha entendido el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, para quien «no es una buena noticia» que no haya ningún valenciano. Pese a todo, la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, se ha mostrado segura de que tendrán «sensibilidad con los problemas valencianos». Y esa sensibilidad pasa por abrir un diálogo en serio y aplicarse de una vez por todas para que la Comunitat Valenciana deje de ser la peor financiada del conjunto del Estado. La continuidad en la cartera de Hacienda de Cristóbal Montoro lejos de lo que se pueda pensar, no debe ser un impedimento. El tiene la caja, pero Rajoy está obligado a dialogar, y para eso ha puesto a Soraya Sáenz de Santamaría. Incluso el president va un poco más allá y avanza que en la Conferencia de Presidentes planteará que el Estado asuma como propia la mayor parte de la deuda de las autonomías.
En clave castellonense, los principales agentes sociales lo tienen claro en sus demandas. Empresarios y sindicatos exigen al nuevo Ejecutivo que salde todas la deudas históricas con Castellón. Deudas que pasan, básicamente, por unas infraestructuras que nunca llegan o cuyas obras se hacen eternas. Llevamos años hablando de lo mismo en esta provincia. Entre los ejemplos, es recurrente la exigencia del corredor mediterráneo, los accesos al puerto de Castellón, el desdoblamiento de la A-68; el AVE, la liberalización de la AP-7 o el enlace de la CV-10 con Tarragona por el interior. Rajoy debe cumplir.

Sobre Javier Abad Meliá

Javier Abad Meliá, Redactor jefe de el Periódico Mediterráneo.