Dinosaurios olvidados en Castellón

No hay quien lo entienda. El interior de la provincia de Castellón es un escenario propicio para sacar a la luz infinidad de restos paleontológicos. Desde hace ya varios años, cada paletada que se da en los campos de trabajo de Cinctorres o Morella descubre un nuevo e importante hallazgo de estos fósiles. Son verdaderas joyas del pasado que dan idea de la riqueza patrimonial que encierra la comarca de Els Ports. Hasta ahí todo muy espectacular y digno de elogio. Pero ¿qué se ha hecho con estos tesoros en forma de piezas de puzle de dinosaurio? Lo que buenamente han podido hacer los paleolontólogos y expertos que trabajan en esos yacimientos: recuperar las piezas, estudiarlas y intentar que se den a conocer entre los estudiosos y al gran público, gracias al limitado apoyo que les han podido ofrecer los pequeños  ayuntamientos de la zona. Una tarea que sin embargo no ha venido acompañada de un proyecto ambicioso y con garantías de poner en valor ese gran tesoro paleontológico por parte de las administraciones competentes, tanto en la autonomía como desde Madrid.

Algunas promesas políticas y una tímida iniciativa, ‘Mudim’, que se generó hace cerca de 8 años, crearon cierta expectación entre los interesados ante la posibilidad de un trabajo serio que podía fructificar. Nada de nada. Todo sigue igual, incluso se conoce estos días que grandes huesos de dinosaurio están almacenados en rincones de centros públicos que, en teoría, deberían restaurarlos. A la marcha que vamos, antes llegará otra glaciación que se tomará conciencia de la gran importancia de estos hallazgos como para crear un centro de estudio especializado de renombre y, paralelamente, aprovechar el tirón para que esa comarca de interior se beneficie de actividades de ocio en torno a los ‘dinos’, con la consiguiente creación denecesarias infraestructuras para acoger a los visitantes y turistas. Tiempo por venir, futuro.

 

Sobre Julio Sánchez Isarria

Julio Sánchez Isarria, redactor jefe de El Periódico Mediterráneo.