Juegos de azar en la política

Lamentable, por llamarlo de alguna manera. Es lo que me parece este circo en el que se han montado nuestros representantes, elegidos en las urnas, con continuos faroles, renuncios, exhibición de cartas ganadoras y perdedoras, y un sinfín de triquiñuelas para apropiarse de la (su) razón para gobernar. Ese es el escenario que están ofreciendo unos representantes políticos a los que solo les interesa mirarse al ombligo, cuando su existencia como tales representantes de la ciudadanía se debería centrar, única y exclusivamente, en defender los intereres de la sociedad en su conjunto, de todos los hombres y mujeres que les dieron esa responsabilidad que parecen olvidar ya desde el principio. No es de extrañar pues que, si en sus inicios ya andan jugando (y  mal) a las cartas, con el tiempo acaben haciendo trampas y engaños para beneficio propio. Lamentable.

Sobre Julio Sánchez Isarria

Julio Sánchez Isarria, redactor jefe de El Periódico Mediterráneo.